Suscriptor digital

Las mejores historias futboleras de Messi en Rosario

Antes de embarcarse con destino a Barcelona, Lionel mostró sus primeros destellos en el club Abanderado Grandoli y luego en Newell´s, a donde su familia espera que vuelva en un futuro.
Fernando Czyz
(0)
26 de julio de 2012  • 13:14

ROSARIO.- Sus hermanos mayores defienden los colores del club de barrio, mientras Lionel, con apenas 4 años, junto a su abuela Doña Celia, espera con ansias cumplir su primer gran sueño. De repente, una tarde el viejo Salvador Aparicio, su entrenador, miró hacia la única tribuna y le avisó a la abuela: "Leo va a jugar, pero se lo pongo cerca de la raya, así cuando llora lo saca usted solita".

Cuenta la leyenda que la primera pelota que a este benjamín le llegó a su pierna derecha no la pudo detener. Sin embargo, la segunda que tocó, esta vez con la zurda, deslumbró a todos, pese a jugar con chicos mucho más grandes que él.

canchallena.com recorrió el club Abanderado Grandoli, que se ubica en el predio municipal Centro de Educación Física (CEF) N°8, para reconstruir las primeras gambetas y picardías de Leo con la caprichosa número cinco.

Los monoblocks y algunas calles de tierra marcan el camino hacia este potrero mejorado del sur de la ciudad de Rosario, donde algunos colegios utilizan las instalaciones por la mañana. Por la tarde, ya en un club íntegro de fútbol, se reflotan las ilusiones de todos chicos por ser el nuevo Messi.

Sin el fallecido Salvador Aparicio, el club sigue su vida institucional con los dirigentes y entrenadores del barrio, que se juntan en el club Grandoli en la doble función recreativa y social de la institución.

"Era tan diferente al resto que se notaban sus condiciones, aún siendo tan chico. Para su edad, era muy raro encontrar un chico con tanta habilidad, aunque a veces se excedía y pasaba a cuatro o cinco jugadores", cuenta Mauricio, un viejo dirigente del club.

La segunda etapa como jugador, Lionel la vivió en la famosa Máquina del ’87 en las inferiores de Newell’s, donde Ernesto Vecchio fue su entrenador y conoció al joven crack desde la época de baby con 7 años. "Antes de que llegara a Newell’s, en todo Rosario ya se hablaba del talento de un chico que jugaba en Abanderado Grandoli", recuerda Vechio.

"Comencé a trabajar con él cuando pasó a cancha grande en el Polideportivo de Bella Vista. Allí, demostró que tenía una actitud, una habilidad y una técnica distinta a todos los demás", afirma su técnico de la infancia, que estuvo 28 años en las inferiores del club leproso.

Al tiempo de añorar los tiempos de Messi en las inferiores de Newell’s, Vecchio recuerda una historia del jugador jovencito: "Una vez recibió la pelota de su propio arquero, empezó a eliminar rivales y, cuando superó al arquero rival, éste se golpea con su pierna y Lionel, en lugar de convertir, paró la pelota y le pidió al árbitro que lo atendiera".

Por último, y en tono melancólico, Vecchio rememora otra historia en la que se vistió con el mismo traje que años después se pondría, por ejemplo, Pep Guardiola: "Me acuerdo que en uno de sus últimos partidos en Newell’s estaba enfermo, pero igual vino y lo dejamos en el banco. Cómo íbamos perdiendo 1-0, lo llamé y le pregunté si estaba para jugar, me respondió que sí y le dije ‘entrá y ganame el partido’ y así lo hizo convirtiendo un gol y dando una asistencia magnífica".

La historia futbolística de Messi en la Argentina terminó precozmente a los 12 años cuando emigró a Barcelona para transformarse, con el tiempo, en el mejor jugador del mundo.

En Newell’s, sueñan y añoran que las palabras de Lionel, tras su tercer Balón de Oro, se hagan realidad y que el niño pródigo vuelva para retirarse con la camiseta rojinegra.

Tras las huellas de Messi, en Rosario, canchallena.com recorrió la ciudad donde nació Leo para contar sus orígenes, su infancia y sus primeros pasos como jugador. La serie de notas, que comenzó el lunes, se extenderá a lo largo de toda la semana. Mañana, la saga finaliza mañana.

Nota 1: Cómo fue el nacimiento de Messi: una cuna humilde, marcada por la 10

Nota 2: El alumno Messi: el chico que esperaba los recreos para jugar al fútbol

Nota 3: El barrio de Messi: un recorrido por las calles donde se forjó el crack

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?