Suscriptor digital

En secreto, Scioli criticó al Gobierno

Ante los peronistas opositores, el gobernador dejó en claro que no enfrentará a la Presidenta en 2013, pero cuestionó el piso del impuesto a las ganancias y la coparticipación federal
Marcelo Veneranda
(0)
19 de diciembre de 2012  

Iba a ser una reunión pública, pero fue Daniel Scioli quien pidió mantenerla en secreto. "Para que podamos hablar tranquilos", les dijo el gobernador a los diputados del peronismo disidente con quienes almorzó anteayer en la sede porteña del Bapro . No le faltaban motivos.

Porque si bien Scioli les dejó en claro a los comensales que no está en sus planes enfrentar al kirchnerismo en las elecciones del año próximo, compartió sus críticas sobre el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias, así como el horizonte electoral desfavorable que trazaron para el oficialismo.

"Quedó más que claro que, como están las cosas hoy, Scioli no tiene intenciones de dar el salto ni enfrentar a Cristina en 2013", explicó, bajo estricto pedido de anonimato, uno de los asistentes del almuerzo que anteayer compartieron Scioli y los diputados opositores Francisco de Narváez, Gustavo Ferrari, Natalia Gambaro y Enrique Thomas, además de los oficialistas díscolos Jorge Yoma y Facundo Moyano.

"Como están las cosas, hoy no lo hará", insistió el comensal, uno de los más interesados en que Scioli lidere la oposición. "El kirchnerismo se está quedando solo y el peronismo entró en estado deliberativo. Daniel es una referencia natural para todos nosotros, pero sus tiempos son distintos a los nuestros: debe gobernar dos años más", se lamentó.

"No fuimos a pedirle que enfrente al kirchnerismo", agregó otro participante del almuerzo que, como le gusta al gobernador, incluyó en su variado menú las inevitables raciones de sopa y pastas. "Tampoco hizo falta que se lo pidiéramos. Daniel ya dejó en claro que no esperemos un complot ni un acto heroico", completó.

Las fuentes consultadas por LA NACION volvieron a negar que en el almuerzo se analizara la posibilidad de crear un bloque sciolista en el Congreso nacional. Lo repitió anoche el propio Scioli, durante una entrevista en C5N en la que defendió su voluntad de diálogo con los opositores .

Pero los comensales reconocieron que durante el almuerzo se abordaron temas incómodos para la Casa Rosada: entre ellos, el panorama desfavorable para el kirchnerismo en las elecciones de 2013, así como la necesidad de elevar el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias y de discutir una nueva ley de coparticipación federal.

Según pudo saber LA NACION, Scioli no rechazó las observaciones de los presentes sobre la crisis de imagen con que la Presidenta ingresará al año electoral y compartió sus críticas sobre Ganancias. Sobre la coparticipación, el gobernador aceptó disertar en la primera clase de la "cátedra de pensamiento federal" que los peronistas quieren llevar a las universidades nacionales en 2013.

Una sutileza, dedicada a la Presidenta: los organizadores quieren que esa primera clase se dé en la Universidad Nacional de La Matanza.

Ante la consulta de LA NACION, desde La Plata no confirmaron ni rechazaron estas versiones.

"Hablamos de los problemas que tienen las provincias, de la necesidad de imaginarnos una nueva ley de coparticipación federal. El gobernador tiene mucho interés en conversar de este tema", comentó ayer Thomas, jefe del bloque Frente Peronista, en declaraciones radiales.

La charla, entre amigos, incluyó los últimos goles de Lionel Messi y un repaso por las calidades del futbolista brasileño Zico. Pero también hubo discusiones. Por ejemplo, el riojano Yoma y el mendocino Thomas confrontaron cuando se debatió si era oportuno terminar con los regímenes de promoción industrial para las provincias.

Desde la Casa Rosada evitaron referirse a la reunión. La excepción fue la diputada Adela Segarra, quien no sólo cuestionó que Scioli "se defina como parte del proyecto y luego tenga estos gestos de reunirse con diputados claramente opositores", sino que le achacó no hacer reuniones con los legisladores kirchneristas.

Sucede que la reunión secreta de Scioli con los diputados opositores se produjo poco después de dos actos públicos en los que el gobernador profesó su lealtad a la Presidenta. "Es lo que aprendí como un buen peronista: ser leal", había dicho el viernes, en un congreso del PJ.

Anteayer, Hugo Moyano había criticado por "falsa" e "hipócrita" la distancia entre las declaraciones de lealtad de Scioli y los movimientos de sus operadores para instalar su candidatura presidencial.

Ayer, su hijo Facundo opinó distinto : "Quienes desde la lealtad se atrevan a pensar y disentir se diferencian mucho de aquellos que ocultan con la obsecuencia la traición", escribió en Twitter. Usó palabras de Néstor Kirchner.

LAMENTOS Y CRÍTICAS DE SOLÁ

Quedarse afuera del almuerzo secreto que Daniel Scioli compartió anteayer con peronistas opositores parece haber afectado a Felipe Solá, que criticó al gobernador bonaerense por haber realizado la reunión y, a la vez, se mostró sorprendido por quedar afuera de ella. "Scioli anda muy rápido, tenemos tres años por encima del gobierno de Cristina Kirchner", señaló el diputado al portal web Infocielo. "Para ser cristinista, [Scioli] anda a toda velocidad", insistió, molesto. "Me sorprende que no me hayan invitado, no sé qué criterio hayan utilizado", agregó el antecesor de Scioli en la gobernación, que pidió una "explicación" sobre su ausencia. Luego aclaró: "Aunque, a priori, no me molesta".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?