Operativo argentino de emergencia para evacuar la embajada

El jefe de la delegación fue trasladado con otros funcionarios a Beirut por Cascos Blancos
Martín Dinatale
(0)
9 de agosto de 2012  

La reacción argentina a la violencia en Siria llegó 17 meses después de que ésta comenzara: durante el fin de semana pasado, un equipo de Cascos Blancos, apoyado por personal de la Cancillería, logró evacuar a unos 25 argentinos residentes en Damasco y trasladó al embajador y a su personal a Beirut.

La decisión de la Argentina de tomar una actitud activa ante la guerra civil en la que se encuentra sumergida Siria llegó luego de una posición zigzagueante del gobierno de Cristina Kirchner ante el régimen de Bashar al-Assad. Recién el viernes pasado, y a pedido de otros países, la Casa Rosada decidió condenar en las Naciones Unidas (ONU) la violación de los derechos humanos en Damasco.

En paralelo a esa condena, se ordenó un operativo de evacuación que, desde hacía tiempo, reclamaba la embajada argentina en Siria.

Según relataron a La Nacion fuentes de la Cancillería, la sede de la embajada argentina situada en el barrio de Rawda, de Damasco, sufrió impactos de bala, y el jefe de la delegación, Roberto Ahuad, pudo salir junto con seis funcionarios hacia el Líbano el viernes pasado. La embajada está ubicada muy cerca de la sede diplomática de Estados Unidos y en el mismo barrio donde se dice que vivía el presidente Al-Assad y su familia.

En forma simultánea a la salida de Ahuad y con ayuda de los Cascos Blancos, la Argentina pudo retirar del territorio sirio a unos 25 argentinos. Los llevó a todos a Beirut en un clima de desesperación y angustia.

Se estima que hay en total unos 250 argentinos registrados en el consulado en Damasco como residentes, y de todos ellos quedarían no más de 100 en Siria. El resto se fue retirando por su cuenta o emigró de emergencia en el operativo montado por la Cancillería.

"La evacuación fue exitosa, ahora atendemos casos individuales que puedan aparecer", comentó a LA NACION desde Beirut un diplomático argentino que viajó de urgencia con otro equipo de la Cancillería para rescatar a los argentinos que estaban varados en Damasco junto con el personal de la embajada. Entre los casos que resta resolver está el de una familia de argentinos que ya tiene los tickets aéreos para salir mañana vía Beirut con destino final en la provincia de Tucumán.

La mayor parte de los argentinos evacuados tiene doble ciudadanía y muchos de ellos no tenían medios para salir de Siria.

"Los funcionarios permaneceremos en Beirut hasta nuevo aviso", añadió la fuente diplomática consultada. En otras palabras: la orden de la Cancillería es que la diplomacia regrese a Siria sólo cuando se detengan las bombas y los tiros.

Según pudo reconstruir LA NACION a través de cuatro fuentes del Palacio San Martín, la decisión de retirar al embajador Ahuad fue muy debatida y sólo se tomó una vez que el conflicto llegó a un nivel de "peligrosidad extrema", como lo calificaron.

En rigor, Ahuad reclamaba desde hacía, por lo menos, un mes y medio que se pusiera en marcha un operativo de evacuación de argentinos en Siria y del personal de la embajada. De hecho, el embajador argentino había trasladado su residencia a las afueras de Damasco como una medida de seguridad en junio pasado cuando se intensificaron los enfrentamientos entre los grupos rebeldes y los que responden a Al-Assad.

A su vez, la Argentina no había expuesto una posición clara en la comunidad internacional hasta el viernes pasado respecto de la situación en Siria. Ese día, por iniciativa de Arabia Saudita y de Qatar, la ONU emitió una dura resolución en la que condenó la violación de los derechos humanos por parte de Al-Assad.

La Argentina suscribió ese documento junto con otros 132 países. Sólo hubo 12 votos en contra de Irán, Rusia, China, Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia, entre otros.

De esta manera, por primera vez, el gobierno de Cristina Kirchner se enfrenta por el caso de Siria a la administración de Hugo Chávez y de Evo Morales, quienes trataban de mostrar una postura monolítica en América del Sur ante el régimen de Al-Assad (ver aparte).

Por otra parte, la Cancillería informó que un grupo de voluntarios de Cascos Blancos se desplazará al norte de Irak para contribuir al Plan Regional de Respuesta a Siria, que responde al Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.

Egipto mató a 30 islamistas en el Sinaí

EL CAIRO (DPA).- La fuerzas armadas egipcias lanzaron ayer un ataque aéreo contra refugios de islamistas en el norte de la península del Sinaí en el que murieron por lo menos 30 milicianos. El domingo pasado, un grupo desconocido atacó un puesto fronterizo egipcio, mató a 16 soldados, robó un vehículo blindado y penetró en Israel, donde fue abatido por sus fuerzas armadas. El incidente fue el más grave en la región desde la caída de Hosni Mubarak, en febrero de 2011. Desde entonces, la seguridad en ese sector fronterizo con Israel se deterioró dramáticamente, lo que elevó la tensión entre El Cairo y el gobierno de Benjamin Netanyahu.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?