Suscriptor digital

Stephen Bishop, el hombre con destino de FM

Personaje: el músico presentará mañana, en el Coliseo, esas canciones que consagraron las emisoras de frecuencia modulada.
Adriana Franco
(0)
18 de agosto de 1999  

El músico y compositor norteamericano Stephen Bishop está en Buenos Aires para presentarse mañana, a las 21, en el teatro Coliseo. Viene desde Los Angeles y, asegura, esta vez lleva bastante bien el jet lag. A pesar de que algunos conversadores le impidieron dormir bien en el avión. "Por suerte tenía mi juego de Super Mario Land, que no sólo me entretiene, sino que me mantiene los dedos ágiles", cuenta.

Bishop es conocido por sus álbumes solistas, pero también por las canciones suyas que ha grabado gente tan variada como Art Garfunkel, Barbra Streisand, Pavarotti, Eric Clapton, David Crosby y Phil Collins. De casi todos se ha convertido, además, en amigo, cosa entendible en cuanto comienza a conversar, y las anécdotas surgen una tras otra.

Recientemente, cuenta, estuvo en el casamiento de Phil Collins, en Suiza. "Estaban Eric Clapton, George Martin, muchos amigos. Terminamos tocando, claro. Yo canté "On and On", pero luego vino Phil y me pidió que hiciera "Separate Lives", el tema mío que grabó él. A mí no me parecía la mejor canción para una boda, porque habla de amores rotos. Pero insistió y dijo que a su esposa también le gustaba, así que se la canté".

No es la única vez en su vida que se ha convertido en mensajero de canciones para otro. "Hace unos cuantos años me llamó Eric Clapton desde Australia. "Oye Bish, te tengo que pedir un favor -me dijo-, podés llamar a Patti por teléfono y cantarle una canción." El pedido era extraño, seguramente había tenido una pelea con ella, que por entonces era su novia. Pero lo hice. La llamé y le canté "Careless", que me pareció la más indicada."

"Careless" es también el nombre de su primer álbum, editado en 1976, en el que colaboraron Clapton, Art Garfunkel y Chaka Khan y que estuvo nominado para los Grammy. Aquí se escuchó mucho esa canción y también "Little Italy", del mismo álbum.

Buscando las canciones

Su carrera musical comenzó con el grupo The Weeds, en plena adolescencia, en San Diego. "Pero a los 17 años decidí irme a Los Angeles, a pesar de los llantos de mi madre. Estuve dando vueltas seis años, esperando una oportunidad. Y también escribí muchas canciones horribles hasta que logré hacer alguna buena.

"Horribles, te aseguro, cosas como "A Hair in my Enchilada" ("Un pelo en mi enchilada") o "Flying in your Lips" ("Volando en tus labios"). Hasta que una chica me rompió el corazón y comencé a escribir canciones de amor."

También recuerda, en aquellos años duros, haber tocado la guitarra para un pianista transexual. "Era una mujer, pero técnicamente era un hombre -dice-. Me pagaba muy bien y fue una gran experiencia tocar en esos bares de lesbianas. También formé parte de una banda que andaba por la ruta, actuando en casinos y cosas por el estilo." Su descubridor fue Art Garfunkel, quien, luego de escucharlo, grabó dos de sus temas en el álbum "Breakaway", de 1976.

Además de sus seis álbumes (el último, "Blue Guitar", es de 1996), Bishop ha trabajado intensamente haciendo canciones para películas, entre ellas, "Tootsie", "Animal House", "Roadie" y "The China Syndrome", y hasta realizó una breve aparición en "The Blues Brothers", aquí llamada "Los Hermanos Caradura".

Ahora acaba de terminar una nueva que le encargaron para la película "Ann and the King" (basada en el musical "El rey y yo") y que, asegura, lo tuvo a maltraer durante un mes y medio. "No es fácil escribir una canción de amor para una secuencia donde sólo bailan y se miran; no se dan un beso, no pasa nada. Hasta tuve pesadillas; dos veces me desperté en medio de la noche, transpirando y diciendo: "¿Cuál es el ritmo? ¿Cuál es el ritmo?". Mis amigos se reían, porque la gente tiene pesadillas por cosas serias, no por pavadas como ésta."

Cada tanto pronuncia alguna palabra en castellano, que aprendió de su madre, hija de españoles. "Pero son cosas negativas, como estúpido , o bobo , o cállate la boca . No son muy útiles para vivir. Siempre estoy pensando en aprender, porque mi mucama también habla español y no nos entendemos. Le pido que lave los vidrios y se va al supermercado."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?