Francis Pisani, un explorador en el mapa de la vanguardia tecnológica

El periodista francés se embarcó en 2011 en una travesía singular: recorre el planeta buscando aquellos lugares en los que se están produciendo las innovaciones que nos cambiarán la vida, para demostrar que la creatividad surge cuando un "ecosistema social" la incentiva
Gastón Roitberg
(0)
20 de agosto de 2012  

Es uno de los más renombrados analistas de las nuevas tecnologías. Autoproclamado periodista independiente -dice que hasta el punto de hacer de ello una filosofía-, Francis Pisani tiene 69 años cronológicos, pero su espíritu aventurero lo transforma en un hombre al que le sobra energía. Es un profesional de origen francés obsesionado con el impacto que producen las nuevas tecnologías en las vidas de las personas.

Para demostrar que la innovación siempre tiene que ver con un movimiento social que vincula personas con experiencias y horizontes diferentes, se embarcó en un proyecto complejo y fascinante a la vez: dar dos vueltas al mundo para mostrar cuáles son los polos tecnológicos en los que se está fabricando el futuro de la humanidad. A estas alturas de su viaje, que empezó en septiembre de 2011 en México (34 ciudades de todos los continentes y más de 200 contactos personales) dice desde su casa-estudio parisino que son "ecosistemas como un complejo juego de ensamblajes tecnológicos y encuentros humanos" los que permiten poner a disposición de la sociedad nuevos productos, procesos o servicios.



Ver Una vuelta al mundo de la innovación tecnológica en un mapa más grande

"Se lo había propuesto a algunos medios hace cinco años, pero entendí que nadie me podía financiar una aventura semejante. Después de vivir 15 años en Silicon Valley comprobé que estaba perdiendo algo de su brío. Y llegué a la hipótesis de que dentro de diez años las innovaciones vendrían en gran medida desde fuera de Estados Unidos y Europa, y no solamente de la India y China. Por eso me decidí a organizar este viaje por los cinco continentes", cuenta a La Nacion.

Después de muchos años de soñar, el dinero para financiar la aventura apareció a través de la publicación de sus historias en medios tradicionales ( Le Monde , El País , Clarín , El Universo de Guayaquil), conferencias sobre nuevas tecnologías y el desarrollo de un libro con el apoyo de la Fundación Telefónica. "Existen los periodistas que trabajan para una marca, los freelance y una nueva categoría en la que me encuentro en este momento: el periodismo emprendedor, que es una mezcla de todo lo anterior", describe.

Después de una larga charla con su hija sobre el futuro, ella lo convenció de que era el momento de embarcarse en la aventura, a la que llamó "La vuelta al mundo de las TIC. Winch5", por " wave of innovation and change on 5 continents", u "ola de innovación y cambio en los cinco continentes". ¿De qué se trata el proyecto? Es una apasionante travesía que se está narrando en tiempo real a través de un blog ( http://unpasomas.fundacion.telefonica.com/winch5 ) y que está llevando a su autor a dar, en un año y ocho meses (con una interrupción de 10 meses por cuestiones de salud) y más de treinta etapas, dos vueltas al mundo en las que analiza el uso y el impacto de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y los medios sociales en la vida cotidiana. El itinerario comenzó en Brasilia y terminará en Estados Unidos. Todavía le restan más de 10 ciudades.

Hace muchos años que Pisani es usuario de blogs, redes sociales y diferentes dispositivos tecnológicos. Fue colaborador de más de cien medios de todo el mundo, entre ellos, el mexicano Reforma , el francés Le Monde y el español El País , en el que su columna "Desde el Pacífico", en la sección Ciberpaís , permitía tener información de primera mano sobre los avances que se producían en las grandes bases de innovación del planeta.

Pisani tiene un objetivo que lo obsesiona: quiere descubrir dónde nacerán en un futuro próximo las innovaciones, si la tecnología que se impone es el fruto del encuentro de experiencias humanas y qué condiciones deben reunirse para que florezcan estos nuevos centros de experimentación. Su idea es ofrecer herramientas para comprender lo que ha denominado la "geografía líquida de la creatividad y la apropiación", en la que la tecnología tiene que adaptarse a diferentes culturas para satisfacer, fundamentalmente, necesidades humanas.

El espíritu emprendedor

"La primera lección es que el espíritu emprendedor está en absolutamente todos los lugares, y no me refiero sólo a las grandes ciudades", cuenta Pisani, y agrega: "Pero hace falta tiempo para crear un ecosistema que permita que salgan cosas que tengan un valor para el mercado o la comunidad internacional. Es probable que el ritmo de las innovaciones sea un poco más lento del que imaginábamos".

