0

Laberinto

0
23 de noviembre de 2012  

Por Henri Michaux

Laberinto, la vida, laberinto, la muerte

Laberinto sin fin, dice el Señor de Ho.

Todo hunde, nada libera.

El suicidado renace con un nuevo sufrimiento.

La prisión termina en una prisión,

El pasillo termina en otro pasillo:

Quien cree que desenrolla el rollo de su vida

No desenrolla nada en absoluto.

Nada desemboca en ninguna parte

Los siglos también viven bajo tierra, dice el señor de Ho.

De Antología poética. 1927-1986,

traducción de Silvio Mattoni, Adriana Hidalgo.

Michaux

Namur, 1899 - París, 1984

La primera poesía del belga Henri Michaux estuvo inicialmente marcada por la experiencia del surrealismo, pero luego su interés por la percepción lo llevó por otros caminos, entre ellos la caligrafía y la pintura. Fue un viajero incansable. Borges tradujo Un bárbaro en Asia, uno de sus libros de prosa.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.