Suscriptor digital

Ciccone: otro aporte extraño y millonario

Antes del escándalo, el segundo de Vandenbroele y ex gerente del Macro depositó $ 5,4 millones; el banco lo reportó, pero sin su nombre
Hugo Alconada Mon
(0)
5 de septiembre de 2012  

El vicepresidente de la ex Ciccone Calcográfica , Máximo Lanusse, depositó cerca de $ 5,4 millones en efectivo en una cuenta de la sociedad The Old Fund, semanas antes de que estallara el escándalo alrededor del vicepresidente Amado Boudou, confirmaron a LA NACION fuentes familiarizadas con la ruta del dinero que financió a la nueva imprenta.

Con crema, por favor. El 10 de abril, LA NACION descubrió a Alejandro Vandenbroele en un bar Starbucks, en Retiro. Su compañero de mesa era su número dos en Ciccone, Máximo Lanusse
Con crema, por favor. El 10 de abril, LA NACION descubrió a Alejandro Vandenbroele en un bar Starbucks, en Retiro. Su compañero de mesa era su número dos en Ciccone, Máximo Lanusse Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

Lanusse completó la operatoria a principios de este año. Lo hizo en cuatro depósitos sucesivos cercanos a $ 1,2 millones -las primeras dos veces-, trepó a $ 1,3 millones la tercera ocasión y orilló los $ 1,7 millones la última vez que se presentó en las oficinas del Banco Macro para engrosar la cuenta del fondo.

Se desconoce el origen de ese dinero. Ex gerente del propio Macro, Lanusse vive en un departamento que alquila en Recoleta, y tras la intervención de la ex Ciccone por el Gobierno informó a sus amigos que necesita encontrar otro trabajo para solventar sus gastos.

La operatoria de Lanusse encendió las alarmas del sistema antilavado del Macro, que optó por enviarle un reporte de operación sospechosa (ROS) a la Unidad de Información Financiera (UIF), donde se acumuló al llamado "expediente Boudou".

Pero ese ROS tuvo varias particularidades. Entre otras, que vinculó a Vandenbroele y a The Old Fund con la operación. Pero omitió a Lanusse.

El reporte del Macro evidenció otro rasgo al menos singular. Se emitió un par de meses después de que se completaron los depósitos y sólo luego de que la Justicia abrió una investigación penal contra Boudou, su socio José María Núñez Carmona y Vandenbroele, sospechado de actuar como supuesto testaferro del vicepresidente.

Así, incluso la posición del Macro en sí quedó bajo la lupa. Más aún desde que se señala a su presidente, el banquero Jorge Brito, como uno de los supuestos financistas detrás de la nueva Ciccone.

La acción de Macro desató, a su vez, un efecto inmediato en un segundo banco, el Santander Río, que emitió otro ROS por The Old Fund, que opera una cuenta con Vandenbroele y Lanusse como sus clientes, según verificó LA NACION.

LA NACION consultó al Macro y al Santander durante las últimas semanas; Brito declinó la solicitud de una entrevista, en tanto que el Santander indicó que no podía confirmar o desmentir la existencia de un ROS por tratarse de un rubro en esencia confidencial.

Los $ 5,4 millones que depositó Lanusse en el Macro, en tanto, aparecieron en un momento bisagra para The Old Fund. Entre agosto y noviembre de 2011, había cobrado $ 13 millones del Frente para la Victoria (FPV) por la impresión de las boletas para las elecciones primarias y presidenciales, según reveló Clarín este domingo. Y sólo el 16 de abril de este año la nueva Ciccone firmó el contrato con la Casa de Moneda para la impresión de los billetes de $ 100 por $ 9,6 millones por mes.

Sin embargo, entre la impresión de las boletas y de los billetes, The Old Fund continuó a cargo del pago de los salarios y aportes provisionales de los trabajadores, como también de las deudas de la ex Ciccone, incluidas las pendientes de pago con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Para afrontar esos vencimientos necesitaba más de $ 4 millones por mes, y el dinero que aportó Lanusse resultó providencial.

Más por ventanilla

Lanusse, no obstante, no fue el único que apareció por ventanilla para depositar millones de pesos. Antes se sumó el propio Vandenbroele. También, un empleado histórico de la ex Ciccone, Marcos Espejo Candia, con otro depósito por unos $ 2 millones.

