En Caliente: Eruca Sativa

Divididos las eligió como teloneras, David Lebón grabó con ellas: dos ex Lucila Cueva disparan su versión criolla de fem-rock; este sábado presentan su tercer disco en Vórterix
(0)
2 de noviembre de 2012  • 16:18

La carrera meteórica de Eruca Sativa incluye: tres discos en los últimos cinco años, un despegue en pleno boom del rock MySpace, una versión distorsionada de "Eleanor Rigby" como carta de presentación, un demo de cuatro temas, una gira mexicana y tres apariciones en el Cosquín Rock, donde juegan de locales. "Es el día más divertido del año, es como nuestro Día del Niño", se ríen Lula Bertoldi (voz y guitarra), Brenda Martín (bajo) y Gabriel Pedernera (batería) reunidos en los estudios Puro Mastering de Vicente López, donde Soda Stereo mezcló algunos de sus mejores discos. Hace dos años que se instalaron en Buenos Aires. "Nos fuimos viniendo de a uno y no nos arrepentimos", dicen ellos. "Estamos todo el día juntos y nos gusta la ciudad: no queremos volver a nuestras casas."

ORIGEN Se juntaron en noviembre de 2007 y, al mes de ensayar, debutaron en Casa Babylon en Córdoba. Gabriel venía de Tórax y las chicas se habían cruzado en un proyecto anterior, Lucila Cueva, con el que llegaron a tocar con La Renga en el Complejo Pajas Blancas. Tomaron el nombre Eruca Sativa de la denominación científica de las orugas. "Nos gustó por la transformación, esa cosa metamórfica que buscamos reflejar en nuestra música", dice Brenda. Desde entonces, han logrado ponerse bajo el foco de atención. Ganaron El Bombardeo del Demo, la clásica sección de bandas emergentes de FM Rock & Pop; fueron finalistas en el Mundial de Bandas del programa Banda Soporte y las eligieron como Mejor Grupo Nacional en la encuesta anual del suplemento Sí. En sus shows, se formó un grupo de seguidores que se autodenominan Salpicando Libertad (una frase de la canción "La carne"). "Nuestros shows son enérgicos porque somos así nosotros: nos gusta la diversión y la frescura arriba del escenario. No soportamos arrutinarnos."

SONIDO La base de sus canciones es el grunge, incorporado a través de Nirvana, Soundgarden, Stone Temple Pilots y, particularmente, Foo Fighters. "Lloré cuatro veces", cuenta el baterista cuando se acuerdan de los shows de la banda de Dave Grohl en el Quilmes Rock 2011. Por una cuestión más sanguínea, se identifican con tríos como Divididos, Carajo y Gran Martell. Y por razones geográficas, con grupos de otras provincias ("No nos gusta llamarlo «el interior»") como Sig Ragga, Científicos del Palo, Juan Terrenal, Parteplaneta y Todo Aparenta Normal. "Hay grupos tremendos en el under argentino, es un momento clave para la música del país", dicen. "Todos empujamos para que salga algo nuevo, tratando de creer que acá también se pueden hacer cosas buenísimas. La Argentina es una de las principales industrias exportadoras del rock en América latina: cuando fuimos a México, todos nos respetaban." ¿Algo para decir sobre el cuarteto cordobés? "Preferimos la cumbia santafesina."

LETRAS Luis Alberto Spinetta, Gustavo Cerati y el Indio Solari son sus autores favoritos. También escritores como Galeano, Cortázar y Nicolás Guillén. "Escribimos de una forma no tan masticada, buscamos que cada palabra tenga su musicalidad", explica Brenda. "Nuestros temas tienen un mensaje o un sentimiento concreto. Son letras paisajísticas, no nos sale contar historias", dice Lula. Ellas dos son el nervio compositivo de Eruca. "Buscamos siempre la canción, como un ente", coinciden.

CONTACTOS David Lebón grabó en uno de sus discos como invitado en la canción "Para ser", y Divididos los eligió como teloneros en su último show en el Orfeo Superdomo de Córdoba. "Abrir para ellos fue el sueño del pibe", confiesan. "Fueron muy generosos con nosotros, incluso pegamos onda con Catriel [Ciavarella, baterista del trío] y subió varias veces a tocar con nosotros después." Ahora que firmaron con Sony, van a ser soportes de Slash en el Teatro Vorterix, lugar que además eligieron para presentar su tercer álbum.

NUEVO DISCO Blanco, como los dos anteriores, fue parido en los MCL Records de Villa Ortúzar. "Somos medio kamikazes: ponemos la fecha de grabación y después empezamos a componer", dice Lula. "Nos encerramos dos o tres meses y nos ponemos a escribir, hacemos catarsis en la sala y vomitamos lindas melodías." Esta vez fueron más atrás con su GPS de influencias, buscando un gen más sabbathiano/zeppeliano. De hecho, el disco de cabecera durante la grabación fue el de los Them Crooked Vultures, proyecto que involucró a Grohl con John Paul Jones y Josh Homme de Queens of the Stone Age. "Siempre que entramos a grabar, tenemos algún álbum de referencia y estamos todo el día escuchándolo, nos ayuda para ver adónde ir con el audio", dicen. "Disco a disco encontramos otra faceta de la banda, tratamos de sorprendernos a nosotros mismos. Esta última fue una experiencia súper intensa. ¡Nos quedamos tan cebados que ya estamos pensando en el cuarto!"

Por Nicolás Igarzábal

Conocé más artistas En Caliente acá

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?