Alak habló de un "alzamiento" judicial

El ministro de Justicia dijo que si la Cámara Civil y Comercial Federal extiende la medida cautelar pedida por Clarín generará un "conflicto de poderes" por alzarse contra una ley de la Nación; el Gobierno volvió a recusar a toda la Cámara
Paz Rodríguez Niell
(0)
6 de diciembre de 2012  

Ante la inminencia del 7-D, convencido de que la Cámara Civil y Comercial Federal preparaba un fallo en favor del Grupo Clarín, el ministro de Justicia, Julio Alak, sostuvo ayer que eso implicaría " un alzamiento contra una ley de la Nación" y les advirtió a los camaristas que iban a generar un "conflicto de poderes".

En simultáneo, el Gobierno volvió a recusar ayer a todos los jueces de la Cámara. Así, el tribunal quedó otra vez sin camaristas en condiciones de fallar hasta tanto se resuelvan estos nuevos cuestionamientos.

El fallo que busca evitar el Gobierno es una ampliación de la medida cautelar que vence mañana, extensión que le impediría al Poder Ejecutivo obligar de inmediato al Grupo Clarín a desprenderse de algunas de sus licencias.

La Cámara quedó en condiciones de resolver ese pedido de Clarín porque rechazó, entre el lunes y el martes pasados, todas las recusaciones que había promovido el Gobierno para separar a camaristas del caso. Esos rechazos fueron juzgados por Alak como "un hecho alarmante" concretado "llamativamente en sólo 30 horas".

Según el ministro, no hay margen para cambios de último momento. "En 48 horas empieza la aplicación de la ley de medios audiovisuales", anunció ayer por la mañana, en la presentación frente a las cámaras de televisión que organizó en su ministerio para cuestionar la marcha de la causa Clarín.

Los fundamentos de las nuevas recusaciones que el Poder Ejecutivo presentó ayer son casi idénticos a los ya rechazados, según informaron a LA NACION fuentes oficiales. El Gobierno pudo volver a esgrimirlos gracias a que cuenta con un nuevo actor en la causa, la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), que preside Martín Sabbatella, que el lunes pasado fue aceptada como "parte" por el juez de primera instancia Horacio Alfonso.

Ahora, salvo que los camaristas rechacen in limine la presentación de la Afsca alegando que es una maniobra dilatoria (algo que ayer estimaban poco probable en los tribunales), deberán darles intervención a camaristas del fuero contencioso administrativo.

Al estar todos los camaristas de civil y comercial cuestionados, no pueden ellos decidir sus recusaciones. Se alejaría así la posibilidad de una ampliación de la medida cautelar antes del fin de semana.

A las duras críticas de Alak contra la Cámara Civil y Comercial Federal, se sumaron las de otros kirchneristas, como Carlos Kunkel, que denunció "un intento de golpe institucional de la corporación judicial" (ver aparte).

Algo parecido había dicho por la mañana el senador kirchnerista Marcelo Fuentes, que acompañó a Alak en su exposición ante las cámaras. "Quieren reemplazar lo que antes era el partido militar por el partido judicial", denunció. Junto a ellos estaba también el representante del Poder Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura, Hernán Ordiales.

Los tres criticaron con dureza los fallos de la Cámara que rechazaron las recusaciones y Alak anunció que el Poder Ejecutivo había hecho una presentación para pedir que los propios jueces que dictaron esos fallos los revocaran y declararan su nulidad. Esas presentaciones también deben ser resueltas, pero ayer se daba por hecho que serán rechazadas.

"Es grave. La justicia civil y comercial no se preocupó siquiera en averiguar si la denuncia era verdad o no", dijo Alak en referencia a la acusación del Gobierno contra el camarista Francisco de las Carreras, confirmado anteayer para resolver junto con Susana Najurieta el pedido del Grupo Clarín.

De las Carreras había sido recusado y denunciado ante la justicia penal por haber viajado a Miami a un congreso financiado -según el Gobierno- por el Grupo Clarín.

Cuando rechazó la recusación, la Cámara (integrada por las juezas Najurieta y Graciela Medina) afirmó que "ninguna relación tuvo el magistrado ni directa ni indirectamente con empresas del Grupo Clarín ni con los eventuales patrocinantes del evento".

Alak se quejó ayer de que el tribunal no hubiera pedido siquiera copias de la causa penal donde se investiga este viaje.

"Es un escándalo jurídico", insistió Ordiales. "De las Carreras aceptó dádivas para él y su esposa en hoteles de lujo ignorando las obligaciones que tenía en su Cámara."

Alak comparó la situación de De las Carreras con la de "un funcionario acusado de haber viajado en un avión de un empresario a quien, por eso, la Justicia le impidió salir del país", en alusión al ex secretario de Transporte Ricardo Jaime.

Ayer por la tarde, los jueces de la Cámara Civil y Comercial discutían, a puertas cerradas, cómo seguir ante el sorprendente giro que tomó el caso con las nuevas recusaciones del Gobierno.

ADEMÁS

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.