0

Refranes joya

Adagios, máximas, proverbios y aforismos, la excusa del grupo Fwiya para hacer piezas contemporáneas
Delia Piña
0
22 de noviembre de 2012  

El refranero popular es una fuente riquísima de inspiración. Sin duda, parte de nuestro sentido común e identidad. Con una mirada artística, creativa, resulta un trabajo de búsqueda, de experimentación con materiales no tradicionales junto a los metales propios de la joyería. Hasta el próximo domingo, en el Museo de Arte Popular José Hernández, Avda. del Libertador 2373, podrá verse la exposición Cada loco con su tema, por el colectivo de joyeros Fwiya (en lengua wichi, volar), integrado por Florencia Aguirre, Graciela Lescano, Estela De Carli, Laura Giusti, Laura Russo, María Luro, Paula Isola y Luna Ventura.

  • Adonde el corazón se inclina el pie camina. De Laura Russo, collar en cobre, esmalte al fuego, fieltro ecológico, algodón y gamuza
  • No te peines que para vos no hay foto. De Paula Isola, collar en maderas, plata 925, fotos e hilo
  • Dios aprieta, pero no ahorca . De Laura Giusti, collar en algodón, lana acrílica y cobre
  • El bosque sería muy triste si sólo cantaran los pájaros que mejor lo hacen .

    De María Luro, collar en papel, plata 925, cobre, acero y pintura acrílica
  • Aquí hay gato encerrado . De Verónica Alonso, broche en pinotea, plata 925 y acero
  • La cabra tira al monte . De Graciela Lescano, collar en chaguar y alpaca
  • Amanece que no es poco . De Laura Giusti, broche en plata 925, cobre, bronce, alpaca y pátina
  • temas en esta nota

    0 Comentarios Ver

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.