Suscriptor digital

Tragedia de Once: "Los sobrevivientes tenían el poder de hacer tambalear a Cristina, pero lo evitaron"

Graciela Mochkofsky, autora de Once
Graciela Mochkofsky, autora de Once Crédito: Planeta
En su libro "Once, viajar y morir como animales", la periodista Graciela Mochkofsky investigó las causas y las responsabilidades de la tragedia que terminó con la vida de 51 personas; rescata la actitud de las víctimas y afirma: "Es un milagro que estos trenes no choquen todo el tiempo", asegura
Víctor Pombinho
(0)
22 de agosto de 2012  • 07:56

Tras un intensa investigación, la periodista Graciela Mochkofsky acaba de lanzar su libro Once, viajar y morir como animales , en el que analiza las causas y las responsabilidades de la tragedia ferroviaria en la Línea Sarmiento, que le costó la vida a 51 personas y de la que hoy se cumplen 6 meses.

¿Cómo fue ir a buscar los testimonios?

Yo decidí hacer este libro la semana siguiente del choque. Empecé a ir a hablar con los deudos y los sobrevivientes y me encontré con que todos querían hablar. Fui a algunos hospitales, porque había gente internada. En el caso de los familiares estaban con las muertes muy frescas y aún así fueron muy generosos. En el libro hay una porción muy pequeña de las historias que recogí. Yo quería en la primera parte, que cada testimonio contara un aspecto del accidente. Elegí los que mostraban los aspectos más interesantes: el caso de Carolina, la chica del kiosco que ve venir el accidente antes de que ocurra; Fabio, el pasajero que puede contar el choque desde adentro; la historia de Natalia, que queda sepultada debajo de un montón de personas y es la última en ser rescatada; la historia de Federico y Alfredo, una historia de heroísmo y optimismo; la de Darío, la víctima fatal que llama por teléfono en el momento del accidente y queda grabado el ruido. Y la historia de Lucas Menghini, la víctima 51 , que fue encontrada días después.

¿Por qué tardaron tanto en encontrar a Lucas ?

"A nadie se le ocurrió buscar donde estaba Lucas"

A nadie se le ocurrió buscar donde estaba Lucas, en la cabina de conducción del cuarto coche. Cuando llegan, se encuentran con que en seis metros había 100 personas atrapadas y concentraron el esfuerzo durante 5 horas en sacarlas. Durante este proceso, y cuando terminan, los bomberos y los funcionarios recorren el tren por adentro y como no ven a nadie no se les ocurre buscar ahí. Al lugar donde estaba Lucas no se puede entrar por adentro del tren. El entró por la ventanilla, que quedó del lado de las vías. Dicen que no se les ocurrió.

Igual la gente viajaba ahí.

Esas cabinas tendrían que haber sido desarmadas. Durante mucho tiempo fueron un problema para TBA porque como los trenes no tienen baño la gente las usaba como si lo fueran. Como dijo Ricardo Jaime , había mierda en los vagones. Entonces las cerraron por dentro pero dejaron las ventanillas abiertas. En los casos en que la ventanilla quedaba del lado del andén era muy fácil entrar por ahí. Y como en el horario pico no hay lugar, era habitual que los más jóvenes entraran ahí. Se había hecho un hábito.

¿Cuál fue la actitud de los familiares de las víctimas?

Siempre se negaron a ser manipulados políticamente, fueron tentados a marchar contra el Gobierno y no lo hicieron. No querían ser usados políticamente, entendían que no era su función. También se negaron a cualquier tipo de violencia. En estos sobrevivientes estaba el poder de hacer tambalear al gobierno de Cristina Kirchner, y en parte su comportamiento evitó esto.

¿Cómo es la historia de la foto que se filtra, la de la masa humana ?

Es una foto tomada con un celular, por lo cual la resolución es baja. No quedó judicialmente aclarado quién la tomó, pero según lo que yo pude reconstruir lo hizo una paramédica que entró a ayudar a sacar heridos. La foto original se colgó en una página que se llama "Amigos del SAME". Y un bombero, que no estuvo en el rescate, la colgó en su página de Facebook. Este bombero tiene muchos seguidores y un blog de rescate y ahí se volvió viral. Al bombero le costó 20 días de suspensión. En el SAME niegan que haya sido así y el nombre de la enfermera nunca trascendió. Es un testimonio impactante.

