Suscriptor digital

El justicialismo ganaba en Misiones

Barrios Arrechea, candidato de la Alianza, reconoció la derrota sólo a medianoche; Rovira festejó con Duhalde
Martín Dinatale
(0)
13 de septiembre de 1999  

POSADAS.- Con el 36 por ciento de los votos escrutados, el PJ obtenía 81.710 votos (54,5%); la Alianza, 67.586 (45%) y el Partido Comunista, 630 (0,4%) en las elecciones para gobernador de Misiones. Se habían escrutado 707 mesas, sobre un total de 1955 habilitadas, cuando el peronismo se adjudicaba la victoria. Sólo al filo de la medianoche la coalición radical-frepasista admitió la derrota.

Mientras que el actual gobernador justicialista, Ramón Puerta, esperaba la llegada a esta ciudad del candidato presidencial del PJ, Eduardo Duhalde, y adelantaba el triunfo de su eventual sucesor, Carlos Rovira, el candidato de la Alianza, Ricardo Barrios Arrechea, se mantuvo en sus trece y demoró en reconocer la victoria peronista.

"Son resultados muy provisionales, que no dan un perfil global de las elecciones", sostenía a primera hora de la noche.

En ese clima, los dirigentes del peronismo local tampoco se animaban a festejar abiertamente, temiendo que ocurriera un revés electoral similar al de los comicios parlamentarios de 1997. Ese año, el PJ misionero salió a las calles a adjudicarse el triunfo, pero posteriormente los datos oficiales dieron por ganador al candidato a diputado nacional del radicalismo por una diferencia de apenas 3000 votos.

De todas maneras, pocos minutos después del cierre del escrutinio, los militantes del justicialismo misionero se habían apostado en la plaza 9 de Julio, frente a las puertas de la casa de la gobernación, para esperar la llegada de Puerta, Rovira y Duhalde. Allí se mezclaban cánticos, pancartas y un clima de fiesta adelantada.

Puerta confió a La Nación que desde Misiones se coordinará el lanzamiento de la Campaña Federal Duhalde ´99, que intentará unificar el respaldo de todos los gobernadores peronistas elegidos durante este año. Los duhaldistas creen que esto aumentaría los votos del gobernador bonaerense y les permitiría forzar un ballottage.

La intención de Puerta de realizar la campaña federal persigue la clara intención de posicionarse como el eventual canciller de un futuro gobierno peronista.

El resultado de los candidatos a diputado provincial y diputado nacional y el de los 75 intendentes también era muy reñido. El escrutinio de las intendencias se realizaba en forma más lenta, porque para ello rige la ley de lemas.

Historia

Con las elecciones de ayer se definirá el nombre del décimo gobernador democrático desde que, en 1954, el distrito pasó de ser territorio nacional a provincia. De los nueve gobernadores que hubo hasta ahora, siete fueron del PJ y dos de la UCR.

Rovira sustentó su campaña en la imagen de Puerta. Los carteles y actos del PJ resaltaron en todo momento la gestión del gobernador. En tanto, Barrios Arrechea emitió un discurso de tono peronista. Incluso, llegó a pedir prestado el voto de los justicialistas.

Quizá por ello, la Alianza ganó ayer la intendencia de Eldorado, la segunda localidad de Misiones y un bastión histórico del peronismo.

La guerra de encuestas que se desató una semana antes de las elecciones misioneras también se observó ayer con los resultados en boca de urna. Mientras que el PJ anunciaba una ventaja de 10 puntos sobre la Alianza, ésta sostenía que la diferencia en su favor era de cuatro puntos.

Durante las elecciones no hubo denuncias de fraude por parte de la Alianza, como habían advertido sus dirigentes durante el último tramo de la campaña. En este sentido, Barrios Arrechea se mostró muy cauto y destacó que los comicios se realizaron sin sobresaltos.

A pesar de que los aliancistas habían denunciado la eventual existencia de 13.000 ciudadanos paraguayos con documentación argentina apócrifa, la Gendarmería sólo detuvo a 22 personas de esa nacionalidad que estaban dispuestas a votar en Montecarlo y en Posadas.

En el puente que cruza el río Paraná y que une Encarnación y Posadas hubo un "tránsito normal y no se observaron inconvenientes", según confió a La Nación el comandante principal de la Gendarmería, Ronaldo Maggiolo.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?