El TC y el inoportuno cambio reglamentario

Roberto Berasategui
(0)
9 de agosto de 2012  

Es inadmisible que el reglamento técnico de una categoría se modifique en medio de una temporada. El Turismo Carretera cristalizó anteanoche una serie de cambios tras el dominio de los Chevrolet por sobre los Ford, característica que se potenció el domingo pasado, en los festejos de los 75 años de la popular categoría en un autódromo lleno, donde los cuatro autos que primero cruzaron la línea de sentencia correspondieron a la marca del moño.

Desde hacía un tiempo se olfateaba una modificación técnica. Las versiones se habían instalado en los boxes y el sábado, el presidente de la Asociación Corredores de Turismo Carretera (ACTC), Oscar Aventin, salió del bajo perfil y en una conferencia de prensa adelantó que no le iba a "temblar el pulso a la dirigencia si era necesario realizar cambios". Un anuncio informal de lo que se concretó el martes por la noche. La misma metodología que cuando ante un dominio abrumador de Juan Manuel Silva (Ford) se instaló en pleno campeonato la Copa de Oro o el ya conocido "playoff", que posibilitó la coronación de Guillermo Ortelli (Chevrolet).

Desde la próxima fecha, el 26 de agosto, en Paraná, los Ford contarán con una cilindrada más generosa (pasarán de 3110cc a 3210 cc) y 30 kilos menos en el peso total del Falcon (de 1290, como tienen los Chevrolet y Torino, a 1260, y los Dodge bajaron a 1275 –además de un nuevo ángulo de inclinación en la parrilla superior–).

¿Por qué estos cambios en este momento? Tras la carrera de Entre Ríos, el TC desarrollará la Copa de Oro, con 5 fechas a todo o nada. ¿Qué pasará si un piloto de Ford se escapa en ese petit torneo que define la corona? ¿Cómo se pone marcha atrás a una decisión que de por sí es inapropiada por el sólo hecho de ser inoportuna?

Los representantes de Chevrolet sostienen que en la actualidad no hay estructuras consolidadas para los pilotos de Ford y que por ello se dio el balance favorable para los primeros.

En 75 años, las polémicas por el reglamento han sido parte del folklore de la rica historia del Turismo Carretera. Y con el autódromo lleno tras la promoción gratuita, quizá los dirigentes se sientan respaldados para virar el timón hacia donde les guste. Pero al margen del color y la tradición, las reglas claras garantizan la confiabilidad que tanto cuesta poseer y que muy fácilmente suele devaluarse.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?