Estrías, esas molestas marcas en la piel

Esas molestas marcas de la piel de líneas sinuosas y de diferentes colores pueden ser tratadas de diferentes modos, explicaron expertos
(0)
24 de junio de 2012  • 20:37

Esas molestas marcas de la piel llamadas estrías, que a veces se las pueden confundir con cicatrices, suelen incomodarnos cada vez que aparecen visibles en el cuerpo y pocas veces se sabe qué solución se les pueden dar para que desaparezcan.

Las estrías se forman por la rotura de la piel. Se las observa en forma de líneas sinuosas de color violáceo o blanquecino, pero se trata de un estado patológico del tejido conjuntivo de la dermis que tienen forma de cordones.

Suelen localizarse preferentemente en el abdomen, caderas, glúteos, en algunas zonas de las piernas y brazos, en espalda cadera y senos.

Cuando recién se forman, son de color violáceo, después se tornan rosadas. Cuando ya no hay riego sanguíneo se vuelven de color blanco nacarado. Los especialistas coinciden en que el mejor momento para tratarlas es cuando recién aparecen.

Por ello se indican distintos tratamientos de acuerdo al momento de su evolución. Lo mejor es reaccionar ante los primeros síntomas. Frente a un diagnostico precoz y al tratamiento temprano en algunos casos se puede frenar la evolución. En las estrías color marfilino, que ya son secuelas, los tratamientos estarán orientados a que sean menos visibles.

Existen 2 tipos de estrías

• Estrías de distención: son las que observan en mujeres embarazadas, en obesos que han perdido peso rápidamente y en algunas patologías como diabetes o enfermedad de Cushing.

• Estrías purpúreas: son de color violeta o rojo oscuro, características de la producción excesiva de cortisol. Pueden ser causadas también por el consumo prolongado de corticoides.

¿Qué causas las originan?

Desde un punto de vista fisiológico, son causadas por el estiramiento de las capas medias e internas de la piel, al producirse un aumento repentino de peso o de la musculación. Esto hace que se rompan las fibras de colágeno y de elastina. Los médicos opinan que también las hormonas juegan un papel importante en la aparición, ya que se afecta la capacidad de la piel para hacer frente al repentino y prolongado estiramiento.

Sustancias o tratamientos preventivos

Para prevenir la formación durante el embarazo los procedimientos deben estar orientados a mantener y aumentar la elasticidad de la piel. Se pueden utilizar, desde el inicio, productos compuestos por hidrolizados de elastina, extractos de placenta, líquido amniótico, algas y cremas con vitaminas A y E en altas concentraciones. Aunque, muchas cremas que pretenden dar solución al problema, en realidad solo unas pocas otorgan mejoría.

Los alimentos ricos en vitaminas A, C, D y Zinc son recomendados para ayudar a prevenir la aparición. También se aconseja tomar mucha agua. Las estrías, como cualquier otra cicatriz, no se eliminan totalmente, la buena noticia es que existen tratamientos que las vuelven casi imperceptibles.

Plasma rico en plaquetas (PRP). Se están obteniendo muy buenos resultados con este tratamiento. Consiste en obtener plasma a partir de una muestra de sangre de la persona. El plasma (en resumen es el líquido de la sangre sin glóbulos rojos ni blancos, con una elevada concentración de plaquetas). Estas contienen una alta concentración de factores de crecimiento e intermediarios de la cicatrización. Por este motivo, se utiliza desde hace muchos años para la regeneración ósea en odontología, o para el cierre de heridas complicadas en cirugía reparadora. En los últimos años ha demostrado su utilidad en procedimientos estéticos.

En el caso de las estrías, la colocación de PRP en la zona afectada, genera una neofotmación de tejidos con altas concentraciones de colágeno propio, lo que produce una importante mejoría. Es importante aclarar que este proceso lleva unos meses de evolución.

Los peelings físicos, se recomiendan por generar la abrasión de los tejidos superficiales de manera física, como la microdermoabrasión con punta de diamantes o el pulido. La abrasión de las capas superficiales de la piel estimula la regeneración de la misma y esto mejora las estrías.

Los peelings químicos, se realizan con distintos tipos de ácidos y producen el mismo efecto que el peeling físico. Mesoterapia, es una terapia que también contribuye a mejorar las estrías. Consiste en tratar las zonas afectadas con microinyecciones de medicamentos que indique el especialista.

¿Cómo contribuye la tecnología?

Píxel RF, combina radiofrecuencia unipolar, que es una tecnología de microplasma y fraccional. La radiofrecuencia provoca una serie de micro-chispas que producen ablación y perforan la piel. Crea múltiples microperforaciones controladas separadas por tejido circundante sano. De esta forma se produce una zona de daño térmico en el tejido cutáneo (epidermis y dermis subyacente), mientras que la dermis permanece intacta. Las células de la profundidad, incluyendo los fibroblastos, y las áreas sanas de alrededor de las microperforaciones ayudan a regenerar la epidermis y las zonas dañadas, activándose así el proceso de curación.

E-Matrix, es radiofrecuencia fraccionada. Si bien se requieren varias sesiones, los cambios son visibles desde la primera sesión. El procedimiento es mínimamente doloroso, por lo que no se necesita la aplicación de anestesia local. Se recomiendan de 3-5 sesiones, espaciados cada 30 días.

Radiofrecuencia Accent complementado con peelings. Se sugieren 10 sesiones de peeling químico con ácidos específicos, y 6 sesiones de Accent.

El uso de Accent permite la penetración profunda y controlada de la radiofrecuencia. Esto produce un calentamiento gradual de la piel, porque actúa sobre las fibras existentes de colágeno, fortaleciéndolas. Este efecto se denomina colágenogénesis (formación de nuevo colágeno).

Pixel co2 combinado con radiofrecuencia Accent. El protocolo recomendado es de 6 sesiones de Accent y 3 de Laser Pixel co2. Pixel co2, es un láser que genera miles de canales térmicos microscópicos, sin dañar la piel de alrededor. Los canales crean una microherida, que actúa como punto de partida del proceso de cicatrización y reconstrucción, estimulada por el tejido circundante intacto. De este modo, la piel nueva remplaza a la piel dañada. Se genera así nuevo colágeno durante los 6 meses posteriores al momento de la sesión.

Fraxel DUAL, se trata de un láser de Thulium. Emite minúsculos haces, que penetran hasta la dermis profunda. Estas columnas producen heridas microscópicas separadas por tejido sano. La recuperación natural hace que mejore la piel. Se aconseja realizar de 1 a 3 sesiones separadas por un intervalo de 2 a 4 semanas para obtener buenos resultados.

Mientras se esté realizando cualquiera de los procedimientos mencionados no se debe tomar sol. Después de los 30 días posteriores al tratamiento, sólo exponerse con protector solar mínimo (FPS) 50. Al momento del tratamiento la piel no debe estar bronceada.

Asesoramiento: Mariela Jaén, dermatóloga, directora del Centro Jaén. Martín Moyano Bradley, cirujano plástico, director del Centro Estética Buenos Aires. Ezequiel Chouela, dermatólogo del CEMIC y director del Centro Ezequiel Chouela. Sergio Korzin, cirujano plástico, director de Lasermed.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.