El precio que Vandenbroele logró del Estado superó las ofertas del mercado

Los competidores de la ex Ciccone propusieron costos menores para confeccionar los billetes
Hugo Alconada Mon
(0)
25 de junio de 2012  

El precio de imprimir billetes de la nueva Ciccone Calcográfica es imbatible, pero por lo costoso. Así surge de su comparación con las cotizaciones ofertadas por otras compañías, públicas y privadas, durante los últimos dos años en documentos de los hermanos Héctor y Nicolás Ciccone e informes oficiales del Banco Central (BCRA), cuyas copias obtuvo LA NACION.

De esta manera, se puede hacer el siguiente repaso de los datos comparativos y el contrato sellado:

  • Hace dos años, la "vieja" Ciccone, aún bajo el control de los hermanos Nicolás y Héctor Ciccone, propuso cobrar $ 136,50 por cada millar de billetes de baja graduación que imprimiría como subcontratista de la Casa de Moneda .
  • En octubre de 2010, la firma rival Boldt, que tras la quiebra de Ciccone había alquilado su planta por un año, le ofertó al Banco Central de la República Argentina (BCRA) imprimir -con las máquinas y personal de la propia Ciccone- a un precio de $ 265 el millar de billetes de 100 pesos.
  • También en octubre de 2010, la Casa da Moeda do Brasil, en tándem con la Casa de la Moneda local, tasó su valor en $ 338,99 por ese mismo millar de billetes de 100 pesos, y terminó por quedarse con el contrato del BCRA.
  • Ya en abril de este año, el Banco Central acordó pagarle $ 383,92 a la Casa de Moneda local por cada millar de billetes que imprimiera de 5 pesos, y un valor de $ 492,17 pesos por millar de billetes de 50 y de 100 pesos.
  • Cuatro días después, la Casa de Moneda contrató a la ex Ciccone a un precio de $ 392,04 por imprimir cada millar de billetes de 100 pesos cuya terminación luego deberá completarse en la propia sociedad estatal.
  • Así, el precio que Alejandro Vandenbroele obtuvo del Estado quedó muy por encima -en pesos, en dólares y en porcentuales- de todos los valores anteriores: de la propia ex Ciccone, de Boldt (con las mismas planta, máquinas y personal que controla hoy el supuesto testaferro del vicepresidente Amado Boudou), de la Casa da Moeda do Brasil y de la Casa de Moneda local.

    Esa disparidad de precios puede responder, sin embargo, hasta cierto punto a varios factores por tener en cuenta. Entre otros, el aumento por inflación de los salarios durante los últimos dos años. La Casa de Moneda, por ejemplo, actualizó los sueldos de sus empleados 21% en 2010 y otro 24% el año pasado. Y también podría ser por las mayores medidas de seguridad requeridas para imprimir los billetes de 100 pesos, lo que eleva los costos de impresión con respecto a los billetes de baja graduación.

    Sin embargo, tres fuentes consultadas al respecto -una del BCRA y dos del sector privado- coincidieron en que la inflación y las medidas de seguridad no explican toda la diferencia que se observó.

    Una de las fuentes consultadas por LA NACION estimó, por ejemplo, que los costos de impresión de billetes se reparten entre el valor de la tinta (5%), del papel moneda (otro 45%) y los gastos operativos, burocráticos y de personal (el 50% restante), siendo que los primeros gastos mantuvieron sus precios estables durante los últimos dos años, más allá del tipo de cambio que hubo.

    Avanza la causa judicial contra Boudou

    El juez federal Ariel Lijo avanzaría en los próximos días en medidas concretas en la causa judicial en la que el vicepresidente Amado Boudou está imputado por negociaciones incompatibles con la función pública, lavado de dinero y enriquecimiento ilícito. "Hay una batería de medidas que se pondrán en marcha", expresó a LA NACION una fuente judicial con acceso a la causa. En su primera medida relacionada con esta investigación, Lijo rechazó los cuatro pedidos de nulidad planteados por la defensa conjunta de Boudou y los otros imputados. Además, avaló las pruebas que había recogido el fiscal Carlos Rívolo.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?