Suscriptor digital

Se inundó la biblioteca de la Legislatura

Unos 13.000 libros y las instalaciones resultaron dañados por el agua, proveniente de una pérdida en el piso superior
Ángeles Castro
(0)
13 de junio de 2012  

Unos 13.000 libros que integran el patrimonio de la biblioteca de la Legislatura porteña resultaron dañados por el agua, y algunos de ellos no podrán ser recuperados, como consecuencia de una pérdida proveniente del piso superior que provocó filtraciones desde el techo por la boisserie que recubre las paredes de la imponente sala y el anegamiento del piso de parquet.

Los ejemplares, empapados o mojados por el agua, son casi un tercio de la colección de 35.000 libros de la biblioteca, denominada Esteban Echeverría y especializada en derecho administrativo y leyes de la ciudad de Buenos Aires.

El siniestro fue descubierto en la madrugada del lunes, cuando la Legislatura volvió a funcionar tras el receso del fin de semana. Según informó a LA NACION la directora de Cultura del Palacio Legislativo, Patricia Malanca, un desperfecto en un calefactor del despacho ubicado sobre la biblioteca causó la rotura de un caño flexible, que derramó agua hacia el piso inferior.

"El panorama era desolador. Parte del techo desprendido, lengüetazos de agua marcados en los estantes, libros dañados. Hasta abrimos cajones y sale agua de adentro", relató la funcionaria.

Un solo consuelo tenían ayer las autoridades de la casa: no habían sido alcanzados por la inundación los 2000 libros pertenecientes a la llamada Biblioteca Tesoro, que conserva ejemplares impresos en los años 1600 y 1700, algunos de ellos, incunables.

"De todos modos, y preventivamente, se colocaron fundas de nylon en todas las estanterías de la sala que contiene la Biblioteca Tesoro", sostuvo el vicepresidente 1° de la Legislatura, Cristian Ritondo (Pro).

Por la gravedad del hecho, y ante la posibilidad de nuevos desprendimientos de mamposterías y artefactos de bronces, la directora de la biblioteca, María Eugenia Villa, ordenó la mudanza de todos los demás ejemplares a otros sectores del edificio de Perú 130. Ayer, en distintos salones y espacios de la Legislatura asomaban libros en pleno trámite de secado.

Valiosos documentos

Entre las colecciones compiladas en la biblioteca, se destacan la de la Legislación antigua de los reyes godos de España, Las leyes de Indias, Acuerdos del extinguido Cabildo de Buenos Aires, Los planos más antiguos de Buenos Aires y el Album Fotográfico del Centenario de la Revolución de Mayo.

"Armamos estaciones de secado, al que fue abocado todo el personal de la biblioteca y de la hemeroteca. Además, por un convenio firmado con la Universidad del Museo Social Argentino (UMSA), convocamos a estudiantes de conservación en papel", indicó Malanca.

El proceso de secado dura entre 20 días y un mes, y se realiza de forma manual. En primer lugar, tal como se observaba ayer en el salón Intersecretarías, la base de la Torre del Reloj y la galería alta del recinto de sesiones, los libros deben ser secados con papel tissue y ventilados naturalmente, o con la ayuda de ventiladores o calefactores. Luego deben ser secados con telas y, finalmente, sometidos a la prensa. Distintas dependencias de la Legislatura poseen dos prensas para ese trabajo.

Tanto Malanca como Ritondo destacaron que, además del personal especializado de la institución y los estudiantes de la UMSA, se sumaron a la recuperación de los ejemplares expertos del Museo del Cabildo, del Congreso de la Nación y del Palais de Glace. "Nos dieron esperanza de que no todo está perdido", expresó la funcionaria.

A la par del salvataje de los libros, correrá la restauración de la sala que cobija la biblioteca Esteban Echeverría. Allí no sólo resultaron dañados los revestimientos, estantes y pisos de madera, sino también todos los equipos informáticos, dos enormes arañas, muebles y vitrinas.

Ritondo convocó a diputados del oficialismo y representantes de la oposición a respaldar el informe de acciones tomadas frente al penoso suceso.

Los diputados Juan Cabandié (Frente para la Victoria), Aníbal Ibarra (Frente Progresista y Popular), Fabio Basteiro (Proyecto Sur), Edgardo Form (Nuevo Encuentro), Juan Pablo Arenaza (Bases para la Unión) y Fernando Sánchez (Coalición Cívica) acordaron con sus pares macristas la conformación de un fondo de emergencia para la restauración edilicia. Como paso previo, se encomendaron un análisis de costos y la confección de un presupuesto a las direcciones generales Operativa y de Compras, en interconsulta con la Dirección de Patrimonio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?