Suscriptor digital

Sos mi hombre: una nueva historia de amor

Mañana, a las 21.30, se estrena por El Trece la nueva tira de Pol-ka, una comedia romántica para pelear en el competitivo horario central
Natalia Trzenko
(0)
20 de agosto de 2012  

Cualquier seguidor de las tiras de Pol-ka sabe, o debería saber, que las historias de amor que se cuentan en ellas siempre empiezan en la lluvia. No importa qué época del año sea o qué tono tenga el relato, en un programa de Pol-ka para que haya amor también debe haber lluvia.

Entonces si la lluvia es amuleto para el romance, Sos mi hombre está bien encaminado. Tal vez sea por eso que, a pesar del día gris que amenaza con tormentas modelo apocalipsis bíblica en los amplios estudios de la productora en Don Torcuato, todo el mundo está contento como si fuera primavera. Quizá porque acá ya grabaron escenas del fin del mundo para Herederos de una venganza y pasaron por el final anticipado de Lobo y ahora están más que listos para empezar de nuevo, para dejar atrás el melodrama de aquel éxito y la fantasía de aquel fracaso, para contar otra cosa. Y nadie está más preparado para cambiar de rumbo y alivianar el tono que Luciano Castro.

Video

"Me moría de ganas de hacer comedia. Si bien me siguen llamando galán, puedo hacer algo distinto del culebrón que venía trajinando. La telenovela tiene sus reglas, una forma en el decir que, aunque suele ser muy subestimada, es muy difícil de realizar. A mí me cuesta horrores hacer un melodrama. Por eso fue un alegrón enterarme de que íbamos a hacer una comedia", dice el protagonista que sigue incómodo cuando se trata de ocupar ese lugar de la cara a los medios. Busca y busca eufemismos para evitar hablar desde el punto más destacado de la marquesina y, sin embargo, ahí es donde está, ahí fue donde dos sucesos, como Valientes y Herederos de una venganza lo pusieron y ahí fue donde Adrián Suar lo fue a buscar para adelantar esta ficción, pensada originalmente para 2013, cuando los planes no salieron según lo esperado. Claro que más allá de los vaivenes de la TV, de los imprevistos y los tiempos que se estiran y se acortan como si se tratara de un sueño -a veces una pesadilla-, la historia de Sos mi hombre ya estaba lista para empezar a armarse hace más de un año. En aquel tiempo, por acá todavía había un viñedo y un pueblo llamado Vidisterra creado con el mismo trabajo y detalle de realización con el que ahora se construyó una estación de bomberos, con plaza y estatua de homenaje incluida, un gimnasio barrial, una mansión y todos los decorados que de tan realistas parecen no serlo. Si hasta los pastelitos y medialunas del bar de mentiritas están barnizadas para que nadie se entusiasme y les dé un mordisco. Un mundo de ficción que, cuenta Castro, le llegó de sorpresa. Casi un regalo anticipado de Navidad y Reyes.

"Cuando faltaba poco para terminar las grabaciones de Herederos de una venganza, Suar me dijo que tenía una gran sorpresa para mí, un regalo. Era este personaje: Ringo", recuerda el actor. Aquel día, el productor le contó entera la historia de este hombre, un ex boxeador y bombero voluntario, un tipo que sobrevive haciendo changas, con más batallas perdidas que triunfos, más caídas que tropezones. Pero que igual sigue adelante. "Este tipo es un tango caminando", resume Castro, y al verlo haciendo una escena en "su" casa, se confirma la melancolía del muchacho. Viejas ediciones de El gráfico con boxeadores en la tapa, un cuadro del otro Ringo, Bonavena, casetes en el escritorio y un bombero loco -de esos que se usaban en tándem con las bombitas de agua en Carnaval-, todos los elementos cuentan la historia del hombre que ahora le está diciendo a Camila, la chica que le gusta, "no soy un tipo elegante para hablar". Casi disculpándose por sus carencias -otra vez el tango-, cuando ella llega para explicarle su propia historia triste. Esa que él ni sospecha que la bella pediatra que interpreta Celeste Cid podía tener.

"Camila pertenece a una familia de clase casi alta, pero hace su propio camino. Empieza trabajando en un hospital, pero no la tienen en cuenta y se va. Es una persona que no cede, que no quiere estar en lugares que no le parecen correctos, quiere un mundo más justo, y eso me copa de ella", cuenta Cid, que con este personaje cumple con varios regresos: a la TV después de la internación del año pasado y a la tira, que no hacía desde Resistiré en 2003.