Para el periodista, uno de los principales hallazgos como centro de innovación es Nairobi, Kenya. "Es un lugar de un dinamismo increíble. Allí hay una comunidad de emprendedores, activistas y geeks que están haciendo maravillas, como, por ejemplo, Ushahidi , un programa de mapas basado en crowdsourcing que es utilizado por más de 25.000 lugares en el mundo."

Pisani también se sorprende por otras experiencias comprobadas en su viaje. Por ejemplo, de Recife -en el nordeste de Brasil- rescata a un grupo de profesores que logró transformarla en la tercera tecnópolis del país, después de Río y San Pablo. También quedó impactado por sus vivencias en otros países que ya formaron parte de su itinerario: "En Ghana hay un emprendedor que lanzó una gran compañía para facilitar la venta de productos africanos de pequeñas empresas por la Web. Y en Estambul hay una persona que quiere inventar una moneda que funcione off y online . También debo mencionar el caso de un israelí que es el padre de muchas tecnologías que usamos a diario". Pero uno de los grandes hallazgos del periodista se localiza en la India. "Allí conocí a un señor que está tratando de introducir en una cadena de cafés mesas con una tecnología de pantallas táctiles que permiten comunicarse y comprar productos. Su misión es transformar la noción de tomar café en otra experiencia."

Buenos Aires no quedó fuera de su agenda, ya que visitó Globant, la compañía desarrolladora de software fundada en 2003 por argentinos, que hoy es un caso de éxito a nivel internacional. "Es un ejemplo para observar con atención. El 90 por ciento de su facturación está en la región norte y el 80 por ciento de sus trabajadores está en el Sur", detalla Pisani.

Una de las cuestiones más recurrentes en diferentes países es la falta de apoyo económico para empujar las buenas ideas. Para este obstáculo, Pisani tiene la fórmula y la comparte en un artículo de El País: "Para salir del aludido bloqueo es menester, casi siempre, un logro espectacular (teniendo en cuenta el contexto local preexistente) que consiga, por un lado, que la gente entienda que en el campo de las tecnologías de la información se puede triunfar con una buena idea y, por el otro, que vale la pena invertir en ellas. Tampoco hace falta ser Google o Facebook, pero sí alcanzar cierto tipo de éxito, como IndiaGames en Bombay -recomprada en 2011 por Disney-, o ICQ en Tel Aviv -readquirida en 1998 por AOL-".

¿Cuáles son las principales diferencias entre Silicon Valley y los nuevos manantiales de ideas? El periodista no tiene una respuesta precisa: "No se puede crear una copia del centro tecnológico californiano por dos grandes razones: hace falta mucho tiempo y es difícil tener en un mismo espacio universidades, capital de riesgo, ayuda gubernamental y diversidad multicultural". No es posible lograr la confluencia de esas cuatro condiciones en tiempos cortos, sostiene, y muchas veces el capital que está en los polos tecnológicos alternativos no se utiliza para inversiones de riesgo.

Las vueltas alrededor del mundo tecnológico dejan algunas conclusiones parciales, de acuerdo con la visión de Pisani: hay gente dispuesta a invertir en TIC fuera del Silicon Valley "para desarrollarse, para enriquecerse o para lograr sacudir el mundo". Pero este movimiento lleva tiempo porque para el periodista los ecosistemas "se comportan con la complejidad de un ente vivo", que requiere que confluyan diferentes elementos. "Si bien gobiernos y legisladores pueden crear condiciones para que las tecnologías emerjan, en ellos no reside la capacidad de crearlas. Les toca a los emprendedores promoverlas. Y son todos diferentes entre sí porque, por naturaleza, respiran al ritmo de la sociedad que los rodea", argumenta Pisani.

En su blog, escrito en español, francés e inglés, publica crónicas multimedia del viaje y vivencias de su contacto directo con culturas diferentes, siempre con la mirada puesta en las transformaciones tecnológicas y sociales. "Soy la historia que relato", afirmó en el primero de sus artículos.

QUIEN ES

Nombre y apellido: Francis Pisani

Edad: 69 años

Columnista emprendedor:

Es periodista, docente en temas de nuevas tecnologías y usuario habitual de dispositivos y redes sociales. Fue colaborador de más de cien medios del mundo en esa temática, entre ellos, Reforma, Le Monde y El País.

Mapa de la travesía:

Ya recorrió 34 ciudades para detectar innovaciones tecnológicas que registra en su blog. Hasta principios de octubre visitará Ho Chi Minh, Singapur, Manila, Hong Kong, Shanghai, Pekín, Seúl, Tokio, San Francisco, Boston y Nueva York.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?