"Hay una responsabilidad directa del conductor, que no frenó"

A fin de cuentas, ¿quiénes son los responsables de la tragedia?

Hay distintos grados y niveles de responsabilidad. En primer lugar, hay una responsabilidad directa del conductor, que no frenó. Lo que está probado es que el tren tenía tres de sus cinco sistemas de frenos anulados y uno disminuido, no tenía velocímetro, llevaba casi el triple de pasajeros que hubiera tenido permitido llevar en buen estado -que por cierto no lo estaba-, que tenía 50 años, que había superado hacía 20 su vida útil y debió haber sido vendido como chatarra, que circulaba sobre vías que la mayor parte del tiempo no permiten ir a más de 40 kilómetros por hora, porque tiene riesgo de descarrilar como pasó luego con el Mitre, y una larga sucesión de etcéteras que ponen el contexto.

Dicho todo esto, el conductor fue frenando normalmente, como lo hacen estos choferes acostumbrados a superar obstáculos todo el tiempo, y cuando llega a la punta del andén, unos 200 metros antes de chocar, él deja de frenar. Los frenos funcionaban mal, pero funcionaban. Si hubiera seguido aplicándolos hubiese frenado. Hay 39 segundos inexplicados e inexplicables, que sólo él sabe qué pasó.

Hay varias explicaciones que se descartaron. El juez Bonadío acaba de pedir que se vuelva a hacer el examen de epilepsia , porque es algo que podría explicar lo que pasó. Pero aún si se probara que tiene epilepsia, es imposible de probar que haya tenido un ataque en ese momento. Y además él lo niega. Lo que sí se puede decir es que él deja de frenar pero no pierde la conciencia, porque en el momento del choque se alcanza a parar, se levanta y por eso queda atrapado por las piernas.

¿El no da ninguna explicación?

Sí, él dice que los frenos no funcionaban y eso está probado que no es cierto . Esa es la responsabilidad de un individio con todo el marco que estoy explicando. En realidad, estos trenes son un milagro que no choquen todo el tiempo. Los maquinistas están acostumbrados a prever todo lo que va a salir mal. Si viniera un maquinista del Primer Mundo, que está costumbrado a un tren que funciona, moriría gente todo el tiempo. Y de hecho hay accidentes todo el tiempo, de otro tipo, o más leves .

Con el descarrilamiento del Mitre recordé lo que funcionarios del área y expertos me dijeron: que hace años estaban esperando un gran accidente y que la mayoría pensaba que iba a ser un descarrilamiento con una enorme cantidad de muertes, porque una de las peores cosas del sistema es el estado de las vías. Es la tomenta perfecta: no funcionan las vías, no funcionan los frenos, no hay velocímetro, los trenes son demasiado viejos, no los arreglan como deberían, los mecánicos no tienen herramientas...

"TBA cobró miles de millones en subsidios y mantuvo todo como estaba"

Eso lleva a la segunda responsabilidad, la más evidente y la más flagrante: la de la empresa TBA, que hace 17 años había tomado el control de un servicio porque supuestamente estaba en decadencia y para mejorar la seguridad, la frecuencia y la comodidad de los pasajeros. En la línea Sarmiento todo estaba mal por la crisis a la que la habían llevado varias décadas de desatención estatal. Pero TBA, que cobró miles de millones en subsidios, mantuvo el sistema como si no hubiera estado administrado por una empresa privada, como si siguiera administrado por el Estado quebrado de los años 80, cuando en realidad venimos de 10 años de crecimiento económico.

Y la tercera responsabilidad es la del Estado, que no sólo dejó de controlar y no sancionó a la empresa por no cumplir el contrato de concesión, sino que además hizo algo peor, continuar el sistema creado por Carlos Menem, por el cual se les dio una enorme cantidad de ventajas a los concesionarios y casi ninguna obligación.

