Marchas y contramarchas de Chávez

Controla áreas clave de la administración y prepara una purga sindical y de gobernaciones
Jorge Elías
(0)
3 de septiembre de 1999  

CARACAS.- Una marcha de trabajadores y otra del Partido Patria para Todos (PPT) irrumpieron ayer frente al edificio del Congreso, en donde no funciona el Congreso, sino la Asamblea Nacional Constituyente. ¿Qué querían? Reclamar la emergencia sindical, unos, y brindarle apoyo a Hugo Chávez, los otros.

"Vinimos a plantear la emergencia sindical porque es hora de terminar con el clientelismo de la Acción Democrática (AD) y el Copei en la administración pública y porque creemos que la Central de Trabajadores de Venezuela (CTV) debe cambiar", explicó a La Nación el secretario general de la Central Unitaria de Trabajadores de Venezuela (CUTV), Pedro Eusse.

La CUTV es una de las cuatro ramas en las que se divide el sindicalismo venezolano. La propuesta, entregada ayer al presidente de la Asamblea, Luis Miquilena, consiste en llamar a un referendum consultivo del cual participen todos los trabajadores, no sólo las cúpulas (llamadas cogollos).

Del otro lado del edificio, también frente a la verja, militantes del PPT expresaban, mientras tanto, su respaldo a Chávez y a la Asamblea. Un solo corazón. O lo mismo, en definitiva. "La Asamblea es el pueblo", dijo a La Nación un tal Brian, gorro celeste y azul.

La emergencia sindical es algo así como el correlato de las otras emergencias. O la emergencia, tras la emergencia, tras la emergencia, tras la emergencia:

  • La judicial derivó en la renuncia de la presidenta de la Corte Suprema, Cecilia Sosa; optó por el suicidio de la Justicia antes que por el asesinato, según sus palabras.

  • La legislativa derivó en la poda de facultades del Congreso.

  • La ejecutiva, atenuada ahora por la Asamblea, podría derivar en una purga de gobernadores y de alcaldes bajo sospecha. Pero, según Miquilena, no será tan drástica por ahora: "No vamos a cortar cabezas -dijo-. Nos acusaron de que los íbamos a freír, pero se les quedó la manteca sin calentar".

  • La sindical, impulsada ayer, podría derivar en la reformulación de toda la estructura gremial, dominada tradicionalmente por los partidos que se alternaron en las últimas cuatro décadas en el poder. El actual presidente de la CTV, Federico Ramírez León, pertenece a la AD, mientras que el secretario general, Carlos Navarro, es del Copei.

    Son tiempos de convulsión, con marchas, contramarchas y cambios vertiginosos en puntos clave, como la presidencia de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), columna vertebral de la economía. En el cargo, Chávez puso a Héctor Ciavaldini, colaborador cercano.
  • La movida, tildada de inoportuna por un editorial del diario El Nacional, provocó preocupación en círculos económicos, ya que, como sucedió con los poderes Judicial y Legislativo, ha sido otro paso hacia la concentración del poder en un solo puño.

    Economía en crisis

    La economía, abrumada por la recesión, recibe el impacto de las medidas que adoptó la Asamblea, donde los chavistas ocupan el 92% de las bancas: los bonos venezolanos caen en el exterior, los mercados acumulan pérdidas de más de un 5%, la inflación de agosto, con un consumo ajustado a la crisis, ha sido del 1,5% (13,5 en el año) y el desempleo oscila entre el 16 y el 20 por ciento.

    En este contexto, las inversiones argentinas rondan los 2200 millones de dólares, en especial en los sectores petrolero, energético y de telecomunicaciones. "Pero los empresarios no están preocupados -advirtió a La Nación el embajador Juan Carlos Viglione-. Nuestra gente está habituada a esto."

    Pero la crisis política influye en informes de analistas privados que ven como un peligro la excesiva acumulación de poder en manos de Chávez. Hablan de una contracción de la economía, a fin de año, de un 4 a un 8 por ciento.

    Al aumento de los precios del crudo debe Chávez que la situación no sea peor, mientras en política avanza un paso, colocando un hombre de confianza en Pdvsa, y retrocede otro, descafeinando la emergencia ejecutiva. La petrolera, de hecho, estaba libre de las sospechas de corrupción que afectan a casi toda la administración pública.

    Después de las marchas de los sindicalistas y del PPT, los chavistas de siempre ocuparon su lugar frente a la misma verja en la cual, el viernes último, hacían equilibrio los legisladores de la oposición que, finalmente, no pudieron entrar en el Congreso.

    El conflicto de poderes entre ese cuerpo y la Asamblea está en la Corte, pero voces del Congreso confiaron a La Nación que "todo indica que será congelado". Ello significa, según Henrique Capriles, presidente de Diputados, que la instancia siguiente sería la Organización de Estados Americanos.

    Pero algunas especulaciones indican que si Chávez apura el referendum de la nueva Constitución, con plazo hasta febrero, las denuncias podrían quedar en el freezer. Y, cual borrón y cuenta nueva, todo volvería a comenzar. Hasta su propia presidencia, con un mandato de seis años, no de cinco como ahora, y con la posibilidad de ser reelegido, vedada hoy en forma inmediata.

    Denuncian el apoyo de Irak

    DUBAI (AFP).- Irak financió la campaña electoral del presidente venezolano Hugo Chávez, afirmó ayer un diario árabe editado en Londres, que afirma citar a un presunto ex miembro de los servicios de inteligencia venezolanos. A cambio, Chávez deberá llevar a cabo acciones capaces "de irritar a Estados Unidos en América latina", según las revelaciones del coronel venezolano Claudio Torchetti, publicadas por el diario Asharq al-Awsat.

    El coronel afirmó al diario que Chávez cerró, en 1994, un acuerdo con un agente secreto iraquí con el que se reunió en Cuba.

    "El acuerdo prevé la financiación de su campaña electoral con fondos iraquíes, así como una coordinación en el campo petrolero y una cooperación en el de armamento", precisó Torchetti. "Irak debía, por ejemplo, contribuir a la financiación del movimiento revolucionario que opera en la jungla colombiana, comunicar a Venezuela sus conocimientos tecnológicos en el campo de las armas químicas y nucleares, así como en el sector de los misiles", añadió. "A cambio", Venezuela "debe empezar a irritar a Estados Unidos en América del Sur", afirma esa fuente.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?