Murió ayer el padre Lombardero

(0)
31 de agosto de 1999  

El padre José María Lombardero fue un sacerdote popular, que desplegó en la televisión su lenguaje llano, empapado de lunfardo, y sus cualidades histriónicas para hablar a fondo de Cristo y del Evangelio.

Murió ayer, a los 79 años, de un paro cardiorrespiratorio, en la parroquia San Juan Bautista Precursor, del barrio de Saavedra, que tenía a su cargo desde hace 42 años. Hace dos meses había pasado por una operación de triple by-pass, pero siguió su esforzado ministerio pastoral: el domingo había celebrado dos misas por la mañana y había bautizado, confesado y atendido a muchas personas.

Había nacido en el barrio de Coghlan, en 1920, en una familia de ocho hermanos. Su padre fue dueño de un bar, en un barrio de malevos y borrachos, recordaba. Era un cura que "tenía calle" y que evocaba a su familia como ejemplo de honestidad.

Entró en el seminario a los 23 años, cuando llevaba 6 años trabajando en el ferrocarril. Se ordenó en 1948. En 1952 fue a España, donde se diplomó en doctrina social.

Para la mayoría fue "el cura de la televisión", que enseñaba catequesis a los chicos, cantaba tangos y discutía con Raúl Urtizberea, sosteniendo la fe contra "El abogado del diablo". Pasó por varios canales. "Lo que me interesa es que la palabra de Dios llegue a la mayor cantidad de gente", decía.

Sus restos son velados en Alberto Williams 5923, donde hoy, a las 9.30, presidirá una misa monseñor Jorge Bergoglio. El entierro tendrá lugar en el cementerio Jardín de Paz.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios