Suscriptor digital

Moyano escenificó su ruptura con Recalde y lo calificó de "servil al poder"

Durante el debate en comisión del proyecto de ART, lo enfrentó con duras acusaciones; el diputado confirmó que ya no son amigos y que su líder es la Presidenta
Gabriel Sued
(0)
17 de octubre de 2012  

El delicado equilibrio que el diputado Héctor Recalde mantenía entre dos lealtades ayer saltó por los aires: Hugo Moyano, su jefe político de las últimas dos décadas, lo trató de traidor por su alineamiento con el Gobierno y le reclamó en la Cámara de Diputados que renunciara a la presidencia de la Comisión de Legislación del Trabajo.

"Creíamos que teníamos un hombre que respondía a los intereses de la CGT y de los trabajadores. Tengo que decir que no es así. No podés ser tan servil al poder y no responder a los trabajadores", le dijo Moyano, parado y a los gritos, en una reunión de la comisión que preside Recalde. Sentado a cinco metros de distancia, el diputado kirchnerista, que se vanagloria de ser abogado de la CGT durante los últimos 50 años, lo miraba con gesto tenso, pero sin inmutarse.

Lejos habían quedado los tiempos en que Recalde era la principal espada jurídica de la CGT y, contra viento y marea, defendía al líder camionero, que en 2011 llegó a sugerirlo como compañero de fórmula de Cristina Kirchner.

Después del encuentro, Moyano adelantó que no será más el asesor legal de la central gremial. Recalde, en tanto, aclaró que no quería polemizar con Moyano, pero manifestó que ya no son amigos y que su líder es la Presidenta. Dijo que con Moyano tiene "diferencias políticas" y que "no hay que hacer política partidaria cuando se trata de defender los derechos de los trabajadores".

Video

Acompañado por el consejo directivo de la CGT opositora, que aplaudía cada una de sus intervenciones, Moyano le recriminó a Recalde que la comisión hubiera emitido dictamen favorable al proyecto de reforma de la ley de Aseguradoras de Riesgo de Trabajo (ART). Elaborada por el Poder Ejecutivo, la iniciativa es fuertemente cuestionada por la CGT opositora, entre otras cosas, porque elimina la posibilidad de que un trabajador indemnizado por el sistema luego acuda a la Justicia.

"Héctor, vos me lo dijiste en más de una oportunidad, que si no se aprobaba lo que decía la CGT, renunciabas a la presidencia de la comisión", continuó Moyano, mirando directo a los ojos de Recalde.

Para justificar la puesta en escena, el líder sindical se mostró sorprendido de que el dictamen ya estuviera aprobado, algo que era de conocimiento público. "Invitarnos para decirnos que ya está todo cocinado es una falta de respeto a los trabajadores, y la historia los va a juzgar", arremetió, visiblemente alterado.

Aunque la sala estaba repleta, la escenificación del quiebre de la relación personal entre Moyano y Recalde capturó la atención de todos los presentes, que miraban atónitos. "Más allá de los calificativos, cuando se aprobó el dictamen, me pidieron que igual consultáramos porque había posibilidad de modificar la ley en el recinto", respondió Recalde, que recordó que él no había firmado el dictamen y que había presentado un proyecto propio en línea con una iniciativa de la CGT. Más tarde, aclaró que no votaría el proyecto del Gobierno.

No era la primera vez que Recalde había quedado entre dos fuegos. A diferencia de los diputados Omar Plaini y Facundo Moyano, él siempre optó por su lealtad a la Presidenta. La última vez fue en mayo, cuando faltó a la marcha de la CGT en la Plaza de Mayo. Pero, hasta ayer, la ruptura no había quedado expuesta tan claramente.

En la reunión, Recalde estaba flanqueado por los oficialistas Luis Cigogna y Roberto Feletti, presidentes de Legislación General y de Presupuesto, respectivamente, las otras dos comisiones que dieron dictamen al proyecto. Eran casi los únicos representantes del oficialismo que presenciaron la escena.

El fin de una vieja amistad

A Moyano y Recalde los unió la lucha por los trabajadores

LA METAMORFOSIS

  • De la CGT al mundo K

    Impulsado por Moyano, Recalde fue propuesto como posible candidato de fórmula de Cristina, en 2011. Dos años antes, había llegado a Diputados por el Frente para la Victoria
  • La inevitable fractura

    La pelea entre Moyano y el Gobierno empujó a Recalde a una definición. Intentó hacer equilibrio para mantenerse en la CGT, pese a tener a su hijo Mariano en Aerolíneas (y a su esposa en la Justicia). No lo logró
  • ADEMÁS

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?