"De aquella época a ahora, maduré mucho, como actriz y como persona. En ese momento, hacía un personaje que tenía casi 30 años y yo tenía 19. Había algo forzado en ese punto. Por supuesto que uno puede actuar otras edades que no sean las que tenés, pero los años te ponen más firme. En aquel tiempo, padecía mucho más el ritmo de la tira, todo me parecía una tragedia. Ya no. Este programa, esta historia, tiene una energía donde las cosas no son demasiado serias; en realidad, se elige contar las cosas difíciles sin que sean dramáticas. Un tono más cercano a como pasan las cosas en la vida", dice Cid, con una sonrisa y una tranquilidad que contagian. Entre risas se acuerda de que a veces sueña con los personajes de la tira y de una escena que ya grabó en la que su personaje, tan responsable y noble, se transformará en graciosa torpeza asistida por una botella y los sentimientos que tiene por ese hombre, Ringo, que no es Diego (Ludovico Di Santo), el tipo con el se supone que está a punto de casarse.

Sobre el cuadrilátero

Parece esa consigna de la infancia, el sueño del pibe vuelto tira de ficción. "¿Qué querés ser cuando seas grande?" pregunta alguien, y un chico contesta "bombero", y otro dice "boxeador", pero siempre hay alguno que sueña un poquito más que los otros y se anima al combo: "bombero y boxeador". Ese es Juan José "Ringo" Di Genaro, un hombre que creció entre el recuerdo del padre y el hermano boxeador, y la fantasía de un triunfo que se quedó en el gimnasio del Club Boxing Delta. Un espacio que parece tan detenido en el tiempo como él. "Añora lo que no fue", explica de su personaje Castro, y algo de los sueños de la ficción escrita por Leandro Calderone se mezclan con los propios. Lo del bombero nunca se le ocurrió, pero el boxeo... "Es un sueño que todavía tengo vigente. Ya no para dedicarme a eso, mi vida pasa por otro lado, más allá de que tengo un gimnasio y paso mucho tiempo con boxeadores. De hecho, Suar me va a llevar a Las Vegas a ver la pelea de "Maravilla" Martínez con César Chávez Junior", dice el actor, bien cerca del grabador para que el mensaje le llegue a su jefe, y decida si: "Me echa o me invita". Se ríe el actor, aunque todo indica que habla muy en serio.

Una combinación de liviandad y honestidad brutal que parece compartir con su personaje. El tipo que, con los guantes puestos arriba del ring o a puño limpio abajo, pelea por tener una vida mejor de la que tiene. Un plan que no siempre se concreta. Casi nunca, en realidad. Pero no importa porque si hay algo seguro es que él va a seguir peleando. Es que de eso se trata Sos mi hombre , la nueva comedia romántica de Pol-ka que llega después del melodrama, de la fantasía y de la tormenta. Y que siga lloviendo porque es tiempo de volver a enamorarse.

UN ELENCO PARA DAR PELEA

  • GIMENA ACCARDI

    Brenda

    La hermana mayor de Camila sufre un grave trastorno psiquiátrico que complicará la vida de la protagonista y su relación con Ringo.
  • EUGENIA TOBAL

    Gloria Calazan

    Es la ex mujer de Ringo, la madre de su hijo Santino, que lo abandonó por el Turco Nasif, su eterno rival, cuando perdió su lugar en el boxeo.
  • LITO CRUZ

    Manuel Ochoa

    El jefe del cuartel de bomberos del Delta es un hombre sociable que defiende a los suyos, especialmente a su hija Eva (Luz Cipriota).
  • JOAQUÍN FURRIEL

    Turco Nasif

    Logró superar una historia de carencias y dificultades para convertirse en campeón de boxeo, pero su pasado lo transforma en una persona difícil.
  • GABRIEL GOITY

    Oscar "Oso" Villar

    El hijo de uno de los fundadores del club sueña con entrenar a un campeón. Todo cambiará cuando una boxeadora, Rosa (Jimena Barón), llegue al club.
  • RAÚL RIZZO

    Iván

    Empresario exitoso y hombre de grandes ambiciones, es el padre de Brenda y Camila, con la que le costará establecer una relación fluida.
  • GONZALO VALENZUELA

    Alejo Correa Luna

    Apasionado del boxeo, decide estudiar abogacía por presiones familiares, pero siempre vuelve al club. Es el mejor amigo de Ringo.
  • Guido Guevara, un campeón de visita por el ring

    Hay personajes que, aunque ya no estén, siguen ahí, en algún lugar entre la pantalla y el espectador. Recordados siempre, aunque pasen los años y otros intenten ocupar su lugar. Tal vez uno de los más representativos de ese grupo de criaturas notables de la ficción sea Guido Guevara, aquel farolero, tierno y bruto boxeador en decadencia que interpretaba Osvaldo Laport en Campeones, la tira que se emitió entre 1999 y 2001. Así, aunque Sos mi hombre ponga menos énfasis en la persecución de la gloria en el ring de la que ponía Campeones, esta nueva ficción parece el vehículo adecuado para que el irrefrenable Guevara haga su reaparición en pantalla. Y así será. Aunque todavía no quieran revelar los detalles de su aparición lo cierto es que Osvaldo Laport volverá a calzarse los guantes para interpretar al hombre que conquistó al público hace más de doce años con una combinación de fuerza y vulnerabilidad inolvidable.

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?