Suscriptor digital

Entre horas

Indagación sobre las relaciones humanas en un ambiente escolar, narradas con el espíritu del buen cine independiente
Marcelo Stiletano
(0)
21 de julio de 2012  

Entre horas / Protagonistas: Agustín Rittano, Andrea Garrote, Marina Cohen, Madgalena Copobianco, Rafael Spregelburd y elenco / Jefe de producción: Federico Elbuszyc / Montaje: Guillermina García Silva / Dirección de fotografía: Guido Lublinsky / Dirección de arte: Pheonia Veloz / Música: Martín y Sebastián Litmanovich / Guión: Clara Ambrosini y Daniela Goggi / Producción ejecutiva: Fernando Molnar y Nicolás Battle / Dirección: Daniela Goggi / Producción: Magoya Films, incca / Días: de lunes a jueves /l Horario: 22.30 / Canal: TV Pública.

Nuestra opinión: muy bueno.

Después de En terapia , otra ficción de connotaciones psicológicas llega a la TV Pública. Con un cambio de consultorio, porque el protagonista es el responsable de un gabinete de orientación escolar y, como tal, encargado de absorber en gran parte los complejos (y cotidianos) dilemas humanos que atraviesan los protagonistas de una escuela pública: alumnos (sobre todo), padres, docentes y directivos.

De todos modos, la puesta en escena de esta pequeña, inteligente y cuidada miniserie describe con precisión y -afortunadamente- sin subrayados un universo que funciona también con reglas propias, límites estrechos y una búsqueda de respuestas y soluciones que por lo general resulta estéril.

Al frente de esta producción, Daniela Goggi retoma parte de los interrogantes planteados en Vísperas , el largometraje que dirigió en 2007. A la realizadora le interesa retratar los momentos de incertidumbre y de espera, instancias en las que surgen sin demasiadas vueltas situaciones en apariencia banales que, en el fondo, revelan potenciales cuadros de inseguridad, desprotección, falta de comunicación y -en definitiva- profunda angustia en las relaciones familiares y escolares.

Hay dos situaciones centrales a las que se enfrenta el psicopedagogo: la niña del ciclo primario cuya madre no puede dejarla sola en el aula y la joven del secundario atormentada al mismo tiempo por la humillación de sus compañeros y un problemático despertar sexual. En un plano diferente, aunque simétrico desde su planteo, el profesional enfrenta su propia disyuntiva personal: cómo afrontar la atracción que siente por la directora de la escuela, expuesta a su vez en ese mismo momento a un traumático proceso de separación.

Engañosamente sencilla en la superficie, esta propuesta trabaja sobre la repetición de situaciones mientras renueva sus interrogantes sobre la desconexión afectiva entre personas que creen asegurado su vínculo hasta que la realidad, con crudeza, les muestra lo contrario.

En breves y sustanciosos episodios de 30 minutos, Entre horas no apuesta, como suele ocurrir en estos casos, por el transitado andarivel del relato testimonial y aleccionador sobre la crisis de la escuela pública, una tentación que esta vez supo evitarse desde las ficciones apadrinadas por el Incaa. En cambio, elige un camino más riesgoso: interrogarse sobre la falta de comunicación que sus protagonistas, inconscientemente, enfrentan a partir de la falta o del exceso de palabras.

Pese a la rigidez del espacio, las situaciones fluyen y los diálogos (más elaborados que fruto de la improvisación) resultan muy atractivos. El magnífico elenco (con puntos altos en Rittano y Garrote, actriz fetiche de Goggi) también respalda esta idea, que se integra al mundo de las ficciones televisivas con un espíritu similar al del buen cine independiente.

0,9

Puntos de rating

Anteayer, al cierre de su primera semana, tuvo la medición más alta

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?