La Sole se renueva: "Ya no es negocio vender discos"

Con 17 años de carrera, el Tifón de Arequito disfruta de un exitoso presente
Con 17 años de carrera, el Tifón de Arequito disfruta de un exitoso presente Fuente: LA NACION - Crédito: Matías Aimar
La cantante de Arequito habló con LA NACION sobre su participación en La voz argentina, su regreso al cine, la maternidad y sus nuevos proyectos
Daniela Pérez González
(0)
12 de julio de 2012  • 14:22
Video

Dicen que el que "mucho abarca poco aprieta", pero poco sentido tiene ese popular refrán en la vida de Soledad Pastorutti . A los 31 años, el Tifón de Arequito forma parte del jurado del ciclo La voz argentina, regresa al cine con Soledad y Larguirucho , graba una nueva temporada del programa folclórico Ecos de mi tierra , comienza una gira nacional y planea otro disco. Un presente exitoso y diecisiete años de carrera prueban que La Sole no es tan sólo la chica que revolea el poncho.

Volver a la pantalla grande podría haber sido un tema tabú después de las duras críticas de su debut cinematográfico con La edad del sol , en 1999. Sin embargo, ella aceptó entusiasmada protagonizar Soledad y Larguirucho , la sexta película de Manuel García Ferré, que hoy llega a los cines de Buenos Aires. "Le dije que sí a esta película porque es un proyecto sano, que le hace bien a mi carrera, es compatible con lo que hago y me resulta divertido", cuenta a LA NACION.

Con confianza en sus decisiones, las repercusiones de la prensa parecen no preocuparla: "Aún no escuché nada y pienso no hacerlo. No hago las cosas pensando en qué dirá un crítico de cine, que imagino verá películas con argumentos más profundos. Este es un film simple, hecho con amor, que promueve valores como el respeto y la familia. Si me ponía rígida, intentando ser actriz y hacer un gran papel, no hubiese salido y hubiesen buscado otra persona."

Inquieta

La inquietud es una constante en su carrera. Este año, también decidió sumarse como coach y jurado al reality de Telefé, La voz argentina , porque cree que con su experiencia puede ayudar a los jóvenes que sueñan con vivir de la música. "Me imagino a mí hace unos años, cuando competía en festivales y casi nunca ganaba. Por eso trato de no herir [a los participantes], de medir mucho mis palabras. Que no queden elegidos no significa que esta no sea su vocación", afirma.

El lugar de las nuevas generaciones en la industria discográfica es un tema que la inquieta. "Me preocupan los que recién empiezan y no vivieron el momento en que las compañías tenían más fuerza para posicionar un álbum. Hoy eso no existe. Aún siendo conocida, mis discos más actuales casi no suenan en las radios. Es muy difícil imponer una nueva canción si no se la toca en vivo. Ya no es negocio vender discos. Hace muchos años que dejé de pensar en la venta en sí del disco", confiesa.

"Es muy difícil imponer una nueva canción si no se la toca en vivo. Ya no es negocio vender discos. Hace muchos años que dejé de pensar en la venta en sí del disco", confiesa.

"Ya no están los mega proyectos con grandes presupuestos. ¿Cómo hacen los chicos para llegar? ¿Tienen que sonar en la radio de algún amigo?", cuestiona.

Pese a las dificultades, a La Sole le interesa apostar a la industria. Planea un nuevo CD junto a otras dos artistas latinoamericanas. Su próximo objetivo es claro: abrir puertas en otros países.

"Mi sueño es buscar otros horizontes. Amo lo que hago, pero esto no deja de ser un laburo y tengo que mantener una estructura que depende de que yo trabaje. Siempre quiero algo más, y no por ambición, sino para crecer. Soy joven y no me quiero quedar acá solamente. A La Argentina no puedo pedirle más. Mi próxima meta es llegar con mi música a otros países", asegura. Aunque enseguida aclara: "Nunca voy a dejar el folclore, porque eso es lo que me enorgullece."

Se la ve feliz y entusiasmada con sus logros, pero la idea de dejar su carrera artística y volverse a Santa Fe se le cruzó varias veces por la cabeza: "Llevo un ritmo muy intenso. En algún momento, me dio miedo no poder sostener todo, no hacer bien las cosas. En plena adolescencia mi vida cambió por completo y me costó acostumbrarme. Hoy agradezco a Dios que me haya puesto a mis familiares al lado, a gente que me contiene".

Su vida también dio un vuelco hace dos años, con la llegada de su hija, Antonia. "Fue lo mejor que me pasó, empecé a entender el valor del tiempo. Hasta ese momento las prioridades y las preocupaciones eran otras, ahora soy mucho más práctica para decidir. No hay que perderse esa experiencia, porque al final del camino lo que importa es estar acompañado", opina.

Su virtuosismo quedó demostrado en los 14 álbumes que editó, pero el gran don que la ayudó a conseguir miles de fans y vender más de dos millones de discos está en su personalidad. Su carisma y la energía que despliega en cada show son los puntos fuertes de su carrera y ella lo sabe: "Llamalo suerte, elegida de Dios o varita mágica. Algo de eso hay. ¿Talento? Depende de qué entendemos por eso. Si se trata de tener feedback con el público o el famoso ángel. Eso es lo que me llevó a permanecer en el tiempo. Si el talento es ser buen músico, ahí es donde vengo más flojita." Sin embargo, el reconocimiento de su público no le quita la humildad: "Recién estoy empezando y todavía no di lo mejor de mí. Soy una artista en crecimiento."

La voz argentina, un suceso inesperado

Tras el arrasador éxito del debut del nuevo reality de Telefé, La voz argentina, se desató la polémica en torno a un participante. "¿El Dennis Smith de La Voz Argentina es compositor de Universal y de Soledad? Pregunto, nada más", había disparado Jorge Rial en Twitter.

Las críticas al ciclo que conduce Marley apuntaban a que el concursante no es un simple aficionado, como se lo presentó aquel día, y que trabaja para la discográfica que entrega el premio mayor de la competencia.

Por su parte, Soledad aseguró que no conoce al joven músico y que nunca grabó un tema con él. Además, la cantante sostuvo que confía plenamente en la transparencia del programa del canal de las pelotitas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.