El adiós a Juan Carlos Zorzi

(0)
23 de agosto de 1999  

Con la muerte de Juan Carlos Zorzi, que se produjo anteanoche en esta capital, a los 64 años, debido a una enfermedad terminal, tal como lo informó ayer La Nación , no sólo se ha perdido a uno de los músicos relevantes de Buenos Aires, sino que además, toda la República ha quedado huérfana de uno de sus ignorados patriotas que con pasión, lealtad y verborrea hicieron de su vida la razón de ser para encontrar la auténtica identidad nacional. Compositor y director de orquesta, egresado de los conservatorios Nacional Carlos López Buchardo y Municipal Manuel de Falla, fue alumno dilecto de Gilardo Gilardi y recibió sólida formación de grandes maestros como Floro Ugarte, Alberto Ginastera, Juan Francisco Giacobbe, Erwin Leuchter, Teodoro Fusch y Mariano Drago, y en la Academia Santa Cecilia de Roma y la Academia Chiggiana de Siena, Italia, de Goffredo Petrassi y Franco Ferrara.

Además de su permanente vinculación con las principales orquestas sinfónicas del país (Nacional, de Rosario, de la Universidad Nacional de Cuyo y de Córdoba), dirigió en el exterior, fue responsable artístico del Teatro Argentino de La Plata y recibió distinciones especiales, como el Premio San Francisco Solano por su labor permanente en la difusión de la música argentina. Además, el gobierno de Italia le otorgó el título de Caballero de la Orden del Mérito, en reconocimiento a su labor artística en la ciudad de Rosario. Como compositor recibió numerosos premios nacionales y de entidades musicales del exterior.

La última alegría

Hace pocos días, Juan Carlos Zorzi, visiblemente disminuido por el mal que lo aquejaba, tuvo la alegría de recibir en el escenario del teatro Coliseo el diploma al mérito que lo galardonaba entre las cien mejores figuras de la música en la última década, otorgado por los Premios Konex. En su caso lo recibió dentro de la categoría de mejor compositor.

Precisamente en este campo fue donde su labor adquirió indudable relevancia, como queda demostrado al conocer el profuso catálogo de obras que lo tuvieron como creador. Entre ellas se destacan el Adagio elegíaco en memoria de Gilardi; las "Variaciones enigmáticas"; "Ludus", pera seis grupos instrumentales; el Quinteto para cuerdas con piano; la sonata para violín y piano; "Espejos", para cuarteto de cuerdas con contrabajo, flauta, clarinete, piano, clave y percusión;"Suite bailable"; "El pájaro carpintero" (canciones para canto y piano con textos de Leopoldo Lugones);"Preludio, adagio y final";"Danza para ahuyentar la pena" (ballet); el "Réquiem para Camila", un concierto para guitarra y orquesta; "Magnificat", para coro y orquesta; Tres piezas para cuarteto de cuerdas;"Música para calesita, para flauta, oboe, clarinete, fagot, corno, trompetas, violoncelo y percusión, Danza orgiástica", la música incidental parta la película "El gaucho" y las óperas "El timbre", "Antígona Vélez" y "Don Juan", las dos últimas estrenadas por el Teatro Colón.

Los restos de Zorzi recibieron sepultura ayer a las 11, en el panteón que Sadaic posee en el cementerio de la Chacarita.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios