Con aire a Hollywood, se presentó el film de Kirchner

Los gobernadores Scioli, Urribarri y Capitanich, parte del gabinete, diputados y artistas asistieron al Luna Park; la Presidenta grabó un mensaje desde El Calafate
Lucrecia Bullrich
(0)
18 de noviembre de 2012  

Hubo alfombra roja, tachos de luz con LED de colores, carpa VIP con sillones de cuerina blanca, arañas con caireles y canpés. Los invitados llegaron sin superponerse y hablaron amistosamente con la prensa. Las mujeres eligieron vestidos elegantes, varios largos. Los hombres, más relajados, combinaron saco y jean.

Fue la noche del preestreno de Néstor Kirchner, la película , que anoche se exhibió para militantes, gobernadores, ministros, legisladores y funcionarios en el Luna Park.

La sorpresa fue un mensaje grabado por Cristina Kirchner desde El Calafate, en el que agradeció a la directora del film, Paula de Luque.

A lo largo de 15 minutos, la Presidenta, siempre a punto de quebrarse por el llanto, repasó escenas de la película y anécdotas de su vida junto a Néstor Kirchner. "Recién me animé a verla ayer, acá [por El Calafate]. No quise verla en Olivos, a él no le gustaba Olivos", contó. "Y grabo este mensaje desde su escritorio, que está exactamente como él lo deió y así va a quedar", dijo enseguida.

Recordó, además, las "pocas veces" que Kirchner dejó que ella le escribiera sus discursos, entre ellas, la noche que Carlos Menem declinó su candidatura en 2003. "El discurso que dijo cuando se bajó el otro candidato", comenzó sin nombrar al ex presidente, "ése se lo escribí yo y él lo leyó porque sabía que no podía escapársele ni una palabra ni un gesto", relató.

Hacia el final, habló de la vida de Kirchner como una historia "en la que todo tiene que ver con todo" y remató: "Todo es una larga historia que no empezó con él ni va a terminar conmigo. Ésa es mi gran apuesta".

A partir de las 19.30 y durante casi una hora, por la alfombra roja, dispuesta sobre la calle Lavalle, pasaron todos. El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, que por la mañana había encabezado su propio acto por el Día de la Militancia, fue de los últimos en llegar. Dentro de la carpa ya estaban su vicegobernador Gabriel Mariotto y los mandatarios de Entre Ríos, Sergio Urribarri, y de Chaco, Jorge Capitanich.

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, llegó bien temprano, casi al mismo tiempo que el jefe del bloque oficialista en Diputados, Agustín Rossi.

Parado al pie de la alfombra y en el ingreso a la carpa, el diputado y productor de la película, Fernando "el Chino" Navarro, que ofició de anfitrión y saludó a cada uno de sus invitados. Fue uno de los oradores. Reconoció especialmente a Máximo Kirchner y dijo que hizo la película con "total libertad".

"No creo merecer los elogios de la Presidenta, pero se los agradezco", afirmó, en tanto, De Luque, antes de la proyección.

Estuvieron el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, y los ministros del Interior, Florencio Randazzo; de Seguridad, Nilda Garré; de Industria, Débora Giorgi, y de Educación, Alberto Sileoni, además del viceministro de Economía, Axel Kicillof , y el diputado Andrés "el Cuervo" Larroque, líder de La Cámpora.

Guillermo Moreno no se perdió la función. Fue el primero en saltar de su asiento cuando, ya dentro del estadio, Carlos Polimeni, a cargo de la conducción del "preestreno mundial", agradeció la presencia de los militantes y los saludó en su día.

Eufórico, el secretario de Comercio Interior arengó a todos para que cantaran de pie la marcha peronista. La canción terminó con los versos en el que se suma "a Néstor y a Cristina" a las figuras de honor del peronismo.

Y como corresponde a cualquier preestreno, no faltaron artistas. Por la alfombra roja desfilaron Julieta Díaz, Ester Goris, Virginia Innocenti y José "Pepe" Monje, entre otros.

Antes de la proyección cantaron Víctor Heredia y Lito Vitale. Los acompañó Facundo Nolasco, un joven jujeño a quien Kirchner le regaló un violín de Miguel Ángel Estrella en 2003.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?