La militancia captó rápidamente el mensaje: el rival es la Justicia

Los manifestantes expresaron un apoyo incondicional al Gobierno y cuestionaron a Clarín y a los jueces
Gustavo Ybarra
(0)
10 de diciembre de 2012  

La Plaza de Mayo lució llena desde la tarde: esta vez se removieron las barreras que suelen impedir el paso de gente hasta la cercanía de la Casa Rosada
La Plaza de Mayo lució llena desde la tarde: esta vez se removieron las barreras que suelen impedir el paso de gente hasta la cercanía de la Casa Rosada Fuente: DyN

"¿Escuchaste, Lorenzentti?" Ernesto, un pibe de La Cámpora de Quilmes, captó rápido el mensaje que quiso transmitir Cristina Kirchner cuando vinculó a la Corte Suprema de Justicia -a pesar de que la composición del máximo tribunal de justicia, por obvias razones biológicas, no es la misma- con el golpe de Estado de 1930, la primera interrupción del orden democrático después de la sanción de la ley de sufragio universal en 1912.

Luppi y Grandinetti, algunos de los tantos artistas que rodearon a la Presidenta
Luppi y Grandinetti, algunos de los tantos artistas que rodearon a la Presidenta Crédito: Fabian Marelli

Más allá de que el mensaje presidencial abundó en nuevas y veladas críticas no hizo falta mucho más para que los militantes oficialistas comprendieran que el Poder Judicial y su cabeza, la Corte Suprema de Justicia, son el nuevo objetivo en la disputa del Poder Ejecutivo por imponer los artículos más controvertidos de la ley de medios.

Y la rapidez con la que caló el mensaje se explica en que la de ayer fue una plaza de la militancia kirchnerista, una plaza de los convencidos. Es que ya sea que hayan llegado transportados en ómnibus desde diferentes puntos del conurbano (un 70% de los presentes) o se hayan acercado por su propios medios, los asistentes a la plaza fueron todos kirchneristas convencidos.

Si la intención de la Presidenta fue replicar las masivas movilizaciones de los festejos del Bicentenario, el objetivo no se cumplió, la presencia de gente independiente fue marginal.

Eso quedó demostrado porque las columnas más numerosas fueron las aportadas por el colectivo de Unidos y Organizados.

Fito Páez fue uno de los puntos fuertes del segmento musical
Fito Páez fue uno de los puntos fuertes del segmento musical

En este universo, La Cámpora hizo gala de una gran capacidad de movilización. Sus militantes ocuparon los lugares más cercanos al palco, extendiéndose a lo largo de dos cuadras por Hipólito Yrigoyen. Llegaron temprano a la plaza y se mantuvieron en estricto orden, custodiados por jóvenes de chalecos azules que, sosteniendo largas cañas de tacuara, cuidaban con mucho celo que nadie se infiltrara en la columna.

Fue esta agrupación la que tuvo la iniciativa a la hora de los cánticos, que comenzaron con el final de la intervención de Fito Páez. "¡Cristina, Cristina, Cristina corazón, acá tenés los pibes para la liberación!", fue el hit de la tarde. Pero tampoco faltó el "tomala vos, dámela a mí, el que no salta es de Clarín".

Las otras dos grandes columnas fueron las de Kolina, la agrupación que lidera Alicia Kirchner, y el Movimiento Evita; ambas con fuerte raigambre en el conurbano bonaerense. Con muchas banderas e identificados con remeras azules los militantes de Nuevo Encuentro, la fuerza que lidera el presidente de la Afsca, Martín Sabbatella, también dijeron presente en gran cantidad.

El resto de la Plaza de Mayo se completó con una miríada de agrupaciones ignotas, algunas con nombres tan estrafalarios como "Los hijos de Juana".

Dos actos

Una recorrida por la plaza y sus inmediaciones dejaba en claro la existencia de dos vertientes bien diferentes. La militancia dura se concentró sobre Avenida de Mayo y Diagonal Sur. Sin embargo, el perfil de la gente que circuló y se movilizó por Diagonal Norte era más bien familiar.

Esto estuvo ayudado por la instalación de puestos de comidas regionales y de diferentes países y de los stands de casi todas las provincias gobernadas por el peronismo, destacándose un Aconcagua y una Casa Histórica de Tucumán inflables.

La Cámpora, que dominó la movilización, siempre con el recuerdo de Kirchner
La Cámpora, que dominó la movilización, siempre con el recuerdo de Kirchner

El armado de la Fiesta Patria Popular, como la bautizó el Gobierno, también implicó un imponente despliegue de recursos.

A los stands de las provincias se sumaron los de varias dependencias públicas, como Parques Nacionales. Hasta el Ejército aportó un equipo potabilizador de agua.

Tampoco faltó el cotillón, como las tazas con la leyenda "Clarín Miente", las remeras de la Afsca que destacaban las bondades de la ley de medios y las remeras y los gorritos naranjas del canal Paka Paka, las más reclamadas por niños y padres.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.