El arte del viaje literario

Pedro B. Rey
(0)
9 de noviembre de 2012  

Si no quedan ya rincones del planeta por explorar (la sospecha tiene al menos un siglo), la escritura bien puede tomar la posta del descubrimiento. Quizá por eso Siwa, revista-libro que reivindica el espíritu del memorable Richard Francis Burton, se define como "Biblioteca universal de literatura geográfica", sin acudir al rótulo, más previsible, de "literatura de viajes". En "Contra la buena costumbre de viajar", Salvador Gargiulo (uno de los editores, junto con Christian Kupchik y Héctor Roque Pitt) destaca a título personal "el placer por la letra muerta y la pura evocación". Siwa no es, por lo tanto, una revista de crónicas al uso, sino su reverso. Su espacio primordial es el tiempo. Así, entre sus abundantes escritos, pueden leerse ensayos sobre la moral del viaje (Kupchik) o sobre los faros marítimos (Ariel Dilon), una semblanza de Thomas Browne (Luis Chitarroni) o de Sarmiento como lector de Robinson Crusoe (Ernesto Romano), un homenaje al desaparecido escritor Raúl Rossetti (Gargiulo) o una consideración sobre viajeros que escriben (María Sonia Cristoff). "Encuentros con viajeros notables" reúne testimonios inéditos de autores ciudadanos del mundo como el holandés Cees Noteboom y Alberto Manguel.La exquisitez de Siwa se traduce también en ironía. Su impresión imita una publicación antigua. Los ejemplares, numerados, llevan en la contratapa la firma manuscrita de sus responsables. En tiempos de intangibilidad extrema, hay algo prodigiosamente clandestino en ese aura material.

Siwa

Librería Club Burton

112 páginas

$100

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.