Subtes: dictaron la conciliación obligatoria

La reanudación de los servicios depende de los metrodelegados
Pablo Tomino
(0)
10 de agosto de 2012  

Después de una jornada de duras negociaciones para ponerle fin al paro de seis días en los subtes porteños, la Subsecretaría de Trabajo de la ciudad dictó anoche la conciliación obligatoria en el conflicto. La reanudación de los servicios, a última hora, dependía de que los metrodelegados la aceptaran.

Al conocerse el anuncio formal de la conciliación, los delegados del subte dijeron que iban a poner a consideración de una asamblea el levantamiento de la medida de fuerza. En el mediodía de ayer, el gobierno de la Ciudad había reunido, a instancias de un fallo de la jueza porteña Patricia López Vergara, a la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (Agtsyp), a la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y a la empresa concesionaria Metrovías, para acercar las partes y negociar un acuerdo.

Tras siete horas de reuniones, los metrodelegados, al no encontrar respuesta a sus reclamos salariales, habían decidido extender la medida por otras 24 horas. Sin embargo, después de las 22, el subsecretario de Trabajo de la ciudad de Buenos Aires, Ezequiel Sabor, dio a conocer el texto de la resolución conciliatoria. "Teniendo en cuenta que la jueza López Vergara nos habilitó para interceder en este conflicto dictamos la conciliación obligatoria", dijo.

En diálogo con LA NACION el funcionario del gobierno macrista agregó que la medida "la debería haber tomado el Ministerio de Trabajo de la Nación, pero bueno, eso no sucedió".

Casi al mismo tiempo en que Sabor daba a conocer la novedad, en la Casa Rosada, el secretario general de los metrodelegados, Roberto Pianelli, se encontraba reunido con el ministro del Interior, Florencio Randazzo; el jefe de Gabinete nacional, Juan Manuel Abal Medina, y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada.

Por la tarde, las negociaciones para levantar el paro se efectuaron en distintas oficinas de la Subsecretaría de Trabajo porteña: los metrodelegados, con Segovia y Pianelli como representantes, mantuvieron la posición más dura y combativa, mientras que Roberto Fernández (secretario general de la UTA), que días atrás resolvió levantar una medida de fuerza tras una negociación en la que intervino el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, se mostró más permeable a los acuerdos, según dejaron trascender las fuentes consultadas por LA NACION.

Según se pudo reconstruir, en las negociaciones, la empresa Metrovías manifestó que no estaba en condiciones económicas ni financieras de responder a los reclamos salariales. Incluso, como acercamiento, la firma había suspendido las 30 intimaciones que había enviado a sus empleados para que retomaran las tareas.

La jueza Patricia López Vergara, en tanto, explicó que había dictado "como medida precautoria" la orden para que el gobierno porteño convocara a una mesa de negociación a los trabajadores y a Metrovías. "Esas conversaciones, dijo, de ahora en más, ya están fuera de la órbita judicial y seguirán el camino administrativo."

A su vez, y a instancias de un amparo judicial presentado por la legisladora kirchnerista María José Lubertino, el fiscal porteño Federico Villalba Díaz le solicitó a la jueza López Vergara que ordene el inmediato restablecimiento del servicio de subterráneos.

Villalba Díaz es uno de los fiscales que integran un equipo ad hoc creado por el titular de la Fiscalía General de la Ciudad, Germán Garavano.

Los cruces políticos, como de costumbre, se multiplicaron desde temprano. Randazzo le respondió con dureza al jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, al sostener que sus "agravios" lo "tienen sin cuidado". El ministro del Interior aseguró que "el ingeniero Macri apela al agravio porque no le asiste ninguna razón". Y agregó: "La Ciudad no sólo debiera hacerse cargo del subte, sino también rendir cuenta de lo que ha hecho con el fondo permanente para la red de subterráneos que dispone la ley 23.514 sobre el ABL, y que es de 2700 millones por año", dijo.

Un rato antes, Macri adjudicó a la "irracionalidad y la intransigencia de la presidenta" Cristina Kirchner el paro del subte y sostuvo que Randazzo "miente o es muy ignorante" por haber sugerido que su gestión no utiliza los fondos creados por una ley de 1987 para financiar obras del subterráneo. "Se están haciendo las ampliaciones de las líneas A, B y H. Buenos Aires quiere ayudar a la presidenta de la Nación y tiene vocación para llegar a un acuerdo, pero el gobierno nacional no puede traspasarnos un subte que está quebrado", aseguró Macri.

En tanto, la Dirección General de Rentas de la ciudad indicó que la ley 23.514 a la que se refirió Randazzo establece el Fondo Permanente para la Ampliación de la Red de Subterráneos, que se conforma con un 10% de lo recaudado en concepto de patentes sobre vehículos en general y un 5% de lo recaudado como impuesto inmobiliario. "Estos conceptos significarán, para 2012, $ 174 millones, por el primer concepto, y $ 60,4 millones, por el segundo. Esto hace un total de $ 234,4 millones tal cual está expresado en el presupuesto aprobado para 2012", indicaron desde Rentas mediante un comunicado.

Mientras todo eso ocurría, miles de personas volvían a sufrir a la hora de volver a casa desde el centro.

Al cierre de esta edición, en tanto, nadie podía asegurar el funcionamiento del servicio de subterráneos durante la jornada de hoy. Julio Conte Grand, procurador porteño, fue más que cauteloso: "Se dictó la conciliación y las negociaciones seguirán mañana (por hoy) desde las 10".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?