Suscriptor digital

Con nombre y apellido

El príncipe
(0)
4 de diciembre de 2012  

Un día de calor, el microcentro porteño está lejos de ser el destino ideal. Por suerte en la inau-guración de la cuarta edición de REBELarte, exposición colectiva de fotografía de moda en el Centro Cultural Borges, habían cervezas heladas (es que la muestra fue presentada por Warsteiner). Los invitados recorrieron la Sala Berni mirando la selección de imágenes de 23 reconocidos fotógrafos de moda argentinos y disfrutando de las bebidas al igual que de la música, cortesía de DJ Richie Hell, eminencia dentro de la escena local. Entre los concurrentes se destacó Daniela Urzi , que participó de la muestra desde el otro lado de la cámara: ya no como modelo, sino como fotógrafa. Por otra parte, Urzi no sólo es fotógrafa ahora; también demuestra que es una madre dedicada. Esta inauguración fue la primera salida que hizo acompañada por su pareja, el empresario Pablo Cosentino, luego del nacimiento de su hijo, Thiago, en enero. Y mientras un grupo siguió de festejo en un restaurante, Urzi y Cosentino, en cambio, optaron por volver temprano a su casa a quedarse con Thiago.

Fiesta en la embajada de Francia: le dieron la orden de Caballero de la Legión de Honor a Christine Pintat , creadora de la Fundación Casa Rafael, que tiene como misión estimular la resiliencia en chicos y adolescentes en situación de riesgo psicosocial. En el discurso que ofreció al recibir la condecoración, Pintat fue generosa en elogios: "Lo recibo con emoción y gratitud, en reconocimiento a todos los pequeños y grandes que conformamos Casa Rafael". La mujer solidaria le dedicó la distinción a todos los chicos y ya no tan chicos -algunos ahora padres de familia- que desde febrero de 2006 pasaron por la institución. "De algún modo, también ustedes son embajadores ya que aquí son el rostro visible, fresco, esperanzador, de los 200 pibes que, este año, nuestro equipo de trabajo acompaña y que yo me enorgullezco de conocer y ver crecer", dijo. Finalmente, después de otros agradecimientos, como al anfitrión, el embajador de Francia, Jean-Pierre Azvazadourian, el evento terminó con un show de música y poesías interpretadas por los chicos de Casa Rafael.

El jueves, La Campagnola organizó un almuerzo en Palermo Viejo para festejar su siglo de vida y lanzar el libro Los Argentinos y la mesa. 100 Años alimentando historias . Entre los personajes convocados circulaban la actriz y modelo Andrea Frigerio ; los conductores de televisión Verónica Lozano y Leo Montero, y el cocinero español Borja Blázquez. Como el concepto del almuerzo era superdescontracturado, prácticamente no había mozos y se sugirió a los invitados que se sirvieran ellos mismos. Frigerio, como si fuera la anfitriona de un almuerzo en su casa, sirvió a los presentes algunos platos, mientras contaba lo mucho que le gusta cocinar los fines de semana para su familia. Entre confesiones gastronómicas, Lozano dijo que la comida favorita de su hija Antonia es la salchicha, mientras que Montero, misterioso, conversaba sobre secretos culinarios con Blázquez.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?