Tognoli se entregó, declaró y quedó detenido en Santa Fe

El ex jefe de la policía provincial negó lazos con el narcotráfico, acusación que le hace la justicia federal sobre la base de escuchas telefónicas
José E. Bordón
(0)
23 de octubre de 2012  

SANTA FE.- El ex jefe de la policía de Santa Fe Hugo Tognoli quedó detenido ayer al mediodía luego de realizar su descargo ante el juez federal N° 3 de Rosario, Carlos Vera Barros, que lo investiga sobre la base de escuchas telefónicas que lo vincularían con el narcotráfico y la trata de personas, bajo la imputación de "participación en tráfico de drogas". Se había entregado anteayer, poco antes de la medianoche, después de haber pasado todo el fin de semana prófugo de la Justicia.

La propia fiscal de la causa, Liliana Bettioli, y el defensor del ex jefe policial, Eduardo Jauchen, confirmaron que Tognoli negó todos los cargos por los que se lo acusa. Por orden del juez Vera Barros, el ex jefe policial permanecerá detenido en dependencias del aeropuerto internacional Islas Malvinas, en el barrio rosarino de Fisherton, bajo custodia de personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

Al término de la indagatoria, el defensor de Tognoli sostuvo: "Es bastante oscura la imputación que se le hace; ni yo puedo aclarar bien el tema. Está todo confuso. No hay elementos, pruebas". El letrado evitó precisar si en las próximas horas presentará un recurso judicial para obtener la libertad del imputado.

Tognoli se entregó el domingo , cerca de las 23, en la sede de las Tropas de Operaciones Especiales (TOE) de esta capital, y horas más tarde fue trasladado a Rosario.

La policía desplegó frente a los tribunales federales un operativo de distracción para desalentar fotos y videos del ingreso de Tognoli, quien accedió al edificio federal por una entrada lateral sobre la calle Alvear, custodiado por automóviles con efectivos federales y locales.

Cruce entre Bonfatti y Garré

Institucionalmente, el hecho parece asomar como uno de los más graves que enfrenta el gobierno del socialista Antonio Bonfatti. A los reproches de la oposición local se sumaron ayer cruces y aclaraciones entre la administración socialista provincial y el Ministerio de Seguridad de la Nación.

Primero, el gobernador reprochó en forma velada al Gobierno: "Nadie nos avisó que había una investigación sobre el jefe de la policía y esto nos causó un enorme dolor, porque nos podían haber prevenido de la situación".

La ministra de Seguridad, Nilda Garré, recogió el guante: consideró que Bonfatti "no debería desconocer su propia obligación de ejercer el control político sobre los cuerpos policiales", al tiempo que añadió: "Sorprende que asigne a terceros responsabilidades por nombramientos que realizó él mismo", como el mencionado Tognoli, a quien Bonfatti defendió porque "su foja de servicio sólo tenía una amonestación por llegar tarde".

Bonfatti también hizo público su descontento porque "la Gendarmería de Santa Fe" fue desplazada "al conurbano para cumplir con el Operativo Centinela".

Garré le respondió que los efectivos a los que aludía Bonfatti eran de los destacamentos móviles -y, por tanto, no radicados en Santa Fe- y agregó: "El Estado Nacional interviene, como en este caso, en delitos federales, a requerimiento de la Justicia y en la custodia de patrimonio de jurisdicción nacional, como por ejemplo rutas nacionales".

Otro capítulo de las acusaciones cruzadas entre la provincia y la Nación por inacción en el caso lo aportó el ex gobernador y ex candidato presidencial por el Frente Amplio Progresista (FAP) Hermes Binner: "El poder político no está vinculado al narcotráfico. Nos llama la atención cómo nos enteramos nosotros, por una escucha telefónica de hace un año, publicada por un diario de Buenos Aires. Nosotros queremos que se investigue hasta las últimas consecuencias y que podamos sacar alguna conclusión", señaló.

"Nos parece muy bien que esto se dé a conocer, pero es una pena que no se haya notificado al gobierno de Santa Fe. No es ninguna novedad de dónde viene la droga, por dónde llega a la Argentina y dónde se queda. Si queremos una fuerte política de control al narcotráfico hay que hacerlo en forma conjunta", reflexionó.

En tanto, la diputada provincial justicialista María Eugenia Bielsa -hermana de Rafael, director de la Sedronar- pidió que "se le saque el freno de mano a la investigación" sobre la presunta connivencia entre las fuerzas de seguridad y el narcotráfico en Santa Fe, y cuestionó la designación de Cristian Solá como reemplazante de Tognoli.

"La cúpula policial funciona como una unidad; si uno trabaja al lado de un policía como Tognoli y no se entera de lo que hacía, es grave, y si no lo sabe, es aun más grave. No tenemos que barrer la mugre debajo de la alfombra", opinó.

Los hechos investigados ocurrieron a partir de noviembre de 2011, cuando Tognoli era jefe de la División Drogas Peligrosas. Un fallo de la Cámara Federal de Rosario que ratifica la prisión preventiva del presunto vendedor de drogas Carlos Andrés Ascaini abona la hipótesis del presunto vínculo entre fuerzas de seguridad y narcos.

Una causa con ribetes políticos

  • Inicio lejano

    El caso comenzó a partir de escuchas telefónicas en noviembre de 2011, cuando Tognoli era jefe de Drogas
  • El estallido

    El viernes, cuando el diario Página 12 reveló el caso, Tognoli renunció y dijo que se pondría a disposición de la Justicia.
  • Desapareció

    Caída e indagatoriaCasi a la medianoche del domingo, Tognoli se entregó. Horas después, negó los cargos en su contra
  • ADEMÁS

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.