Llega hoy a Marte la misión más avanzada para relevar su suelo

Curiosity, el vehículo de exploración de la NASA, descenderá para buscar rastros de agua
Fabiola Czubaj
(0)
6 de agosto de 2012  

Ayer, media hora antes de la medianoche, ni la lluvia impidió que los curiosos se detuvieran frente a la gigantesca pantalla de los LED en el corazón de Nueva York.

Es que, por primera vez, la agencia espacial estadounidense transmitió en directo los preparativos de la tan esperada misión que llega hoy a Marte para iniciar una nueva etapa del estudio de su suelo. Lo hizo por la misma pantalla de Times Square que los 31 de diciembre guía la cuenta regresiva para el inicio de un nuevo año.

Esta vez, permitió seguir paso a paso lo que ocurría en la sala de control de la misión de la NASA en California, la otra costa de los Estados Unidos. Allí, el equipo de ingenieros responsables del transporte del vehículo de exploración bautizado Curiosity, supervisaba y organizaba hasta el último detalle para que ese verdadero laboratorio móvil tocara suelo marciano a la hora preestablecida. Si todo sale según lo previsto, eso sería a las 2.31 (hora argentina), cuando Marte se encuentre a 248 millones de kilómetros de la Tierra.

El jefe de la operación de entrada, descenso y aterrizaje de la misión, Adam Steltzner, informó ayer a la prensa internacional acreditada en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la agencia, que el equipo en el centro de operaciones de California "está confiado, emocionalmente aterrorizado y listo" para la compleja maniobra de amartizaje.

Y no es para menos. Para lograrlo, los técnicos someterán a la misión a lo que ellos llaman "los siete minutos de terror", un período en el que el vehículo debe desacelerar de 20.000 a 0 km/h de manera totalmente automática y culmina cuando los cables que lo unen al vehículo que lo transporta lo depositen sobre el cráter de Gale. "Hasta ahora, todo está saliendo bien", precisó el ingeniero Allen Chen, del laboratorio, y uno de los operadores de esta misión de 2500 millones de dólares. Por su parte, la NASA informó a través de un comunicado que "Curiosity permanece en buen estado y con todos sus sistemas operando, según lo esperado".

Las condiciones climáticas del planeta rojo eran hasta ayer una de las principales preocupaciones entre los expertos. Hace unos días, el equipo detectó una tormenta de polvo en el sitio de descenso. Pero las últimas mediciones tranquilizaron a los técnicos. "Marte está siendo propicio y tendríamos buenas condiciones [meteorológicas]", confirmó el responsable científico adjunto de este megaproyecto científico, el Laboratorio Científico de Marte. "La nube de polvo quizá no llegue al cráter de Gale justo en el momento del descenso –dijo Ashwin Vasavada–. No esperamos que afecte el ingreso y el descenso de la misión."

Una vez que toque suelo marciano con sus seis ruedas, Curiosity, que tiene el tamaño de un Mini Cooper y pesa 900 kg, comenzará a trabajar. El vehículo posee diez instrumentos científicos, herramientas para destruir rocas y perforar el suelo, equipos para analizar la radiación, un mástil con cámaras de alta definición, que de inmediato comenzarán a capturar y enviar a los técnicos imágenes del lugar en escala de grises, y hasta un generador nuclear.

El objetivo de esta misión, que fue precedida por los rover Spirit (inactivo desde el año pasado) y el Opportunity (aún activo), es hallar rastros de agua y vida. "Es el descenso más desafiante que jamás hemos intentado", indicó Doug McCuistion, director del Programa para Exploración de Marte, de la NASA.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.