Néstor Kirchner llegó al Gobierno pensando en cambiar el sistema, pero no lo hizo y a partir de 2005 directamente les entregó a los empresarios Roggio, Romero y Cirigliano el control de la política ferroviaria de la zona metropolitana.

Todos esos millones y millones en subsidios, ¿adónde fueron? Porque a los trenes no.

Sólo sobre la gestión de Ricardo Jaime hay 24 causas judiciales que investigan distintos episodios de sobreprecios, de dádivas, de dinero que salía del Estado, iba a los concesionarios y volvía en parte como coimas a algunos funcionarios. Y por otro lado, la falta de registro de dónde fue a parar un montón de ese dinero sobre el cual no se ha rendido cuentas.

Pareciera que el dinero va directamente a la ganancia del empresario

Bueno, cuando los Cirigliano toman los ferrocarriles tenían sólo dos empresas de colectivos. Y por su expansión a nivel internacional en estos 17 años, con empresas en Perú, España, Estados Unidos, Qatar, y además, micros en Argentina, es fácil inferir adónde fue el dinero. A los trenes no fue.

¿Cambió algo después del accidente?

Cambió algo y no cambió nada, depende de cómo lo veas. Hoy es tan probable como el 22 de febrero a la mañana que se produzca un choque y haya 51 muertos, o 100. De hecho, ha habido otros muertos en los pasos a nivel. Cuando yo estaba terminando el libro murieron dos mujeres jóvenes en Ciudadela cuando se incendió el auto en el que viajaban al ser embestido por un tren .

Pero desde el poder político ha habido cambios que no se pueden negar, porque sería injusto. Se le quitó la concesión a TBA , el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, perdió el cargo , lo que no había pasado con el accidente del colectivo 92 en el barrio de Flores , la secretaría de Transporte cambió de área (del ministerio de Planificación a Interior) y hubo un replanteo institucional. Cambió el responsable político que la había manejado durante los últimos 10 años (Julio De Vido) y se tomó una medida esencial, la creacion de un ente tripartito entre Nación, Ciudad y Provincia , aunque ya fracasó por la pelea entre el Gobierno, Scioli y Macri.

Y después hubo dos medidas centrales, que en el mediano plazo podrían evitar que haya más accidentes: empezó el soterramiento del Sarmiento, que tendría que haber estado listo antes de que muriera la gente en el accidente de la línea 92 y empezó el cronograma de reparación de vías. Es un montón de dinero, que estuvo pero no fue ahí. Yo soy escéptica de que esto se termine porque ahora el Gobierno tiene más problemas financieros que los que tuvo hasta ahora. Pero se está haciendo, por eso no hay trenes los domingos, ni a la noche.

Pero los subsidios millonarios se siguen repartiendo entre los empresarios.

Y no sólo eso, sino que ahora no se reparten entre cuatro sino entre dos grupos empresarios: Roggio y Romero. Lo que es evidente es que el sistema no funciona. No se entiende por qué hay empresas privadas que lo único que hacen es cobrar un subsidio, llevarse un montón de dinero y pagar salarios. Kirchner llegó al poder con el proyecto de reestatizar los trenes pero no lo hizo por una serie de cuestiones políticas y porque, se puede sospechar, terminó conviniendo más el acuerdo con los empresarios.

También convenía que la gente pagara un boleto barato...

Bueno, eso es muy importante. Todo tiene una complejidad. Para Kirchner, más importante que reestatizar, cuando recién asumió, cerca de la crisis de 2001, era congelar el boleto, que no hubiera despidos y subir el salario de los ferroviarios.

¿La plata de los subsidios alcanzaba para tener trenes en buenas condiciones?

Sí. Es terrible que hayan tenido que morir 51 personas para llamar la atención sobre esto.

"Bonadío procesaría a tres decenas de personas"

¿Y la investigación de Bonadío como está avanzando?

Este mes Bonadío dictaría su primera serie de procesamientos. Según todas las versiones, da la impresión de que él está buscando también esos tres niveles de responsabilidades y sería un procesamiento masivo de tres decenas de personas .

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?