Suscriptor digital

Catamarca será el primer test electoral del Gobierno

La gobernadora Lucía Corpacci tiene muy buena llegada a la Casa Rosada, pero su gestión está cuestionada; los comicios podrían realizarse en marzo para repetir el efecto de 2011
Gustavo Ybarra
(0)
17 de diciembre de 2012  

SAN FERNANDO DEL VALLE DE CATAMARCA.– Tiene apenas el 0,9% del padrón nacional, pero Catamarca se prepara para concentrar la atención política de todo el país, ya que se convertiría en el primer test electoral de 2013 y en una apuesta en la que la Casa Rosada centrará sus esperanzas de arrancar con el pie derecho un año en el que Cristina Kirchner se jugará, en los comicios legislativos de medio término de octubre, el futuro de su modelo y sus aspiraciones re-reeleccionistas.

Si bien la fecha de los comicios aún no fue confirmada, fuentes del gobierno de la kirchnerista Lucía Corpacci confirmaron a LA NACION que la gobernadora fijará la elección de legisladores provinciales en el primer domingo de marzo.

La idea es replicar lo ocurrido en 2011, cuando Catamarca inauguró en marzo el calendario electoral con un triunfo kirchnerista, desbancando al Frente Cívico y Social después de 20 años consecutivos de gobierno, convirtiéndose en la primera señal, que no muchos vieron, de lo que ocurriría en la elección presidencial.

La apuesta no parece sencilla. Si bien juega a favor del oficialismo el hecho de estar en el gobierno y el manejo de los recursos del Estado, Corpacci enfrenta la carga de ser considerada una gobernadora con poca gestión, a lo que deben sumarse algunos escándalos que mancharon a su gabinete.

"Hay una sensación de que el gobierno no arranca", sostiene el senador nacional Oscar Castillo, uno de los principales referentes del ahora opositor Frente Cívico y Social.

"Hay dificultades porque hemos recibido la provincia con grandes déficits", responde Edgardo Macedo, secretario general de la gobernación y uno de los colaboradores más cercanos de Corpacci.

Al respecto, un importante funcionario del gobierno admitió a LA NACION que existe una "sensación térmica de que falta gestión", aunque la circunscribió al valle central, región de la provincia que concentra más de la mitad del padrón provincial. "Probablemente en el interior la sensación sea diferente", aseguró el ministro, antes de reconocer que "hay problemas para comunicar lo que se hace".

Los dos principales desafíos que enfrenta el gobierno provincial están relacionados con los problemas en materia de distribución de electricidad y de agua. "Acá hubo 20 años de desinversión y esto es consecuencia de ello", se defiende Macedo, quien asegura que el problema energético comenzará a solucionarse cuando esté concluida la línea de 132 Kw San Martín-Catamarca.

Sin embargo, la obra no estará terminada para marzo, por lo que la administración Corpacci podría llegar a los comicios con un fuerte malestar social por cortes de energía o problemas de tensión en una época en la que el calor hace trepar los consumos de luz y agua.

Deseoso de volver a colocar al Frente Cívico y Social en la senda del triunfo, Castillo reconoce los errores cometidos en 20 años de gobiernos del conglomerado que lidera la UCR, pero también golpea donde más le duele a la gestión Corpacci. "Se nota un ninguneo de la Nación, a contramano del discurso de campaña del Frente para la Victoria", destacó.

El senador se refirió así al escaso aporte que, según su óptica, ha recibido la provincia y que se contradice con el discurso de campaña que llevó a la victoria al kirchnerismo en marzo de 2011, el cual se centró en destacar que elegir un gobierno en línea con la Casa Rosada traería aparejados mayores beneficios.

"El presupuesto nacional 2013 para obras en la provincia es sólo de 17 millones de pesos, lo que representa el 0,4% del país", abundó Castillo, quien contrapuso esa proporción con el 2,6% y el 0,9% que Catamarca representa en concepto de coparticipación federal de impuestos y de población nacional. "Ambos datos confirman la sensación de desilusión de la gente, porque ellos vendieron que el cambio los iba a favorecer", insistió el senador.

Escándalos y drogas

Otro tópico que podría complicar las aspiraciones del kirchnerismo son dos escándalos que involucran a funcionarios con denuncias de corrupción.

Uno de ellos mantiene al ministro de Gobierno y Justicia, Francisco Gordillo, vinculado con una denuncia por narcotráfico en la que se vio involucrado un colaborador suyo.

Se trata de Ariel Alanís, un puntero político de El Pajonal que se encuentra prófugo de la Justicia en una causa en la que se decomisaron 90 kilos de marihuana cuando se los pretendía introducir en la provincia.

El segundo escándalo está relacionado con denuncias cruzadas de corrupción (sobreprecios y contrataciones directas de empresas relacionadas con el poder político local) entre los ex ministros de Servicios Públicos Julio Molina y el ex presidente de la empresa provincial de energía Eduardo "Oso" Andrada. Ambos funcionarios terminaron fuera del gobierno, pero para muchos, incluso para algunos dirigentes del PJ local, Corpacci demoró demasiado en hacerlos renunciar. "Nos ha generado un daño enorme", reconoció otro ministro consultado por LA NACION sobre el escándalo.

A pesar de este panorama, en el oficialismo provincial reina el optimismo. "Creo que podemos ganar todas las bancas para el Senado", se entusiasmó Macedo, haciendo hincapié en una de las preocupaciones del Frente para la Victoria: cambiar la relación de fuerzas en una cámara en la que hoy tiene mayoría el Frente Cívico, lo que obliga al gobierno a negociar sus leyes.

De todas maneras, resta saber cómo jugará Luis Barrionuevo en las elecciones. Enfrentado a muerte con la Casa Rosada, el gastronómico podría impulsar una lista propia, algo que podría ser letal para Corpacci si se toma en cuenta que en 2011 ganó sólo por 7000 votos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?