Suscriptor digital

El aceitado vínculo de Mr. Chandler con la embajada

El consultor que supervisó la tarjeta SUBE tejió una larga relación con la diplomacia argentina
Iván Ruiz
(0)
21 de julio de 2012  

LONDRES.- Stephen Chandler tenía las puertas abiertas de la embajada argentina. El consultor inglés, que hasta la semana pasada era el jefe de la supervisión de la SUBE, se movió los últimos años en cócteles junto con diplomáticos y empresarios vinculados al círculo argentino en esta ciudad. Disertó en diversas oportunidades sobre inversiones en la Argentina, e incluso expuso en dos paneles organizados por la representación del Gobierno en la capital británica.

El 13 de octubre de 2010, cuando todavía no había finalizado la licitación para supervisar el SUBE, Chandler asistió a la residencia del embajador para el Business Networking Day, un evento del que participaron unos 100 invitados. La apertura estuvo a cargo de Osvaldo Mársico, encargado de Negocios de la Argentina en el Reino Unido y máxima autoridad diplomática en ese entonces.

Como dueño de Global Infrastructure (GI), la empresa que luego ejecutó el control del boleto electrónico, Chandler participó del panel "Servicios a través del Atlántico". Junto al inglés disertó un representante de Beccar Varela. Justamente un día después, el 15 de octubre, GI fue inscripta en la Argentina por este estudio de abogados.

La fecha del evento es clave en el concurso de la supervisión de la tarjeta, un contrato de $ 65 millones que investiga la Justicia. Según consta en el expediente, las negociaciones formales entre el consorcio integrado por GI, IRV, Iatasa y González Fischer y Asociados y la Secretaría de Transporte habían finalizado cuatro días antes.

Chandler presentó una exposición titulada: "Llevando un servicio de clase mundial a la Argentina". Comentó las virtudes de la Oyster card, el boleto electrónico de Londres, proyecto del que formó parte.

No fue su único contacto formal con la sede del gobierno argentino en Londres. El 2 de noviembre de 2011 repitió su asistencia al Business Networking Day, esta vez como jefe de la supervisión de la SUBE. "Contamos con una presentación especial de Stephen Chandler, que cuenta la experiencia de una empresa británica que dirige el transporte urbano de Buenos Aires", expresaron desde la embajada en el comunicado sobre el evento. Y agregaron: "La tarjeta SUBE, al estilo Oyster card".

LA NACION se acercó hasta la embajada argentina, ubicada en el elegante barrio de Belgravia, pero nadie atendió a este medio. Pese a las reiteradas llamadas, Mársico no aceptó hablar sobre Chandler.

"Fue una típica jornada de negocios. Obviamente, lo de la SUBE era interesante porque una compañía británica tenía éxito en la Argentina. Era una buena historia para ilustrar el éxito entre las relaciones de los países", dijo Chandler.

Los vínculos del consultor inglés con el círculo argentino habían comenzado a hacerse públicos en 2009. El 3 de julio de ese año participó de un evento organizado por Canning House, una asociación que fomenta los vínculos culturales y comerciales entre América latina y el Reino Unido.

En su sede, ubicada frente la residencia de la embajadora argentina, Chandler formó parte de un panel de discusión sobre los resultados de las elecciones de 2009. El evento fue encabezado por Mársico y por el ex embajador británico en Buenos Aires, John Hughes. Tras enumerar a los disertantes, el programa del evento señala: "Comentarios sobre inversiones del sector privado: Mr. Stephen Chandler".

"Es evidente que sabe moverse muy bien, porque tenía diálogo con todo el mundo en esos meetings", relató un hombre que frecuentaba los mismos ambientes.

En la entrevista que Chandler concedió a LA NACION, el inglés sostuvo que fue la embajada británica quien le recomendó participar de la SUBE. La sede diplomática en Buenos Aires le organizó una ronda de reuniones, almuerzos y encuentros con empresarios del transporte y con funcionarios.

Carta abierta

Ayer Chandler volvió a cargar contra el ex secretario de Transporte Juan Pablo Schiavi, por sus declaraciones en las que afirmó que el consultor inglés cobraba 140.000 dólares como jefe de la supervisión de la SUBE. "¿Estaba usted al tanto que las sumas que estoy autorizado a facturar son considerablemente menores a las que usted mencionó? Un error que no es marginal", lanzó Chandler. Y agregó: "¿Estaba al tanto de que es completamente falso que mi compañía factura en dólares?"

La serie de notas que componen la investigación:

SUBE: Chandler presentará una demanda para cobrar $ 1 millón

Chandler reclama 1,5 millones de deuda por salarios impagos

Mr. Chandler revela cómo se "orquestó" la licitación entre el Gobierno y los empresarios

Chandler: "No soy un fantasma y voy a demostrarlo"

Randazzo reconoció que hubo "anomalías"

Schiavi apunta al Banco Mundial y Gran Bretaña y habla de "una estafa entre privados"

SUBE: se distancian los socios argentinos

Suspenden a la empresa que controla el SUBE

El SUBE, en el centro de otra controversia

SUBE: la contrataron por un millón de pesos, pero nunca se enteró

Controlar el SUBE: Transporte paga sueldos de hasta 2 millones de dólares

SUBE: también se investiga en Londres

La SUBE, desde una peluquería

SUBE: investigan a De Vido por la licitación de la tarjeta

Control de la SUBE: la firma inglesa dice que brinda "un servicio de clase mundial"

La empresa que controla la SUBE, sin oficina en Inglaterra

Una empresa inglesa controla la SUBE desde las sombras

SUBE: una llamativa licitación "a medida"

Pagan $ 10 millones más caro el control del sistema SUBE

Por: Iván Ruiz

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?