Gabriel Palatchi: un viaje al ritmo del latin-jazz

Tras un extenso periplo por Cuba, México y Canadá, el pianista y compositor vuelve a Buenos Aires para presentar su primer disco
(0)
26 de junio de 2012  • 15:41

En su regreso a Buenos Aires luego de cuatro años, el joven y talentoso pianista, compositor y arreglador argentino Gabriel Palatchi ostenta un muy buen disco debut bajo el brazo. Diario de viaje funciona como una síntesis de la extensa excursión que este músico realizó por el hemisferio Norte del continente americano. "Este disco es el resultado de todas mis experiencias durante este viaje que sin darme cuenta pasó a ser mi estilo de vida", explica el músico, de 29 años. Y agrega: "Siempre tuve ese espíritu viajero dentro mío, y con los años mis deseos de exploración fueron creciendo más y más. Desde los 18 años siempre soñé con viajar por el mundo, conocer y vivir en el Caribe, especialmente en Cuba, donde comenzó mi viaje. Lo que nunca imaginé es que iba a terminar en México y Canadá. Como persona y artista viajar se me hace algo esencial y saber que hay mucho más por explorar, descubrir, mucha más música por absorber me da mucha inspiración a seguir".

El latin jazz oficia como hilo conductor de éstas canciones que, según el compositor, "nunca hubieran salido si no hubiese tomado ese camino. Lugares y personas mágicas fueron la fuente de inspiración que se materializó en el disco". ¿Y a qué suena? "Es una fusión de muchos estilos: afrocubano, jazz, árabe, tango, funk, electrónica… Tal vez lo más acertado sea etiquetarlo como latin jazz, ya que entra cualquier estilo de música de América latina como ser, tango, candombe, bossa, folclore, fusionada con el arte de improvisar."

Palatchi tuvo una formación de lujo. Estudió con los argentinos Álvaro Torres y Ernesto Jodos y con el uruguayo Ricardo Nolé. Tres maestro notables que complementaron enseñanzas y lo ayudaron a encontrar su propio estilo. "Alvaro me inicio en el mundo de latin y del jazz, Ricardo también me enriqueció mucho con la técnica y el latin jazz. Creo que vale la pena aclarar que cuando hablo de latin jazz me refiero a cualquier fusion del jazz con ritmos de Latinoamérica, porque la gente suele relacionarlo solamente con la música afrocubana. Con Ernesto me enriquecí, principalmente, en el lenguaje del jazz y la improvisación".

Pero el maestro mayor de Palatchi fue, en verdad, el cubano Chucho Valdés. "Fue un encuentro espiritual para mí. Es uno mis ídolos, y por él descubrí y me enamoré del latin jazz. Si bien me ayudó mucho en la técnica, en la improvisación y me pasó muchos truquitos, lo que más hizo fue darle mucha fuerza e incentivo a mi espíritu", asegura.

La Palatchi Band es, en verdad, un colectivo donde desfilan distintos músicos de acuerdo a cada circunstancia. "La formación depende del lugar en donde estoy. Algún día me gustaría poder viajar con el grupo establecido y llevarlos adonde vaya pero eso lleva su tiempo, más como artista independiente de una música que no es ni pop, ni rock, ni se corresponde con otro género masivo. Así que cuando estoy en Argentina, México o Canadá armo mi grupo con músicos locales. Por suerte, para el tour que estaré haciendo en Canadá en el próximo verano boreal, me estoy llevando a muchos integrantes de la banda original que son los músicos mexicanos y cubanos que grabaron en el disco".

El pianista, que antes de su partida fue miembro de la Brizuela Mendez (el grupo liderado por Gody Corominas, uno de los cantantes de Karamelo Santo), se muestra entusiasta con la escena local: "desde que me fui he notado un cambio muy favorable hacia la difusión del arte. Hay muchos lugares nuevos que han abierto, y que apoyan al jazz y a las nuevas fusiones. Buenos Aires siempre fue una ciudad muy cultural y en ese sentido la veo a flor de piel, porque también me he encontrado con muy buenos músicos. Sin embargo, sigo encontrando un problema recurrente: en muchos lugares el músico tiene que terminar pagando por tocar o siempre te ofrecen lo que recauden de la entradas y somos tratados como si los dueños de algunos lugares nos estuvieran haciendo un favor. Yo creo que el músico, como cualquier otro profesional, debería cobrar un sueldo especifico por su trabajo".

Gabriel Palatchi toca el jueves 28 de junio en La Dama de Bollini (Pasaje Bollini 2281) a las 21; el martes 3 de julio en Jazz y Pop (Paraná 340, a las 21.30) y el miércoles 4, a dúo con el conguero Leonardo Ramella, en Dain Usina Cultural (Nicaragua 4899), a las 18.

Por Humphrey Inzillo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?