Suscriptor digital

Federico Villagra: "Los títulos sirven para hablar cuando uno se retira"

Con la 18a corona de Rally es quien más veces salió campeón en el país; ya piensa en el Dakar
Roberto Berasategui
(0)
11 de diciembre de 2012  

Federico Villagra celebra en su hábitat, dentro de un auto particular; el cordobés pasó ayer por Buenos Aires
Federico Villagra celebra en su hábitat, dentro de un auto particular; el cordobés pasó ayer por Buenos Aires Crédito: Rodrigo Néspolo

Se ríe Federico Villagra. Mira hacia arriba, mueve la cabeza y esboza: "¡Son dos personajes!" La reacción se produce cuando se le pregunta qué cree que opinarán Juan María Traverso y Gabriel Raies, los dos pilotos que durante años pugnaron para ver quién era el más campeón del automovilismo nacional. Y ahora el récord pertenece a "Coyote". Villagra, con el título del Rally Argentino obtenido en Mina Clavero, obtuvo su 18a corona, una más que Traverso y dos más que Raies.

"El viernes estuve con Gabriel (Raies). Supongo que ellos sabrán bien lo que significa ganar tantos títulos. Detrás hay mucho esfuerzo y conducta. Supongo que Gabriel diría que me lo merezco. Del Flaco me cuesta más pensar qué diría", sonríe con orgullo el cordobés, de 43 años, que se alzó con la corona a bordo de un Ford, marca que ganó todos los títulos del automovilismo argentino (TC con Giallombardo, STC2000 con Pechito López y en el Turismo Nacional, con Emanuel Moriatis y Facundo Chapur).

A fondo, con el Ford
A fondo, con el Ford

Villagra, que trabaja con sus hermanos Javier y Marcos, dominó los torneos sudamericanos, como también el chileno. En total corrió 211 pruebas y ganó 76. En el certamen argentino es el tercer piloto más exitoso, con 56 triunfos, detrás de Raies, con 87, y Jorge Bescham, con 71. Sin embargo, quien tiene el mejor promedio histórico es Jorge Recalde, con un 47,87 por ciento de efectividad (94 carreras y 45 victorias).

—El hecho de correr y saber que podés batir un récord, ¿te condiciona, te desconcentra?

—Los títulos sirven para hablar de ellos cuando uno ya está retirado. En muchos casos son circunstancias. Yo disfruto correr. Disfruto el día a día. Esto para mí es una gran pasión. Me entusiasma saber que soy uno de los 3 o 4 pilotos que están para ganar, como Gabriel Pozzo, Miguel Baldoni, Nicolás Madero...

—A los 43 años, ¿ya sabés hasta cuándo vas a correr?

—Supongo que tres años más. Hoy disfruto como el primer día. Y como creo que el Rally Argentino está en alza, me gustaría disfrutar de todo lo que vendrá.

—Se advierte que la categoría está en su mejor momento histórico estructuralmente. ¿Cómo se logró que desaparecieran las internas y que todos tiren para el mismo lado?

—Nunca vi al rally como en la actualidad. Se formó una gran empresa, algo serio. Y los pilotos ahora entienden la tendencia. Por ejemplo, si compro una pieza que se rompe, aviso al resto de los equipos. Hay mucha colaboración. Eso deriva en la llegada de las terminales. En 2013 entrarán Citroën y Renault.

—Los cambios se notaron rápidamente de la época de los autos japoneses a estos coches con apoyo oficial. ¿Cómo repercutió en las economías de los equipos?

—Notablemente. Teníamos una categoría con autos Mitsubishi y Subaru, con autos caros, todo importado. Yo, por ejemplo, importaba no menos de 150.000 dólares al año. Ahora tenemos autos hechos con elementos nacionales y motores únicos.

—Más allá de lo técnico, otro cambio importante fue la llegada de Jorge Pérez Companc al comando de la difusión.

—Definitivamente. Jorge (fue su navegante en su etapa mundialista) tiene pasión por el rally. Le gusta y quiere lo mejor para la actividad. Cambió la difusión y la comercialización de manera rotunda.

Villagra celebra el 18° título
Villagra celebra el 18° título

—La realidad del rally Mundial es totalmente distinta. Parece que no sabe cómo salir de la crisis que lo afecta. ¿Cuál es la solución?

—Es difícil. La Federación Internacional del Automóvil (FIA) debería reducir los costos. Un auto de S-2000 es igual que nuestros Maxi Rally, pero con un motor de 100.000 euros. Tiene un costo 20 veces mayor al nuestro. Pero tampoco sé cuál es la política para encontrar una salida.

—¿Qué recordás de tu paso por el rally Mundial?

—El rally Mundial fue lo mejor que me sucedió en mi campaña deportiva. Fueron 4 años fabulosos. No gané una carrera, pero triunfé en 4 tramos y obtuve dos veces un cuarto puesto. Es otra dimensión y para mí esos logros fueron magníficos. Uno compite contra estructuras y pilotos que están al ciento por ciento concentrados en el certamen. Uno, con un equipo privado, ya está en otra categoría.

—Corriste contra Sebastian Loeb, el mejor de todos los tiempos. ¿Qué te llama la atención del francés?

—Su talento. No es casualidad que gane 9 títulos. Mirá, una vez estábamos en Barcelona e invitaron a 9 pilotos a correr en karting. Ninguno había probado y todos salíamos con el mismo coche a hacer la vuelta. ¿Quién fue el más veloz? Loeb. ¿Alguna duda?

—Mucha gente quiere verte correr en el Dakar. ¿Es probable que compitas allí?

—El Dakar es una carrera muy especial. Porque no me gusta mucho. Por ejemplo, cuando corría en moto (fue campeón en Motocross y Supercross nacional y sudamericano) no me gustaba el Enduro. Pero sé que voy a correr el Dakar. Quizás en 2014. Yo hice unas pruebas en San Juan con un buggy. Y es muy duro.

—Cuando no corrés, ¿mirás carreras de pista por TV?

—Sí, mucho. Veo todas las categorías.

—¿Qué pilotos te llaman la atención?

—Pechito López cuando tiene un auto competitivo siempre se destaca. Matías Rossi, Esteban Guerrieri... Me gusta Emanuel Moriatis por personalidad y por talento.

—Así como Raies incursionó en la pista, ¿vos te ves corriendo en autódromos?

—Claro que sí. Una vez me fui con una Renault Fuego a General Roca a correr en el TC 2000 y no pude por problemas con la licencia. Pero sé que lo voy a hacer. Correré algún campeonato. Próximamente manejaré uno de los autos de Víctor Rosso. Ese gusto me lo quiero sacar. Pero quiero correr y ser competitivo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?