Suscriptor digital

Caso Candela: ya investiga la Justicia la teoría de una venganza contra la familia por drogas

El fiscal recibió la declaración reservada de un testigo que dio el nombre del presunto asesino y el lugar de cautiverio, en una villa de San Martín; mientras, otro hombre está detenido como supuesto homicida, pero por otro móvil
Gustavo Carabajal
(0)
10 de diciembre de 2012  

Desde principios de la semana pasada, el fiscal de Morón que investiga el homicidio de Candela Sol Rodríguez tiene en el expediente el nombre del autor material del asesinato de la niña de 11 años, secuestrada en agosto de 2011, en la esquina de su casa, en el partido de Hurlingham.

Ese nombre, las identidades de los dos sospechosos que cuidaron a Candela en los días que estuvo cautiva y las direcciones de las tres viviendas en las que la banda la habría mantenido encerrada contra su voluntad, en la villa Corea, del partido de San Martín, fueron aportados al fiscal Mario Ferrario, del Departamento Judicial Morón, por un testigo que declaró bajo la condición de que se mantengan en reserva sus datos filiatorios.

La versión aportada por este testigo de identidad reservada guarda relación con la hipótesis principal esbozada por la Comisión del Senado bonaerense que analizó de forma crítica la actuación judicial-policial en la investigación del caso Candela, que habla de una venganza contra la familia motivada en el narcotráfico, con la supuesta participación de policías corruptos.

Esto significa que en el expediente conviven hoy dos nombres distintos de los presuntos asesinos de Candela, que forman parte de bandas diferentes que tenían motivos disímiles para secuestrar a la niña.

En la teoría impulsada por el primer fiscal de la causa, Marcelo Tavolaro, y reafirmada inicialmente por su reemplazante, Ferrario, Candela fue secuestrada como venganza contra su padre, Alfredo Rodríguez, por una cuestión vinculada con la piratería del asfalto.

Según esta hipótesis, Candela nunca salió de la zona de Villa Tesei, donde vivía, en los nueve días que estuvo secuestrada, entre el 22 y el 31 de agosto de 2011. Según esta pista, el presunto autor material del homicidio sería Hugo Elvio Bermúdez Rodríguez, quien fue detenido nuevamente hace un mes y medio.

La nueva versión

En tanto, en la nueva teoría, incorporada al expediente hace pocos días, el presunto homicida de Candela sería "un sicario que participó de una serie de «trabajos sucios» para las bandas de narcotraficantes que operan en la zona de San Martín, San Miguel y José C. Paz", con supuestos nexos con policías. Según le dijo el testigo de identidad reservada al fiscal Ferrario, el asesino de Candela Sol Rodríguez está actualmente detenido por tráfico de drogas.

Según fuentes del caso, con su declaración el testigo judicializó y volcó en el sumario, con datos precisos, una hipótesis que hasta la semana pasada sólo figuraba en los distintos pedidos de los abogados defensores de tres de los sospechosos que formaban parte de la primera tanda de detenidos, que solicitaron que la causa pasara al fuero federal, que investiga los secuestros extorsivos y los casos de drogas.

La teoría encontraba apoyo en algunas declaraciones en las que se había mencionado la cuestión del narcotráfico, aunque sin que aportaran tantos detalles específicos como este nuevo testigo.

En esta hipótesis, el testigo aseguró que la banda que secuestró a Candela contó con la colaboración de por lo menos cuatro narcopolicías que le brindaron protección.

Luego de revisar el expediente durante casi cuatro meses y de apartar a la policía bonaerense de la investigación, el fiscal Ferrario pidió las detenciones de Bermúdez Rodríguez y de Leonardo Jara -supuesto ideólogo del crimen en la teoría inicial-, a los que acusó de la privación ilegal y el homicidio de Candela.

Para tomar esta decisión, el fiscal Ferrario se apoyó en las mismas pruebas que su colega Tavolaro había utilizado para imputarle el secuestro y homicidio de la niña a un grupo de nueve sospechosos que fueron detenidos en los días subsiguientes al hallazgo del cadáver de la niña en un descampado de Villa Tesei.

La hipótesis que apunta a Bermúdez Rodríguez y Jara se fundó en una serie de declaraciones de testigos de identidad reservada cuya validez fue ratificada por la Cámara de Morón, y en los peritajes de la Gendarmería, que concluyeron que la voz que aparece en la llamada extorsiva recibida en la casa de Candela es la de Jara.

Además, el abogado Fernando Burlando, que representa a Carola Labrador, la madre de la niña, afirmó que en la causa declararon 37 testigos que aseguraron que ningún integrante de la familia de la víctima tenía vínculos con la venta de drogas.

Críticas de la Cámara

Bermúdez Rodríguez y Jara formaron parte de esa tanda de nueve sospechosos que fueron excarcelados en abril pasado, luego de que la Sala II de la Cámara de Apelaciones y Garantías de Morón declarara nulas las indagatorias.

Esa resolución expuso fuertes críticas contra Tavolaro y constituyó uno de los fundamentos para que la Comisión Investigadora del caso Candela que se conformó en el Senado bonaerense pidiera el juicio político del fiscal.

La semana pasada, la Comisión de Juzgamiento de Magistrados de la Legislatura bonaerense recomendó que se inicie el proceso contra Tavolaro, el fiscal general de Morón, Federico Nieva Woodgate y el juez de Garantías Alfredo Meade, los tres que participaron del tramo inicial de la investigación.

Hay dos elementos que darían un importante viso de credibilidad a la declaración del nuevo testigo. La última señal del celular de Candela el día que fue secuestrada fue captada por la antena situada en el cruce de Márquez y ruta 8, cerca de la villa Corea. Es allí donde la mayoría de su familia desarrollaba actividades y donde vive parte de su entorno.

Un crimen que causó conmoción

Un expediente signado por la controversia

  • Secuestro

    Candela Sol Rodríguez, de 11 años, desapareció el 22 de agosto de 2011 luego de salir de su casa, en Villa Tesei, Hurlingham
  • Homicidio

    Su cadáver fue hallado el 31 de agosto, en una bolsa, en un descampado a 30 cuadras de su casa
  • Investigación

    La pesquisa sigue ahora dos hipótesis: un ajuste de cuentas de piratas del asfalto y una venganza narco
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?