La actuación de Espejo Candia resulta llamativa. En plena campaña electoral figuró como el receptor del cheque no a la orden por 2.949.502 pesos para la ex Ciccone que emitió el FPV por la impresión de las boletas para la fórmula Cristina Fernández de Kirchner-Amado Boudou. Lo curioso es que cuando se presentó en el banco, no lo hizo con el cheque, sino, también, con dinero en efectivo. Cash.

LA NACION consultó anoche a Espejo Candia, pero el empleado de la ex Ciccone cortó la llamada en cuanto se le preguntó de manera directa sobre el millonario depósito en efectivo en el que figura.

Así, el origen de los cerca de $ 50 millones con los que Vandenbroele y Lanusse sostuvieron a la ex Ciccone continúa en las sombras. Incluye depósitos en efectivo, aportes de la Cooperativa de Crédito Marítima del Sur –a la que se vincula, también, con Brito mediante las operaciones de descuento de cheque en el Macro–, y sociedades y más fondos vinculados con el empresario Raúl Juan Pedro Moneta, entre otros.

De todos modos, el yerno de Nicolás Ciccone, Guillermo Reinwick, que sirvió de enlace con Vandenbroele y con el socio de Boudou, Núñez Carmona, asumió la responsabilidad por toda esa trama societaria y los millones de dólares y de pesos que arribaron a las cuentas de The Old Fund . Así quedó explicitado cuando el 13 de junio pasado firmó un documento por el cual ratificó las gestiones de Vandenbroele de los últimos dos años.

El límite es Formosa

Sin embargo, la familia Ciccone dejó trascender que el límite para esa eventual cobertura de responsabilidad legal es el contrato con Formosa por el que The Old Fund cobró una comisión de $ 7,6 millones, el 21 de mayo de 2010, por un supuesto asesoramiento que brindó al gobierno de Gildo Insfrán para reestructurar su deuda, que se acordó con Boudou como ministro de Economía.

Por su parte, Lanusse también transmitió su preocupación a los Brito , padre e hijo –ambos llamados Jorge–, durante las semanas previas a la intervención de la ex Ciccone por el Gobierno. Les alertó que el panorama dentro de la empresa era cada día más preocupante y expuso críticas contra la forma en que actuaba Vandenbroele.

Desde el Macro, sin embargo, se distanciaron de Lanusse a medida que el "caso Ciccone" se convirtió en un escándalo político de proporciones crecientes. Hasta el punto de que indicaron que el otrora fiel empleado se había marchado del banco, y no por voluntad propia, aunque su hermano, Javier, aún trabaja al frente de una sucursal en Jujuy.

La versión que repiten los amigos de "Macho" Lanusse es muy distinta. A tal punto que aún hoy lo definen como "un hombre de Brito". Más aún, le adjudican al banquero haberlo enviado a Lanusse a la ex Ciccone para cuidar "su parte en el negocio", aunque se cuidan de aportar más detalles.

Ahora, tanto Reinwick como Lanusse ven con preocupación la situación. Entre otros motivos, según cuentan quienes los rodean, porque ciertos teléfonos dejaron de sonar. Y, peor aún, sus llamadas ya no encuentran respuesta.

La ruta del dinero de The Old Fund

Incluye sociedades, giros y contratos millonarios

La trama societaria

Desde mediados de 2010, la ex Ciccone incorporó a un fondo holandés y un prófugo de la justicia de Estados Unidos, luego a la firma uruguaya Dusbel y después a una norteamericana de responsabilidad limitada (LLC).

Danza de millones

Dos jueces –uno del fuero penal y otro del fuero comercial– investigan los cerca de $ 50 millones con lo que se financió el desembarco de The Old Fund en la nueva Ciccone.

Contratos y financistas

El 21 de mayo de 2010 ingresaron $ 7,6 millones del gobierno de Formosa en la cuenta de The Old Fund; en 2011 cobró del Frente para la Victoria por imprimir sus boletas, y este año, del Gobierno para fabricar los billetes de 100 pesos.

Del editor: qué significa.

Millones en efectivo. Controles laxos. Dueños anónimos. Así se edificó la empresa que el Gobierno decidió estatizar en pos de la "soberanía monetaria".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?