Suscriptor digital

Cajas de seguridad: claves, fortalezas y debilidades del nuevo Código Civil

Fuente: Archivo
Especialistas consultados por LA NACION explican los alcances de la normativa; cuáles son los costos promedios de un mega mercado poco conocido; las listas de espera
Sol Amaya
(0)
21 de septiembre de 2012  • 03:03

Cada vez que ocurre un robo a cajas de seguridad de un banco aparecen las preguntas sobre los derechos y las responsabilidades de clientes y prestadores del servicio. No es un tema menor, teniendo en cuenta que se calcula que en el país hay unos 700.000 cofres alquilados, donde se resguardan aproximadamente unos 90.000 millones de dólares.

Actualmente, el contrato de caja de seguridad bancaria es "atípico", es decir, no está regulado por la ley. El proyecto del nuevo Código Civil establece por primera vez algunas cláusulas referidas a este tema.

En diálogo con LA NACION, especialistas analizan los puntos clave de la nueva normativa.

  • El límite a la responsabilidad bancaria.
  • El artículo 1414 del proyecto establece que "Es válida la cláusula de limitación de la responsabilidad del prestador hasta un monto máximo sólo si el usuario es debidamente informado y el límite no importa una desnaturalización de las obligaciones del prestador".

    Este es el punto que generó mayor polémica. "Toda nuestra jurisprudencia tiene dicho que una cláusula limitativa de responsabilidad en estos contratos bancarios, siempre desnaturalizan las obligaciones contractuales del banco, ya que lo que persigue el usuario es que le brinden un servicio profesional de seguridad- Esto pierde sentido si a la hora de incumplir el banco con este servicio, no se hace responsable más que hasta un límite que él mismo se pone arbitrariamente", explica Nydia Zingman de Domínguez, abogada y profesora de la UBA.

    Hoy, la mayoría de los contratos, en letra chica, establecen un límite al valor del contenido de una caja de seguridad de alrededor de 50.000 dólares. Sin embargo, tal como explica Marcelo Zárate CEO de ZonaBancos.com , "la experiencia mundial y casos recientes en nuestro país indican que las entidades financieras en muchos casos terminan entregando montos mayores, siempre que el cliente pueda justificar de alguna manera razonable el origen de los bienes". Esto se hace "a los efectos de disminuir el mayor riesgo reputacional que dispararía la disconformidad de los clientes afectados", que se sumaría al daño que ya sufrió un banco al ser robado.

    "Este es un tema no menor, considerando que el bien intangible más preciado de los bancos es "la confianza de sus clientes" y en muchas situaciones el retiro de dicha confianza puede acarrear a la larga problemas de liquidez y solvencia", añade.

    Por su parte, Guillermo LoCane, contador y autor de un blog de Perfil, considera que el nuevo código "pone entre la espada y la pared" al cliente. "Al determinar que el banco puede establecer un límite, por más de que este tenga que ser razonable e informado debidamente, pone al usuario en la situación de aceptar el límite o no contratar una caja", indica LoCane.

    Fuente: Archivo

    "Los bancos tienen el monopolio de este servicio. Si todos ponen límite, el usuario se va a ver obligado a elegir entre distintos topes, pero topes al fin", añade.

  • Los "casos fortuitos"
  • El artículo 1413 del proyecto, que trata de las obligaciones a cargo de las partes, establece que "el prestador de una caja de seguridad responde frente al usuario por la idoneidad de la custodia de los locales, la integridad de las cajas y el contenido de ellas, conforme con lo pactado y las expectativas creadas en el usuario.

    Según explicó el presidente de la Corte Suprema de Justicia , Ricardo Lorenzetti, esto significa una mayor protección al titular de la caja. "Pusimos ahí que el banco es responsable de la caja, del contenido y del edificio. Con esta norma se protege mejor al que tiene cajas de seguridad", dijo ayer en declaraciones a la prensa.

    El mismo artículo establece también que el prestador "no responde por caso fortuito externo a su actividad, ni por vicio propio de las cosas guardadas". Para El abogado Martín Paolantonio, este punto "aclara (o que ya la jurisprudencia había señalado: que sólo el caso fortuito externo a la actividad bancaria (por ejemplo, un terremoto) exonera al banco. No los robos, por más sofisticados que sean".

    Para otros especialistas, en cambio, esto podría llevar a los bancos a interpretar algunos robos como "casos fortuitos".

    "Es claro que, de esta manera, será mucho más difícil hacer responsable a los bancos en casos de siniestros por robo", indica LoCane.

  • El daño moral
  • Según explica Zingman de Domínguez, hoy la jurisprudencia establece que "No hay límite válido que pueda aducir un banco respecto a su obligación de indemnizar, reparando los daños, a la víctima del robo de su cofre bancario".

    Fuente: Archivo

    "Se reclama todo el contenido de la caja de seguridad robada, contra el banco que no brindó el servicio de "seguridad activa" así como el daño moral y psíquico y el lucro cesante; también los intereses entre que sucedió el delito y el pago que realice el banco cumpliendo una sentencia o una acuerdo previo ella", sostiene la abogada.

    En el nuevo proyecto, sostienen los especialistas, el reclamo de la reparación del daño moral podría quedar inhabilitado.

  • Las pruebas
  • El artículo 1415 establece que la prueba del contenido de la caja de seguridad puede hacerse por cualquier medio. Los especialistas coinciden en que este punto es un avance positivo, aunque de alguna manera la jurisprudencia ya lo estaba regulando, a partir de la aceptación de las "pruebas de indicio".

    La cantidad de titulares por caja

    El artículo 1416 del proyecto del nuevo código establece que "si los usuarios [de la caja] son dos o más personas, cualquiera de ellas, indistintamente, tiene derecho a acceder a la caja". Esto ya se da en la práctica.

    Costos promedios de una caja y listas de espera

    Según un relevamiento realizado por ZonaBancos.com , el costo anual promedio de una caja es de entre 2000 y 5000 pesos, dependiendo del tamaño.

    "Hay que tener cuenta que existen varias entidades financieras que ofrecen descuentos de hasta 30 % sobre estos valores para clientes de banca privada", aclara Zárate.

    El servicio de cajas de seguridad tiene una altísima demanda y, en muchos bancos, hay largas listas de espera. Según el relevamiento de ZonaBancos.com , esta espera puede ser de entre 6 y 18 meses.

    "En los último años varias entidades construyeron recintos para albergar más cajas de seguridad para tratar de atender la creciente demanda que existe sobre ese producto bancario", sostiene Zárate.

    Por otra parte, dice el CEO de ZonaBancos.com , "hay que destacar que la mayor parte de los depósitos en dólares que fueron retirados del sistema en los últimos meses quedaron dentro del mismo banco pero en las cajas de seguridad".

    ¿Qué debe hacer un damnificado por el robo de una caja de seguridad?

    Por: Sol Amaya

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?