Suscriptor digital

Falleció Alicia Zanca

La actriz de 57 años padecía de cáncer; dirigía Bodas de sangre en el Teatro El Vitral
(0)
23 de julio de 2012  • 15:22

La actriz, autora y directora Alicia Zanca falleció esta mañana víctima de cáncer a los 57 años. Sus restos serán velados a partir de las 17.30, en el Teatro Regio.

Zanca, había estrenado hace poco la clásica obra Bodas de sangre, que dirigía, en el Teatro El Vitral, y luchaba contra el cáncer desde hace un tiempo.

"Con todo el dolor de mi alma tengo que decirles que falleció Alicia Zanca. Infinita tristeza. Jamás hubiera querido escribir eso pero estoy con Tami (una de sus hijas) y prefiero que se enteren de buena fuente. Alicia estaba enferma", informó su agente de prensa, Alejandra Benevento, mediante su cuenta de Twitter .

Alicia estuvo en pareja durante muchos años con el actor Gustavo Garzón. Con él tuvo tres hijos: Juan y Mariano, son mellizos y hoy tienen 26 años, y Tamara. Los mellizos nacieron con síndrome de Down y Alicia se convirtió en una ferviente luchadora para lograr su integración. Incluso los llevó a los escenarios. "Ellos me enseñaron que la vida tiene otras posibilidades, me corrieron de la banalidad. Tienen tantas posibilidades de crecer si se las dan... No serán ingenieros pero ¡qué importa! Yo tampoco lo soy", dijo en una entrevista reciente.

Una vida dedicada al teatro

Alicia nació en 1955, en Buenos Aires. Desde muy joven, supo que iba a dedicar toda su vida al teatro. Y así lo hizo. Su talento fue percibido por sus primeros profesores desde que decidió inscribirse en un taller de teatro. Fue nada más ni nada menos que Agustín Alezzo el primero en dirigirla en un proyecto de gran convocatoria: Las brujas de Salem , de Arthur Miller, le dio la posibilidad de darse a conocer con apenas 17 años. A los 21 cumplía la mayoría de edad y un sueño: ser integrante del Elenco Estable del Teatro San Martín.

En paralelo, comenzó con sus apariciones en cine y en televisión. Debutó en cine en 1977 y consiguió su primer papel destacado en El tío Disparate , de la mano de Palito Ortega, con quien volvería a trabajar al año siguiente en Vivir con alegría . En televisión participó en muchas telenovelas, desde Dos a quererse y Una escalera al cielo , grandes exponentes de la ficción argentina de los 70, hasta las más recientes Chiquititas , Verano del 98, Soy tu fan, Se dice amor . Su última aparición en la pantalla chica fue este año, en la serie de Canal 7 Volver a nacer. Sin embargo, su pasión era el teatro. Tras consolidarse como actriz, comenzó a dirigir y a desarrollarse como autora. Como docente, fundó su propia escuela, la Escuela de Alicia Zanca, que funciona en el Teatro El Vitral.

"Creo que la actuación lo es todo en el teatro, y por eso me importan los textos y la forma como se dicen. Trato de que los diálogos puedan ser escuchados, que se les preste atención. Es una manera de estimular a los niños a escuchar y a pensar en lo que está pasando en el cuento", dijo en diálogo con LA NACION a propósito del estreno de uno de sus infantiles, Princesa Cenicienta , en 2007, obra en la que, además de dirigir y haberla escrito, actuaba.

Entre sus más recientes trabajos como actriz de teatro figuran Rápido nocturno, aire de foxtrot, de Mauricio Kartun (Teatro San Martín, 1998), Los pequeños burgueses, de Máximo Gorki ( Teatro San Martín, 2001) y Lo que va dictando el sueño de Griselda Gambaro (Teatro San Martín, 2002). Como directora, Aplausos de Betty Comden y Adolph Green, Pedir demasiado de Griselda Gambaro, El zoo de cristal de Tennessee Williams (estrenada en 2002 en el Teatro Regio), Romeo y Julieta de William Shakespeare (estrenada en 2003 en el Teatro Regio), Sueño de una noche de verano de William Shakespeare (2005, Teatro San Martín), Chicas católicas de Casey Curtí y Arlequín, servidor de dos patrones de Carlo Goldoni (2007, Teatro de la Ribera). El jardín de los cerezos de Anton Chéjov, Prueba de amor de Roberto Arlt y Alicia en el país de las maravillas, basada en el clásico de Lewis Carroll.

Halagada por la crítica en cada uno de sus estrenos, recibió algunos de los premios más importantes que se otorgan al quehacer teatral argentino: el Ace, el Estrella de Mar, el Liberarte y el premio a la Mejor Régie, por su actividad en la comedia musical argentina.

Recientemente, había estrenado Bodas de sangre , de Federico García Lorca, en el Teatro El Vitral, obra que estará en escena hasta agosto de este año.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?