Más allá del olvido, esa joya enigmática

Homenaje al clásico de Hugo del Carril, que prefiguró Vértigo
Pablo De Vita
(0)
20 de noviembre de 2012  

Una película en cuatro actos es la que se ofrecerá hoy en el Festival de Mar del Plata. Primer acto: con acierto, el catálogo del evento incluye una reflexión de Ángel Faretta, que señala que es "el más grande film argentino jamás realizado". Segundo acto: previa a su exhibición, una mesa de especialistas y familiares, integrada por Paraná Sendrós, Gustavo Cabrera, Marcela Fontana y Hugo del Carril (h.), rendirá tributo a su autor. Tercer acto: ese encuentro será moderado por el presidente del festival, José Martínez Suárez, que le añadirá sus ineludibles anécdotas. Cuarto acto: al comenzar la proyección, el espectador se encontrará con una historia muy similar a la de Vértigo, de Hitchcock, sólo que filmada en Buenos Aires tres años antes. Es indudable que el origen de la coincidencia nunca se conocerá. Cuando Gustavo Cabrera interrogó al director sobre las similitudes entre su Más allá del olvido y el film de Hitchcock para su libro Hugo del Carril; un hombre de nuestro cine, el cineasta fue categórico: "Desconozco Vértigo".

Melodrama puro

Quizá los autores franceses de D’entre les morts –sobre la que sí se basa el film de Hitchcock– hayan tenido a la novela del belga Georges Rodenbach, Brujas, la muerta, como referencia. Algo es seguro: Hugo del Carril abandonó con Más allá del olvido la línea nacional y popular distintiva en su cine para construir un poderoso melodrama con muchos más guiños al cine del aristocrático Luis Saslavsky. En principio, el sello Argentina Sono Film ofreció el proyecto a Carlos Schlieper y luego a Leopoldo Torre Nilsson.

En la historia de Más allá del olvido, Fernando parte a Europa por recomendación de un amigo para olvidar a su amada esposa muerta. Pero en un cabaret parisino, conoce a una mujer idéntica a la que tanto amó. La obsesión por esa mujer y la vida común en su mansión serán todo para él antes de que se desencadene la tragedia. La novela de Rodenbach tiene también su versión escénica con La ciudad muerta, de Erich Korngold. En la ópera, el crimen es sólo un mal sueño, pero, en la película, la casa marital tiene la condensación dramática que el novelista había imaginado para la ciudad de Brujas. Permanece la intención de otorgarle a la atmósfera el peso propio de un personaje más.

En su Historia del cine argentino, Domingo Di Núbila anota: "La dirección fue excelente. Laura Hidalgo, animando a las dos esposas, rindió el mejor trabajo de su carrera, no sólo en versatilidad, sino también en seguridad y medida de actriz. El mismo del Carril, menos exigido, actuó con expresiva sobriedad y Eduardo Rudy hizo un villano excelente".

Más allá del olvido había comenzado a rodarse el 9 de agosto de 1955, pero se paralizó varias semanas, luego de que Hugo del Carril fuera detenido y prohibido por la Revolución Libertadora. Pudo culminar su trabajo hacia fines de diciembre, cuando fue excarcelado con libertad condicional, y estrenó su película en el cine Normandie, a mediados de junio de 1956. No tuvo éxito. Tres años después Hitchcock escribía una de las páginas más memorables del cine con Vértigo, hoy ganadora de la encuesta de la revista Sight & Sound a la mejor película de la historia, desplazando por primera vez a El ciudadano .

Para agendar

  • Más allá del olvido

    Homenaje a Hugo del Carril

    Hoy, a las 18, en el cine Ambassador de Mar del Plata.
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?