Lázaro Báez: "No soy corrupto"

El empresario kirchnerista desmintió ser "multimillonario", aunque aceptó tener siete estancias propias y haber firmado importantes contratos con la provincia de Santa Cruz
(0)
31 de octubre de 2012  • 10:29

"No soy corrupto". Así, por la negativa, se definió el empresario kirchnerista de Santa Cruz Lázaro Báez, conocido por su estrecha relación con el fallecido ex presidente Néstor Kirchner. Además, negó ser "multimillonario", pese a que admitió tener siete estancias bajo su dominio y haber firmado jugosos contratos con el Estado provincial.

"Los que conocimos a Néstor sabemos que era transparente. Los que fundieron este país no son cuestionados", se defendió Báez ante radio Cadena 3, cuando lo interrogaron sobre su estrecha relación con Kirchner y variadas acusaciones por ser beneficiado con millonarias obras públicas.

Posteriormente le preguntaron si era corrupto. "Por supuesto que no lo soy. Tenemos controles fiscales de todos los colores y son mucho más severos para nosotros", aseveró.

Si bien trascendieron ayer, Báez realizó las declaraciones en una entrevista radial el sábado pasado, cuando homenajeó al ex mandatario en el mausoleo de Santa Cruz que él mismo mandó a construir.

En el reportaje, Báez admitió poseer varias estancias en su poder, como había informado LA NACION en septiembre. En su momento, la compra compulsiva de estancias, varias de ellas lindantes con el río Santa Cruz, se vincularon en la provincia con la construcción de las represas hidroeléctricas.

Desde 2006 en adelante, Báez compró 10 estancias que totalizan 200.000 hectáreas por las cuales pagó más de 28 millones de dólares, según declaraciones difundidas por allegados suyos.

"Compré las que quería comprar. No son tantas; son siete. No las compramos para inundarlas para la represa. Estamos apostando a la siembra directa en campos con semillas modificadas en Canadá", explicó.

Dueño de las firmas petroleras Epsur SA y Misahar SA, que firmó millonarios contratos públicos con el Estado provincial, Báez reparó sobre su situación patrimonial. "Que nos adjudiquen obras no quiere decir que seamos multimillonarios. A éstas obras hay que ejecutarlas", aseguró.

"En un programa dijeron que había ganado una obra de 900 millones. Es como si me hubieran pagado eso y me lo llevo a casa -se defendió-. A mí me adjudican una obra y después tenemos que empezar a trabajar. Nosotros no percibimos ni un peso si no certificamos las obras y éstas son controladas por los entes oficiales".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?