Alternativas a la hora de compensar

Martín Clement
(0)
19 de junio de 2012  

Ante la necesidad de los importadores de comprometerse, por consejo de la Secretaría de Comercio, a exportar por igual valor del que se pretende importar para obtener la autorización de una declaración jurada anticipada (DJAI) observada, muchos arrancaron por contactar a actuales exportadores para analizar alguna forma de ceder sus operaciones como una manera de cumplir rápidamente con ese compromiso.

En otros casos, aunque con menor frecuencia, los importadores han comenzado a pensar en desarrollar mercados en el exterior para los mismos productos que están importando o fabricando con insumos importados, como una manera de generar genuinas operaciones incrementales.

Respecto del primer caso, existen algunas alternativas para implementar las nuevas operaciones.

La primera es la venta de la mercadería en el mercado interno para que el importador (ahora nuevo propietario de ésta) realice la exportación a su nombre. Esta alternativa si bien puede parecer más prolija tiene algunas limitaciones.

En primer lugar, requiere que el exportador esté de acuerdo y haya convenido previamente con su cliente del exterior que una nueva firma comience a intervenir en el negocio, puesto que en las nuevas operaciones la documentación comercial será emitida por el nuevo titular de la mercadería. Por otro lado, será necesario tributar IVA y el impuesto a los ingresos brutos.

Luego, como alternativa a la venta en el mercado interno, surge la figura de exportación por cuenta y orden de terceros. En estas operaciones, ambos sujetos (el documentante y aquel por cuya cuenta y orden éste exporta) son considerados por la normativa exportadores, y por lo tanto asumen la responsabilidad solidaria en los aspectos promocionales, tributarios y/o sancionatorios de cada operación.

En cuanto al tratamiento cambiario, ambas partes son responsables del cumplimiento de la obligación de ingreso de divisas de estas exportaciones. En consecuencia, según la normativa vigente, el banco interviniente podrá otorgar el cumplido de embarque contra la liquidación y acreditación de los fondos en una cuenta bancaria de cualquiera de estas partes.

Lo interesante de esta figura es que se prevén dos modalidades:

  • El exportador inscripto en la Aduana –quien documentará la exportación y actuará por cuenta y orden del tercero (el propietario)– es quien emitirá la factura al exterior y el proveedor recibirá del primero una liquidación de cuenta de venta y líquido producto o similar.
  • El exportador inscripto en la Aduana documentará la exportación aunque no emitirá una factura al exterior, sino que será el propietario de la mercadería el que lo haga, por cuya cuenta y orden el primero operará.
  • Esta última alternativa podría resolver algunas de las cuestiones planteadas como problemáticas en la venta en el mercado interno.

    Recomendaciones

  • Ver qué requisitos se exigen para la exportación del producto. No es lo mismo vino que tornillos.
  • Inscribir con anticipación al importador en los organismos que correspondan al producto.
  • Consultar si en destino se requiere que el exportador argentino siga siendo el mismo.
  • Ver la situación del exportador frente al IVA; puede interesarle el débito por la venta interna.
  • Indagar si el exportador está dispuesto a revelar los datos de su cliente en el exterior.
  • Chequear con el banco que monitoreará el ingreso de divisas para cumplir con el BCRA.
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?