El boom del vino argentino

Verónica Gurisatti
(0)
29 de julio de 2012  

Uno de los grandes diferenciales de la Argentina con respecto a otros países del Nuevo Mundo es su diversidad de suelos, variedades de uva, estilos y terroirs. Así lo reflejan las góndolas que ostentan cada día más etiquetas, no sólo de tintos y blancos, sino también de rosados, espumantes, tardíos, reservas, varietales, assemblages, de altura, del fin del mundo, del desierto y de terroir.

Por eso este mes elegimos tres tintos bien diferentes y con gran personalidad, de las mejores regiones mendocinas. Como Ave Malbec 2010, un vino contundente, elaborado con uvas de Luján de Cuyo y con todo lo que tiene que tener un gran Malbec: fruta, madera, taninos, especias y terroir, todo en su justa medida.

El Altocedro Tempranillo 2011, sorprendente por su frescura y vivacidad y elaborado con uvas de antiguos viñedos de La Consulta (Valle de Uco), es un tinto versátil, simple y amable, con seductoras notas de frutos maduros, dejos ahumados y taninos suaves que acompañan un cuerpo delicado y equilibrado.

Y el Santa Julia Magna Corte 2009, otro vino delicioso elaborado con uvas Malbec, Cabernet Sauvignon y Syrah de Agrelo, La Consulta y Santa Rosa, y el sello de Familia Zuccardi: con la fruta bien madura, suave al paladar, con taninos dulces y gran presencia del Cabernet, el roble se siente al final y tiene muy buen potencial. Ideal para paladares exigentes. Sin duda, una selección especial.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.