Oyarbide sigue la pista del Proyecto X

Buscó datos en Campo de Mayo por la causa sobre el plan de Gendarmería
Hernán Cappiello
(0)
1 de septiembre de 2012  

El juez federal Norberto Oyarbide inspeccionó ayer oficinas de la Gendarmería Nacional instaladas en Campo de Mayo, donde encontró computadoras utilizadas para almacenar información de inteligencia interna al amparo del programa Proyecto X, que está bajo la mira judicial.

Oyarbide aterrizó en Campo de Mayo en un helicóptero acompañado de sus colaboradores. Fue al Centro de Reunión e Información de la Gendarmería.

Allí –dijeron fuentes judiciales a LA NACION–, encontró cuatro computadoras que no estaban conectadas en red e informes sobre determinadas personas, en los que se mencionaban datos personales y actividades.

Expertos en computación analizaron si en esas máquinas había registros relacionados con integrantes de las organizaciones sociales y sindicatos opositores que se presentaron como querellantes en la causa, por considerar que fueron víctimas de espionaje y persecución ideológica por parte de la fuerza de seguridad.

El fiscal del caso, Gerardo Pollicita, pidió al juez hacer copias de esa información para ser analizada y que se dejara una consigna en el lugar.

El Proyecto X es un software de la Gendarmería Nacional mediante el cual se conformó una base de datos con información relacionada con movimientos sociales. Organizaciones sociales dijeron que los datos allí guardados eran vinculados con otras bases dedicadas a registrar movimientos de inteligencia criminal (narcotráfico, terrorismo y delitos comunes), con lo que se utilizaba la información para imputar falsamente a opositores políticos.

La Gendarmería reconoció que recababa información, pero dijo que lo hacía a pedido de los jueces.

Después de la denuncia, la computadora principal y las subsidiarias donde se reunía la información del Proyecto X fueron decomisadas por la Justicia, que ordenó realizar peritajes sobre la información allí guardada. Hoy el Proyecto X está paralizado, dijeron altas fuentes judiciales a LA NACION.

Oyarbide se trasladó desde Comodoro Py 2002, en Retiro, en un helicóptero que partió desde un playón de la Fuerza Aérea lindante a los tribunales, y regresó de la misma forma a su despacho.

La abogada Myriam Bregman, querellante en la causa, afirmó: "Lo ocurrido hoy [por ayer] es un hecho muy importante: el allanamiento de una sede de una fuerza represiva por estar sospechada de espionaje ilegal". Agregó que "estuvimos meses esperando esta medida y cada día de demora fue tiempo ganado por los investigados para borrar pruebas".

La abogada Bregman cuestionó la decisión del juez Oyarbide de hacer participar de los peritajes sobre los elementos secuestrados en allanamientos anteriores realizados en el edificio Centinela "a dos miembros de la Gendarmería, uno de la SIDE que cuenta con identidad reservada y sólo un perito oficial". Rechazó el juez el pedido para que los gendarmes no intervengan en el estudio.ß

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?