Suscriptor digital

Serán peatonales otras ocho calles del centro de la ciudad

Las habilitarán antes de fines de año; de esas ocho, cuatro tendrán tránsito muy restringido
Pablo Tomino
(0)
18 de junio de 2012  

Cuatro calles del microcentro, dos de ellas enclavadas en el casco histórico, se convertirán en peatonales antes de fines de año, mientras que otras cuatro serán de prioridad para los caminantes, con bicisendas y circulación de autos restringida.

Así lo adelantaron a LA NACION funcionarios del gobierno de la ciudad que llevan adelante el plan de peatonalización de unas 100 cuadras (43 en la primera etapa) de la zona comprendida por el polígono de la Avenida de Mayo, 9 de Julio, Leandro N. Alem y Santa Fe. Las únicas excepciones serán las avenidas que atraviesan esa zona. Se espera que el proyecto esté concluido en junio de 2015.

Serán peatonales, al estilo Reconquista, las calles 25 de Mayo y San Martín, entre Córdoba y Rivadavia; Bolívar, entre Diagonal Sur y Belgrano, y Alsina, entre Diagonal Sur y Defensa, estas últimas en torno a la Manzana de las Luces y la Iglesia de San Ignacio de Loyola, joyas del patrimonio histórico porteño.

En cambio, serán de tránsito restringido –70% para los peatones y 30% para autos y ciclovías– las calles Marcelo T. de Alvear, entre Carlos Pellegrini y Alem, y Sarmiento, Perón y Bartolomé Mitre, entre Roque Sáenz Peña y Alem (Mitre será la única que no tendrá ciclovías). Además, se peatonalizarán más adelante las calles Moreno, entre Diagonal Sur y Defensa; Rojas entre San Martín y Alem, y Paraguay entre Carlos Pellegrini y Alem. Y se continuará la calle Reconquista entre Pasaje Rojas y Alem con características de prioridad peatón.(ver infografía).

La restricción vehicular en el centro, donde transitan más de 500.000 autos cada día hábil, según cifras oficiales, comenzó con la peatonalización de Reconquista y Suipacha. Pese a la resistencia inicial, fue bien recibida por los peatones y revalorizó los comercios que hay en esas arterias, especialmente los gastronómicos. No ocurrió lo mismo con los garajes: los dueños protestan porque debido a la merma del flujo de vehículos en esa zona sus ingresos cayeron un 20 por ciento.

"Caminar por el microcentro poblado de gente será un placer si hay menos automóviles porque tambipen habrá menos ruido y smog", dijo Ezequiel Diorio, empleado de una empresa en Lavalle y 25 de Mayo.

El plan para peatonalizar el microcentro, como adelantó LA NACION en febrero pasado, consta de tres etapas –la primera fue la restricción vehicular durante los días hábiles– e involucra a varios ministerios de la ciudad. Y contempla, además, la iluminación con LED de fachadas tradicionales, la traza de nuevas ciclovías de acuerdo con el plan maestro en marcha, forestación en sitios tradicionales, mejoras en la accesibilidad y la renovación del equipamiento urbano, que todavía se advierte muy deteriorado.

Para los funcionarios, las próximas intervenciones en las aceras, con su nueva morfología, facilitarán, fomentarán y enriquecerán los desplazamientos Norte-Sur y viceversa. "Tal es el caso de las calles 25 de Mayo entre Córdoba y Rivadavia, y San Martín entre Córdoba y Rivadavia, con prioridad peatón. Mientras que las calles transversales serán consideradas de tránsito pasante, con moderación vehicular para no interrumpir el flujo peatonal de las anteriores. Estas últimas serán con o sin bicisenda, y la intención es que la mayoría estén terminadas antes de fin de año", dijo el ministro de Desarrollo Urbano, Daniel Chain.

El funcionario agregó: "Las calles con bicisenda tendrán 3,5 metros de espacio para tránsito vehicular y 2 metros de espacio para tránsito de bicicleta sólo con demarcación para que en caso de emergencia un auto pueda eventualmente circular. Y las que no tengan bicisenda tendrán 3,5 metros de espacio para tránsito vehicular y 2,40 metros de espacio para dársena de carga y descarga".

También en el Sur

Esta iniciativa también se expandirá a los barrios del sur de la ciudad. Por eso, el programa contempla continuar avanzando, en el futuro, por calles como Tacuarí entre Avenida de Mayo y Belgrano con características de prioridad peatón, y Perú con las mismas características entre Diagonal Sur y Belgrano.

Más adelante Perú completará su intervención entre Belgrano e Independencia con características para el tránsito pasante, conectando barrios como La Boca y Constitución.

"La planificación y reubicación de vehículos de gran porte como los colectivos hacia las avenidas permite progresivamente generar el concepto de zonas de borde de circulación vehicular concentrada y zonas interiores o manzanas agrupadas con protección de su calidad ambiental, con acceso de vehículos particulares residentes", indicó Chain.

Aun en arterias, como el pasaje Carabelas, en pleno centro de la ciudad, ha sido una intervención sostenible, y ha cambiado el carácter a una simple calle de paso, transformándola en un animado paseo peatonal, con nuevas oportunidades comerciales, gastronómicas, de intercambio y de descanso; así han sido transformadas también hasta el momento las calles Reconquista y Suipacha.

QUÉ OCURRE EN OTRAS CIUDADES DEL MUNDO

Varias ciudades llevan adelante políticas de peatonalización en sus centros urbanos. Curitiba, Brasil, fue una de las pioneras en la transformación de calles del centro comercial en peatonales, lo que le permitió preservar el casco histórico de la ciudad. En Shanghai, existen calles peatonales con bolardos que restringen el paso vehicular en determinadas horas del día, mientras que en Madrid, con una buena red de subtes, las nuevas peatonales se conectan con las plazas. En cambio, no funcionó en San Pablo, donde peatonalizaron calles del centro sin tener en cuenta el transporte público, que era escaso. Y muchos comercios se vieron afectados.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?