Suscriptor digital

Ultimado dos días después que su padre

Al hijo de De Palma, de seis años, le quitaron la vida tras la aparición del cuerpo de su progenitor
(0)
29 de julio de 2012  

Los investigadores del doble crimen de un comerciante y su hijo de seis años en el partido bonaerense de Moreno creen que el niño, que apareció decapitado y con las manos cortadas, fue mantenido con vida dos días después del asesinato de su padre y que fue ultimado el martes pasado, luego que los asesinos abandonaron el cuerpo de su padre.

Según informaron a la agencia Télam fuentes de la pesquisa, ya fueron identificados algunos presuntos enemigos de Domingo de Palma, padre del pequeño, y son investigados en relación con el doble homicidio.

Mientras algunas fuentes policiales seguían vinculando el caso con un ajuste de cuentas entre piratas del asfalto, otras versiones indicaban otra hipótesis que involucraría a la víctima con una banda de narcotraficantes.

Esta presunción se fundó en el hecho de que De Palma poseía la licencia de piloto de aeronaves y tenía un avión que guardaba en el aeródromo de General Rodríguez.

Además, un veterano investigador que conocía a De Palma aseguró que lo vio pilotear el avión junto a dos personas que no formaban parte del cuadro de relaciones del mecánico. Los investigadores sospechan que esas personas podrían haber involucrado a De Palma con el supuesto transporte de algún cargamento de drogas por vía aérea.

Los peritos médicos que efectuaron las autopsias correspondientes comunicaron al fiscal de Moreno Mariano Navarro que pudieron determinar que De Palma, cuyo cuerpo fue hallado el martes, fue asesinado de un tiro en la cabeza entre el sábado y domingo pasado.

En cambio, a su pequeño hijo lo mataron entre el lunes y el martes pasados, por lo que una de las hipótesis que maneja el fiscal Navarro es que los asesinos lo mantuvieron cautivo uno o dos días más y lo mataron cuando se conoció el hallazgo de su padre.

En ese sentido, los pesquisas investigan dónde y con quién pudo haber estado el niño privado de su libertad mientras su padre ya había sido asesinado.

Otro dato que se conoció es que el chico murió desangrado cuando le cortaron la arteria carótida y la vena yugular, que atraviesan el cuello, y la decapitación fue concomitante con el degüello o inmediatamente posterior, al igual que la amputación de sus dos manos.

Ayer, personal de la Policía Científica continuó trabajando en el descampado en busca de esas partes del cuerpo, presuntamente cortadas para dificultar la identificación del menor, pero hasta esta tarde no había logrado hallarlas.

Los responsables de la investigación tienen la certeza de que padre e hijo no fueron asesinados en los lugares donde se hallaron los cuerpos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?