Suscriptor digital

SUBE: Chandler mostró un mail que complicaría al Gobierno

El texto revela un supuesto acuerdo entre funcionarios de Transporte y del Banco Mundial
Iván Ruiz
(0)
24 de julio de 2012  

LONDRES.– Stephen Chandler expuso sobre tinta y papel las acusaciones lanzadas la semana pasada contra sus socios locales, la Secretaría de Transporte y el Banco Mundial (BM). El consultor inglés, ex jefe de la supervisión del SUBE , entregó a LA NACION un correo electrónico que compromete a la funcionaria Nora Turco y al ex gerente del BM Andrés Pizarro.

El correo firmado por Pablo Vainberg, socio de IRV, fue enviado a Chandler y a varios miembros de Iatasa, otra de las firmas que integraron el consorcio que se quedó con el control del SUBE. En el texto se menciona un acuerdo entre los funcionarios a cargo de la licitación y los consultores que luego ganaron el contrato de $ 65 millones. También se señala la posibilidad de ingresar "en la lista", en un momento clave del concurso.

"Nora [Turco] habló con Andrés [Pizarro]. El piensa que estará todo bien si presentamos la documentación como Andrés y Stephen [Chandler] acordaron", dice. Y continúa: "También él [en referencia a Pizarro] revisará la lista corta [la primera evaluación de la licitación] y dirá que nuestro grupo tiene que estar en la lista con o sin los antecedentes de GI. Pero él todavía tiene algunas dudas sobre la inscripción de GI". Por último, con mayúsculas: "Sugiero que le entreguemos toda la documentación al BM para finalizar este paso".

Turco y Pizarro fueron determinantes en la licitación. La directora nacional de Planificación y Coordinación del Transporte integró el comité de evaluación que recomendó contratar a la unión transitoria de empresas (UTE) integrada por Global Infrastructure (GI), IRV, Iatasa y González Fischer y Asociados, pese a que el Estado contó con una oferta $ 10 millones más económica realizada por una consultora internacional. Ese tribunal, integrado por tres miembros, también estuvo compuesto por Alberto Barrionuevo, un técnico que trabajaba en la cartera comandada por Turco.

Pizarro fue el hombre que el BM asignó –como entidad que financió el contrato– para controlar el proceso. Cada uno de los pasos del concurso fue avalado con la emisión de los documentos de "no objeción". Pizarro renunció al BM en julio de 2011 y desde ese momento es consultor externo del organismo para proyectos en Asia, informó la entidad.

El correo que entregó Chandler está fechado el 19 de julio de 2010, un momento clave en la licitación. El comité de evaluación integrado por los funcionarios de Transporte todavía no había realizado la apertura de sobres número dos –fue el 4 de agosto–, correspondientes a las ofertas económicas. Tampoco estaban habilitadas las negociaciones formales que permiten a los funcionarios entablar diálogo con el oferente mejor calificado para pautar los detalles del contrato.

La acusación

Chandler fue el máximo responsable del control del SUBE hasta que hace dos semanas el Gobierno decidió suspender el contrato. Ante la consulta de LA NACION sobre el "acuerdo" que se menciona en el correo electrónico, el consultor acusó al funcionario del BM. "Me llamó Vainberg para que fuera urgente a la Argentina porque había algo importante. Después me dijeron que había una reunión con el BM, pero en las oficinas de Iatasa. Cuando llegué, como era un encuentro secreto, hablamos con Pizarro por teléfono. En esa misma conversación, el 19 de julio –el día que se escribió el correo–, Pizarro me presionó para que creara una sociedad argentina y me asociara con IRV e Iatasa. Era un acuerdo forzado; si no, me dejaba afuera", se defendió. Y agregó: "Era evidente que necesitaban mis antecedentes como pantalla". Chandler acreditó antecedentes en la Oyster card, la tarjeta que se utiliza en el transporte de Londres.

Vainberg fue uno de los empleados calificados por el comité de evaluación integrado por Turco, Barrionuevo y Gabriela Boaglio. Este ingeniero obtuvo la máxima performance según los funcionarios de Transporte y luego fue contratado como parte del personal clave de la supervisión del SUBE con un sueldo $ 1.700.000 por los cuatro años de trabajo.

Desde IRV se limitaron a decir: "El único vínculo que tuvieron con la gente del Banco Mundial era una requisitoria por parte del organismo para que GI presentara documentación. En ese contexto Vainberg puso en contacto a Chandler con Pizarro". No quisieron dar mayores detalles ante los requerimientos que hizo LA NACION.

A la vez, este diario intentó comunicarse ayer con la Secretaría de Transporte y con los socios locales, pero no hubo respuesta para explicar los alcances del correo electrónico mencionado por Chandler. Desde el Banco Mundial aseguraron que están "muy preocupados por las informaciones que han tomado estado público" y afirmaron que están "analizando" los procesos de la contratación. Pero evitaron referirse al correo electrónico.

Sugestivo correo

Pablo Vainberg, socio de una de las empresas del consorcio que se quedó con el control de la SUBE, le reveló en un correo electrónico al consultor inglés Stephen Chandler un pacto entre funcionarios encargados de la licitación y los consultores que luego la ganaron. Se menciona a Nora Turco, directora nacional de Planificación y Coordinación del Transporte, y a Andrés Pizarro, del BM.

iruiz@lanacion.com.ar

Por: Iván Ruiz

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?