Suscriptor digital

Por quinto día, sigue hoy el paro de subtes

No hubo acuerdo con los metrodelegados
Ángeles Castro
(0)
8 de agosto de 2012  

Difícil será borrar de la memoria de los 1,2 millones de pasajeros que a diario emplean el subte porteño la seguidilla de días sin servicio (hoy sumarán cinco), que constituyen el paro más extenso desde 1991 , cuando se entregó en concesión.

Anoche, las negociaciones salariales entre los llamados metrodelegados y la empresa Metrovías pasaron a un cuarto intermedio. Roberto Pianelli, secretario general de la Asociación de Trabajadores del Subte, fue el encargado de confirmar que la huelga se extendía por otra jornada. A media tarde había trascendido que la liberación por parte de la Justicia de 120 millones de pesos depositados por la Nación había permitido acordar un incremento salarial del 20% para los trabajadores, pero la versión fue desmentida.

La Nación y la Ciudad, al mismo tiempo, quedaron enfrascadas en un nuevo enfrentamiento, luego de que el ministro del Interior, Florencio Randazzo, desmintiera categóricamente al jefe de gobierno de la ciudad , Mauricio Macri.

En la víspera se repitió la sobredemanda en las líneas de colectivos por el paro en los subtes y el Premetro, por lo que miles de pasajeros tuvieron que aguardar mucho más de lo habitual por un lugar y, una vez a bordo, sufrieron apretujones y el malestar reinante.

También, al igual que anteayer, mucha gente optó por emplear la bicicleta para trasladarse por la Capital. Los alquileres de bicicletas públicas, según datos oficiales, sumaron un total de 3780, casi el doble de los 2000 que se realizan en promedio durante un día normal.

Al finalizar la tarde, un nuevo descarrilamiento en la línea Mitre (ver aparte) terminó de complicar el panorama. Anteayer, otro accidente en el acceso a la estación de Retiro había provocado seis heridos.

Ante el caos generalizado, el gobierno porteño volvió a instrumentar, de 18 a 21.30, el servicio de 500 ómnibus escolares para ayudar a regresar a sus hogares a quienes habitualmente lo hacen en subte.

Con la extensión del paro prevista para hoy, según confirmó la empresa Metrovías, los porteños serán rehenes de la medida.

Mientras tanto, continuó ayer la puja entre las administraciones nacional y local por el futuro del subte . El detonante fueron las declaraciones del jefe de gobierno porteño, que afirmó que la Ciudad envió a la presidenta Cristina Fernández una propuesta con determinadas exigencias para poder aceptar el control del subte, por medio del ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo.

Randazzo lo negó terminantemente. "Macri miente. A mí no me mandaron ninguna contrapropuesta. El jefe de gobierno tiene una actitud absolutamente irresponsable y egoísta", disparó.

"El gobierno porteño debe hacerse cargo de lo que firmó en enero; la Nación ya está haciendo su parte. Depositó 124 millones de pesos en una cuenta del Banco Nación, y compró 45 vagones que están esperando en el puerto que Macri disponga de ellos. Además, estamos avanzando con la extensión de la línea E. No pueden decir que la Nación no hace nada por los porteños", agregaron colaboradores del ministro.

Tras la desmentida de Randazzo, fuentes del gobierno porteño aclararon que el líder de Pro no había hecho referencia "a una propuesta formal volcada por escrito", sino al mismo reclamo ya efectuado en reiteradas oportunidades de que la Casa Rosada debe financiar las obras atrasadas de la red, valuadas en unos 1000 millones de dólares, o que habiliten créditos internacionales para que las realice la Ciudad. Entre las reformas más importantes aún no concretadas mencionaron la modernización de la línea A.

Además de exigir que Macri tome las riendas del subte, en la última semana el gobierno nacional también decidió delegar en el porteño la competencia sobre las negociaciones paritarias entre Metrovías y los trabajadores, que ayer volvieron a quedar empantanadas.

Durante la tarde, una versión sostuvo que se había alcanzado un acuerdo mediante el cual los metrodelegados aceptaban levantar la medida de fuerza porque Metrovías les pagaría un aumento del 20% y concretaría otras mejoras en las condiciones laborales.

El pago de ese incremento salarial sería posible gracias a que la jueza porteña Patricia López Vergara liberaría los 124 millones depositados por la Casa Rosada en una cuenta del Banco Nación, en concepto de la mitad de los subsidios que abonaba a la concesionaria hasta enero pasado, según lo previsto en el acta para el traspaso de los servicios, que luego Macri declinó. La propuesta, finalmente, no prosperó y poco antes de las 23, Pianelli confirmó que el paro se mantendrá por quinto día.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?