Suscriptor digital

Naipe de Ouro tuvo revancha inmediata

A 8 días de haber sido segundo en el Estrellas Junior Sprint, superó a Mi Baires por un cuerpo y medio
Carlos Delfino
(0)
9 de julio de 2012  

La velocidad y la sanidad son el sello distintivo de Naipe de Ouro, el potrillo que ayer ganó el clásico Guillermo Paats (G 3), a sólo una semana de haber llegado segundo de Fresher en el Estrellas Junior Sprint (L), también en el kilómetro de Palermo. Como ese día, el fornido alazán volvió a dejar atrás a Mi Baires, ahora ubicado como su escolta, desde un cuerpo y medio.

La reiteración de esfuerzos no atentó contra el rendimiento de ambos, está claro. Durban Key, que llegó a la carrera más descansado, se rindió cuando hubo que acelerar y tras un brusco cambio de mano cedió la tercera posición ante Sinter, el que más tiempo llevaba sin competir de los cinco protagonistas. El más ganador del grupo, West Key, terminó quedando fuera de la prueba cuando hubo que medicarlo en las horas previas para bajarle unas líneas de fiebre.

Naipe de Ouro fue el último en ser montado. Pablo Falero felicitaba en la redonda de exhibición a Carlos Daniel Etchechoury, el entrenador, por la astucia de la anotación y minutos más tarde se volverían a juntar para sacarse la foto. "Había quedado muy bien y por eso me animé a ratificarlo", explicó Dany sobre el ejemplar que corrió siete veces desde marzo y suma dos éxitos y cinco segundos puestos.

Agregó el jinete: "Ganó más cómodo de lo que parecía, porque Mi Baires venía fuerte por media cancha en un momento y podía complicarlo. Al comienzo de su campaña tenía mucha más velocidad de salida, pero le costó salir de perdedor. Aunque respondió muy bien, creo que debe ser mejor en el césped". Casi no utilizó la fusta el uruguayo. Y por lo visto, lo mejor del hijo de Put it Back está por venir y será en los cotejos de recta. "No creo que lo probemos en el codo por ahora", analiza Falero, confiado en las virtudes del potrillo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?