Muertos y más violencia: las protestas ya llegan a todo el mundo musulmán

La indignación desatada por un video que parodia al profeta Mahoma se extendió a una veintena de países en África, Medio Oriente y Asia; fueron atacadas las embajadas de EE.UU. y también instalaciones de Alemania y Gran Bretaña
(0)
15 de septiembre de 2012  

EL CAIRO.– Las manifestaciones contra el video norteamericano que satiriza al profeta Mahoma se extendieron ayer a todo el mundo musulmán , con encendidas protestas en unos 20 países de Medio Oriente, el norte de África y Asia.

Ayer, los ataques, que desde el martes tenían como blanco a las embajadas norteamericanas, se ampliaron a instalaciones de otros países y dejaron por lo menos ocho muertos y decenas de heridos. La catarsis antioccidental llegó, a pesar de los llamados a la moderación de varios presidentes de la región, incluido el de Mohammed Morsi, de Egipto.

En Túnez, cuna de la "primavera árabe", tres personas murieron luego de que los manifestantes atacaran la embajada estadounidense y el Colegio Americano.

En Khartum, capital de Sudán, hubo, por lo menos, otros tres muertos. Allí las fuerzas de seguridad dispersaron con gases lacrimógenos a unas 10.000 personas que se dirigían a la embajada de Estados Unidos, luego de haber atacado la sede de Gran Bretaña e incendiado la de Alemania.

La turba alzó una bandera islámica negra en la sede diplomática alemana con una frase que decía: "No hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta". Dentro del edificio, destrozaron ventanas y muebles, que luego prendieron fuego.

La ola de indignación y furia por el video, que representa al profeta Mahoma como un sujeto sanguinario, codicioso y corto de luces, coincidió ayer con la llegada del papa Benedicto XVI al Líbano (ver aparte), donde también hubo una víctima mortal.

Grupos de manifestantes también chocaron con la policía en Yemen, donde una persona murió anteayer en desmanes frente a la sede diplomática estadounidense. Las protestas se repitieron ayer en Saná, la capital, aunque las fuerzas de seguridad locales pudieron contener a los cerca de 2000 manifestantes que permanecían en torno del edificio. La Casa Blanca ordenó anoche el despliegue de 50 marines para custodiar la sede.

En Irán, miles de personas, convocadas por el Consejo de Coordinación de la Propaganda del Irán Islámico, un organismo oficial, se manifestaron en Teherán y otras ciudades al concluir la oración al tradicional grito de "Muerte a Estados Unidos, muerte a Israel".

Horas antes, decenas de exaltados se habían concentrado frente a la embajada norteamericana en Yakarta al grito de "Muerte a Estados Unidos" y "Muerte a los judíos". Los manifestantes corearon consignas como "Estados Unidos es el responsable de la islamofobia en el mundo" y exigieron disculpas a Washington por el escandaloso film sobre Mahoma.

Manifestaciones de protesta similares también tuvieron lugar en otros países de mayoría musulmana, como Marruecos, Nigeria, Argelia, la India, Afganistán, Jordania, los territorios palestinos, Paquistán, Irak, Bangladesh y Turkmenistán.

La furia contra el film se vio alimentada en los últimos días por videos en Internet, redes sociales y predicadores, pero también por el boca a boca.

Los primeros incidentes sucedieron el martes, en coincidencia con un nuevo aniversario de los ataques del 11 de Septiembre contra Nueva York y Washington, cuando extremistas atacaron la embajada de Estados Unidos en El Cairo y el consulado de ese país en la ciudad libia de Benghazi, donde asesinaron al embajador Christopher Stevens.

Las protestas colocan al presidente estadounidense, Barack Obama, frente a una nueva crisis internacional a menos de dos meses de los comicios en los que buscará la reelección.

Libia cerró ayer su espacio aéreo sobre el aeropuerto de Benghazi temporalmente debido al fuerte fuego antiaéreo de islamistas que apuntaban a aviones no tripulados estadounidenses que sobrevolaban la ciudad, luego de que Obama se comprometió a llevar a la justicia a los asesinos del embajador.

"Seguiremos haciendo todo lo que esté en nuestro poder para proteger a los estadounidenses que trabajan en el extranjero, ya sea aumentando la seguridad en nuestros edificios diplomáticos, obrando con los países que tienen la obligación de asegurar la seguridad o diciendo sin tapujos que los que ataquen a norteamericanos tendrán que rendir cuentas", dijo Obama, en la base aérea Andrews, al recibir el cuerpo de Stevens y de otros tres funcionarios muertos en Benghazi (ver Pág. 6).

Al mismo tiempo, se repitieron los enfrentamientos con la policía cerca de la embajada en El Cairo –en cuyos alrededores fue hallado muerto un joven–, seguidos de una protesta en la que decenas de islamistas, entre rigurosos salafistas y miembros del ala más beligerante de los Hermanos Musulmanes, tomaron la plaza Tahrir, escenario de la revuelta contra el dictador Hosni Mubarak, al grito de "Alá es el más grande" y "Con nuestra alma y nuestra sangre defenderemos el islam".

La situación es especialmente delicada en Egipto , donde Morsi debe lidiar con las presiones de los elementos más radicalizados y defender la alianza con Estados Unidos.

Agencias Reuters, AFP y EFE

DEL EDITOR: cómo sigue. Para frenar esta ola imprevisible de odio se necesitará algo que hoy parece improbable: el esfuerzo concertado de gobiernos regionales y de líderes religiosos.

ADEMÁS

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.