Lo que las modelos callan: revelaciones del oscuro mundo de la moda

Christine trabajó con fotógrafos como Helmut Newton, como en la foto, durante una sesión para Montblanc.
Christine trabajó con fotógrafos como Helmut Newton, como en la foto, durante una sesión para Montblanc. Crédito: Facebook
Una famosa ex modelo cuenta en un libro toda la trastienda del ambiente; abusos sexuales, adicciones y desfiles para Khadafy, entre otros temas
(0)
12 de diciembre de 2012  • 11:43

Han tenido que pasar un par de décadas para averiguar que en el cénit de su carrera, Linda Evangelista, la supermodelo que no se levantaba de la cama por menos de 10.000 dólares, en realidad vivía inmersa en la soledad y sólo se animaba jugando a la Game Boy. También tuvieron que pasar unos cuantos años para que Karen Mulder, la que fuese 'la rubia con clase' de las pasarelas, protagonizase un sonado escándalo al revelar -previo ingreso en un psiquiátrico-, que Alberto de Mónaco y otros ejecutivos de la agencia Elite trataron de violarla, que su padre la hipnotizaba para hacer lo propio y que en sus años de top model había sido poco más que una moneda de intercambio sexual. Aunque la holandesa pidió perdón y trató de mantener un perfil bajo tras las declaraciones, su intento de suicidio en 2002 revivió el debate sobre el estilo de vida de las modelos y las consecuencias psicológicas de su trabajo.

La imagen de la portada del libro no está retocada, por un pedido expreso de la autora
La imagen de la portada del libro no está retocada, por un pedido expreso de la autora Crédito: Facebook

En un mundo en el que aliarse con un fotógrafo puede ser la mejor estrategia (por ejemplo el tándem Kate Moss-Corinne Day) o hundirte en el anonimato más devastador (como sucedió con el affaire Minerva Portillo-Terry Richardson y las fotos publicadas en Kibosh), mantener la cabeza fría y sobrevivir a la montaña rusa de éxitos y caídas en esta profesión puede considerarse como un auténtico triunfo. Así lo piensa Christine Hart, una ex modelo profesional que durante 10 años (entre los '90 y la primera década del 2000) trabajó en Milán, París y Nueva York, se codeó con las tops en la etapa dorada de las supermodelos, trabajó para Helmut Newton, desfiló para Khadafy y vivió para contarlo (y publicarlo) en su debut editorial.

Hart ha autoeditado Lo que las modelos callan, una suerte de diario personal en el que la modelo española, de origen alemán, desvela sus vivencias en una profesión que llegó a considerarla como "un vejestorio" porque empezó en el mundillo con 25 años, recién licenciada en Derecho. "Tener una formación previa me ha dado una base indiscutible para nadar en un mar de pirañas y tiburones" explica.

En su libro, la ex modelo (ahora casada y con hijos) describe crudos episodios de abusos, como el desplome de una compañera en pleno casting en Grecia. Al parecer, la joven se desmayó por la impresión que le dio descubrir que en el interior de su vagina había "varios condones recubiertos de semen y flujo que habían estado almacenados durante 24 horas. Lo malo era que ella no tenía recuerdo de nada de lo que le había sucedido la noche anterior, excepto que había estado bebiendo y fumando porros con un fotógrafo, hasta que perdió la noción de la realidad", explica en sus páginas. "Son episodios aislados, pero esos pocos ya son demasiados porque no debería ocurrir en menores. Empezar con 14 o 15 años es una aberración. Son edades casi infantiles y es fácil caer en espejismos", cuenta.

Aunque Hart guarda un buen recuerdo de sus encuentros/trabajos con fotógrafos reputados como el "genio" de Helmut Newton (con el que realizó una campaña para Montblanc), tampoco olvida el endiosamiento de otros cámaras. "Las modelos pecan de ingenuas y tienden a sentirse en inferioridad cuando trabajan con un fotógrafo célebre. Creen estar obligadas a caerles en gracia, soñando en convertirse en su musa y así ganar algún favor o privilegio. Suelen ceder a sus fantasías, que a menudo nacen en medio de sesiones fotográficas por excitación", lamenta la ex modelo.

Y es que las consecuencias de una vida marcada por la estética, la fama y la imagen, pueden pasar factura. La propia Hart describe en sus páginas un viaje en barco por Saint Tropez con Elle McPherson, Karen Mulder y sus respectivas parejas. "Durante aquella travesía, Elle no dejó de abrazar a su osito de peluche. Todo el rato lo achuchaba y lo acurrucaba entre sus brazos. La verdad me sorprendía, por no decir que me resultaba chocantemente infantil", explica y añade que Karen Mulder "extrañamente se dejaba las compras en las tiendas a los tres segundos de adquirirlas. Entraba, pagaba y lo dejaba todo allí. En cada tienda lo mismo. Me chocaba ver a mis iconos de la moda hacer idioteces", apunta.

El libro iba a llamarse Desfilar para Khadafi, pero su marido se lo prohibió
El libro iba a llamarse Desfilar para Khadafi, pero su marido se lo prohibió Crédito: Facebook
Lo dice una modelo "comercial que no estaba sujeta a las modas" y cuya imagen "clásica" facilitó su carrera en su edad más adulta, aunque siempre tuvo que pasar por "el control de calidad de la temida cinta métrica". "Hoy la modelo sufre más la dictadura de la belleza que una modelo de los 80. De una talla 38 se ha pasado a una 34 (sobre todo en la pasarela) y las modelos actuales no transmiten. De hecho, no llegan a calar entre el público. Ahora no sabes si las chicas son autómatas o modelos. Muchas están en los huesos y tampoco ayuda el factor que ya ninguna sonríe", cuenta.

Tras pasar por estrambóticos episodios como desfilar en un búnker en el desierto de Libia ("pasé el miedo de mi vida […] En teoría íbamos a Trípoli a desfilar para la embajada española y promover la moda occidental, pero acabamos aterrizando en medio del desierto, encerradas en un búnker y saludando al mismísimo Khadafy), conocer el nivel de adicción al trabajo que da la profesión en Nueva York o "sentirse como un florero" en las fiestas del festival de cine de Cannes; Hart decidió dejar la profesión por amor. "Me enamoré de mi marido, enseguida formé una familia y quería dedicarme a mis hijos. Tenía 35 años y ganaba más dinero que nunca", apunta.

Ahora lamenta que la profesión haya pasado del "club exclusivo" de los 80 a la profesión popular de hoy en día. "Se han abierto mercados y fronteras, y llegan chicas de cualquier lugar remoto deseosas de triunfar y alcanzar la fama a cualquier precio. Esto ha convertido la profesión en un circuito de rivales".

© EDICIONES EL PAIS, SL. Todos los derechos reservados.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?