Alerta en la ONU por los ataques a los periodistas

En una reunión en Ginebra, varios países exigieron a la Argentina mayor libertad de expresión
Martín Dinatale
(0)
23 de octubre de 2012  

La Argentina recibió ayer un aluvión de críticas internacionales en uno de los temas que más pregona Cristina Kirchner: la lucha por los derechos humanos. El escenario de los cuestionamientos fue un encuentro de las Naciones Unidas (ONU) en Ginebra, donde expusieron 62 países, muchos de los cuales objetaron al Gobierno por sus ataques a la libertad de expresión, resaltaron la falta de acceso a la información pública, la situación de tortura en las cárceles y la manipulación de datos de pobreza que realiza el Indec.

Si bien la Argentina cosechó los reiterados elogios por su política de condena a los militares que participaron en la dictadura, resultaron más fuertes las críticas y recomendaciones que se levantaron por otros temas que hacen a la defensa de los derechos humanos. El grupo de trabajo del Examen Periódico Universal (EPU), que se realizó en el marco del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, instó a la Argentina a tomar medidas para mejorar su estándar en derechos humanos. Todo indica que las críticas emitidas ayer al Gobierno por los diferentes países reunidos en Ginebra serán incluidas mañana en el informe final que emitirá el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Una amplia comitiva que encabezó el secretario de Derechos Humanos, Juan Martín Fresneda, defendió los juicios llevados adelante contra ex represores, hizo una extensa defensa de la ley de medios y de los planes sociales destinados a los pobres. Pero al parecer el informe de 25 páginas que elevó la Argentina y las palabras de Fresneda no resultaron suficientes para apagar tantas objeciones.

Entre las recomendaciones se destacó la creación de un mecanismo nacional para la prevención de la tortura y la promoción de la formación de los miembros de las fuerzas de seguridad del Estado en materia de derechos humanos. También se recomendó que se investiguen las denuncias de torturas cometidas en las cárceles argentinas y que se revise el actual sistema penitenciario.

Resultó significativo el reiterado reclamo por la libertad de expresión que hicieron los emisarios en la ONU de Alemania, Estados Unidos, Australia y España, entre otros países.

"Recomendamos reforzar las acciones en defensa de la libertad de expresión", expresó España, en su informe. A su turno, Alemania también mostró preocupación por la libertad de prensa, y Australia, por ejemplo, resaltó que sólo en lo que va de este año se registraron 161 ataques a periodistas. El delegado australiano sugirió que se tomen medidas para proteger a los periodistas.

No fueron las únicas objeciones sobre este tema. Estados Unidos mostró preocupación "por el ambiente en el que trabajan los medios".

En un intento por rechazar estas críticas, Fresneda refutó: "A quienes dicen que no se cumple con los estándares de libertad de prensa en la Argentina, les pido que atiendan o lean las tapas de los diarios de mañana [por hoy], que seguramente van a opinar de la exposición que acabamos de hacer aquí".

En relación con el acceso a la información pública, hubo un duro reproche de Bélgica, Canadá y Suiza, entre otras naciones, que reclamaron una ley de acceso a la información del Estado.

Sobre este tema, salió en defensa del Gobierno el director del Servicio Penitenciario, Víctor Hortel, quien aseguró que "nunca en la Argentina hubo tanto acceso a la información pública como con este gobierno", e hizo referencia al decreto de acceso a la información pública que sólo rige para el Poder Ejecutivo.

Las críticas al Indec no faltaron tampoco en el recinto de la ONU en Ginebra. Por ejemplo, Suiza cuestionó la manipulación de datos relacionados con los índices de pobreza.

Las denuncias de torturas en las cárceles argentinas mereció un llamado de alerta de España, Chile, la India, Gran Bretaña y Austria.

Sobre este tema, Paola García Rey, coordinadora argentina de Protección de los Derechos Humanos de Amnistía Internacional, que ayer estuvo en Ginebra, destacó a LA NACION que "la falta de una respuesta adecuada del Estado ante los casos de tortura en las cárceles y los elevados índices de mortalidad materna por falta de acceso a abortos seguros son los temas pendientes en materia de derechos humanos".

Los países presentes ayer en el foro de la ONU también instaron a Buenos Aires a hacer frente a la violencia de género, a facilitar el acceso a la Justicia de sus víctimas y a incrementar los esfuerzos en la lucha contra el tráfico de personas. A la vez, hubo reiterados llamados al Gobierno para incrementar la participación de las comunidades indígenas en la vida pública.

Consejos y objeciones

Unos 56 países se refirieron al caso argentino en la ONU

  • Libertad de prensa.

    Hubo duras críticas al Gobierno por la relación con el periodismo y la falta de libertades
  • Tortura en cárceles.

    Se mencionó la falta de respuestas del Estado ante las denuncias de maltrato en las cárceles
  • Acceso a la información.

    Exigieron que haya una ley sobre este tema para todos los órganos del Estado. Hoy sólo rige un decreto para el Poder Ejecutivo
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.